LOS EXPERTOS CREEN QUE EL OPTIMISMO NO ES DESMEDIDO

El apetito inversor por España, al rojo vivo

España está que arde y hay tanto interés en poner su dinero a trabajar en nuestro país que buscan inversiones que van del ladrillo al supermercado

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (c) , el ministro de Economía, Luis de Guindos (i) y el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz. (Efe)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (c) , el ministro de Economía, Luis de Guindos (i) y el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz. (Efe)

España está que arde y en los últimos meses parece haberse convertido en el destino de moda de los inversores, que han comprado el argumento del Gobierno de que estamos en el punto de inflexión hacia la recuperación. Ahora tienen tanto interés en poner su dinero a trabajar en nuestro país que buscan inversiones que van de la bolsa al ladrillo y de la deuda al supermercado. Los expertos esperan que la inversión directa supere este año los niveles previos a la crisis, más del doble que la del año pasado.

Esta misma semana se ha celebrado un encuentro para inversores en Paris bajo el título ‘Invertir en España: ¡es el momento!’. Accuracy Francia, la consultora que lo organizó explica que lo hicieron ante el elevado interés por parte de los inversores franceses por nuestro país y están sorprendidos con el éxito del mismo. Por otra parte, Tinsa ha publicado esta semana un informe en el que se prevé para este año un aumento del 60% en la inversión inmobiliaria, siendo los fondos oportunistas los protagonistas de las operaciones que se realizarán. Además, se pone de manifiesto el interés de los inversores extranjeros por el mercado de oficinas en las principales ciudades, sobre todo Madrid.

Las cuatro torres de Madrid. (Corbis)
Las cuatro torres de Madrid. (Corbis)
En los últimos meses el sector del real stateoficinas premium y centros comerciales- ha captado el interés de los fondos y vive un momento convulso. Pero el interés va más allá. Tal y como explica Eduard Saura, socio director de Accuracy en España, “el hecho de que se haya descartado el riesgo macro y de ruptura del euro, junto con que se ha ganado en competitividad laboral -mediante el ajuste salarial- han puesto a España de nuevo en el foco: es un país grande, dentro del euro, cuenta con infraestructuras muy buenas y gente formada. En la ecuación riesgo-rentabilidad está en muy buena situación”. Y “los inversores con los que hemos trabajado muestran este interés, hemos pasado de estar vetados y proscritos en poco tiempo a ser un país en el que hay que estar”, añade. Y ese interés ya no se centra en un sector en particular, se trata de buscar y aprovechar las oportunidades que se presenten en España.

Oportunidades en todos los sectores

Las empresas que ya tienen presencia van a invertir más dinero y las que no buscan la forma de entrar en compañías españolas. Por ejemplo, Lidl ha anunciado hace unos días que invertirá 180 millones este ejercicio con la apertura de 20 supermercados y la renovación de otros 50. Leroy Merlín invertirá 370 millones en España con la apertura de 22 centros, tal y como informó el jueves. Otro caso conocido esta semana: Capital Group, el gran inversor en Bankia, se refuerza en España para salir de compras.

Este jueves se resolvió la pugna por Deoleo. El fondo de capital riesgo CVC se ha impuesto, controlará el 29% del capital y lanzará una OPA. Más: la compra de ONO por Vodafone hace tres semanas, en la mayor inversión directa (7.200 millones) realizada por un grupo extranjero en España desde 2009. Otro ejemplo: la entrada en marzo del fondo francés Eurazeo en el capital de Desigual con la compra del 10%. “No creo que el fondo esté particularmente interesado por la moda, es más bien que aprovechó una oportunidad que vio”, explica un experto.

El interés inversor comenzó por la bolsa el año pasado -Morgan Stanley dijo que España era el segundo país del mundo más atractivo para invertir acciones- tras varios años de elevado pesimismo, castigo y de infraponderar los activos españoles en las carteras. ¿Es excesivo el entusiasmo actual? Los expertos consultados consideran que no y explican que este efecto péndulo se debe más bien a que en los últimos años los inversores habían huido de España y una vez superado el miedo y comprobado que no ha habido una quiebra, están volviendo, aunque todavía existan ciertas debilidades.

El optimismo no es excesivo

Como señala Daniel Lacalle, gestor de fondos, “la mejora macro y crediticia de los periféricos, junto con la ralentización de los emergentes ha facilitado que el dinero se mueva hacia España, en busca de una mayor seguridad que viene de la estabilidad institucional y de que las variables económicas se han revisado al alza en los últimos cuatro meses. Ahora el dinero busca oportunidades en activos reales o deuda corporativa”.

Madrid, Puerta de Europa. (Corbisimages)
Madrid, Puerta de Europa. (Corbisimages)
Deloitte prevé que en 2014 la inversión extranjera directa en nuestro país marque nuevos máximos y supere los 40.000 millones, por encima de los niveles de 2008, cuando alcanzó los 38.397 millones, según los datos del Ministerio de Economía. El año pasado la IED creció un 8,8% hasta los 15.812 millones. En 2013 el flujo inversor se concentró en cuatro sectores: finanzas y seguros, industria manufacturera, inmobiliario y construcción. Y fue Madrid la comunidad que más inversión consiguió atraer, 8.635 millones, el doble que Cataluña.

En cuanto al volumen de inversión en fusiones y adquisiciones en la Península Ibérica, el primer trimestre del año el volumen de inversión aumenta un 24,13%, según un informe de TTR. En España se han registrado 241 transacciones entre enero y marzo y la cantidad invertida ha sido de 19.450 millones de euros.

Lacalle asegura que “sigue existiendo cautela” y coincide en que no se trata de un optimismo excesivo con Fernando Hernández, responsable de gestión de Inversis Banco: “No creo que todos los que se fueron hayan vuelto y los que sí, lo han hecho de forma diferente. El escenario español es distinto, es un país que ha sufrido una reestructuración y que cuenta con el respaldo de una estructura supranacional -en este sentido fue fundamental la intervención del presidente del BCE, Mario Draghi, que sacó de la ecuación la posible ruptura del euro- y eso es lo que está comprando el inversor extranjero”. “Ahora hay un clima de mayor tranquilidad y esta inercia debería mantenerse de cara al futuro, los activos españoles siguen teniendo recorrido”, afirma Hernández. 

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios