Por algo es el número uno (3-6 y 6-7)

Rafa Nadal vale otra Copa Davis: España conquista su sexta 'ensaladera' en Madrid

El balear se impuso a Shapovalov (Canadá) en el partido definitivo y le da el sexto triunfo a 'La Armada' en esta competición, que estrenó su nuevo formato en la Caja Mágica de Madrid

Foto: El equipo español recoge el trofeo de campeones. (Reuters)
El equipo español recoge el trofeo de campeones. (Reuters)

La sexta 'ensaladera' ya está aquí. Se queda en Madrid. España celebró en la pista lo que tanto le ha costado conseguir durante la semana. Remontadas épicas, bajas sensibles y horarios infernales; todo eso ha tenido que superar el combinado nacional para levantar un nuevo éxito colectivo que le da a nuestro tenis un nuevo impulso. La Caja Mágica entró en ebullición. Rafa Nadal puso la guinda tras otro partido bestial ante Shapovalov (3-6 y 6-7). No lleva capa, pero es un héroe. No le falló a Roberto Bautista, que previamente le había cambiado la dirección del viento: si durante la semana el manacorí ha tenido que sacar a España del atolladero, esta vez solo tenía que hacer buena la ventaja obtenida por el castellonense. Así fue. Rafa cayó rendido sobre la pista central tras batir a su rival y a por él fueron como locos el propio Roberto, Pablo Carreño y Bruguera. La imagen recordó a la que en su día protagonizó Juan Carlos Ferrero en el primer título cosechado en el Palau Sant Jordi de Barcelona, allá por el año 2000, el único que no tocó Rafa. Los cinco siguientes siempre tuvieron su firma.

España es la mejor porque, entre otras cosas, cuenta con el mejor. El número uno mundial es revitalizante para 'La Armada', al que se le han visto ciertas arrugas estos días. Está a otro nivel, con una confianza desatada y un estado físico escandaloso, como nunca antes a estas alturas del curso. Ningún rival ha podido inquietarle lo suficiente. Es el Everest. Ha ganado los ocho partidos que ha disputado, tanto en individual como en dobles, donde ha hecho pareja con Marcel Granollers y Feliciano López. La eliminatoria hoy no tuvo que irse a un tercer partido y alargarse demasiado. No quiso. Tiene la muñeca caliente y una lucidez bárbara. Son ya 29 victorias consecutivas en la Davis. Tan solo perdió en su estreno, 2004, contra el checo Jiri Novak, ya retirado, que tiene que contarlo por casa y no dar crédito.

Rafa salió por el túnel de vestuarios y miró con el rabillo del ojo la Copa, situada en una esquina de la Manolo Santana. Era uno de los objetivos que tenía entre ceja y ceja desde el pasado US Open. Ganar en aquella superficie ante Medvedev fue una inyección de confianza para él sobre pista dura. Shapovalov fue valiente y atrevido, pero no le bastó. Las opciones de Canadá pasaban por adjudicarse el primer enfrentamiento y jugársela en el dobles, pues contra el balear las esperanzas eran prácticamente nulas. Lo sabían todos, habían estudiado al español durante estos días intentando buscar una receta imposible. Rafa está sacando como nunca, con golpes precisos desde el fondo de pista y subidas a la volea muy inteligentes. A eso, el punto de concentración que siempre tiene y que va minando la moral de cualquiera. Los canadienses no dieron con ninguna estrategia. La única fisura, que acusara el cansancio acumulado durante esta semana, pero ya se sabe que Rafa es un portento y que cuando se enfunda la camiseta de la selección no sangra aunque le pinchen.

Todos fueron importantes

El balear se impuso en casi dos horas con solvencia, aunque tocó sufrir en la segunda manga. Shapovalov subió el nivel, pero no le alcanzó. El reto que tenía delante era mayúsculo y se le hizo de noche tras forzar un 'tie-break' de pura angustia apoyado en un gran servicio y varios 'winners' de lujo (llegó a levantar dos bolas de partido). A las 21:15h España por fin pudo despojarse de la tensión y los nervios. La calma que pedían todos los jugadores en rueda de prensa ( "Aún no se ha logrado nada", repetían como loros) dio paso a celebraciones efusivas. Este grupo es una auténtica piña y todos han sido importantes en la consecución del cetro. Nadie se quedó sin participar. España ha sido una de las pocas selecciones que ha confiado en todos sus componentes. Carlos Gimeno, la joven perla que acudió a la llamada de Sergi Bruguera como 'sparring', también es parte de este éxito colectivo. El finalista de Wimbledon en categoría junior será importante en el futuro. A él se le tendrán que sumar los Jaume Munar o Nikola Kuhn, entre otros, integrantes de la llamada 'nextgen' nacional. El presente es bueno, pero el mañana tampoco pinta mal...a pesar de Nadal, que es un punto y aparte en este deporte.

Los jugadores celebran la nueva Davis, con un Nadal estelar. (EFE)
Los jugadores celebran la nueva Davis, con un Nadal estelar. (EFE)

Deberes por hacer

La capital de España volverá a ser el escenario de una nueva edición de la Copa Davis el próximo curso. La organización tiene deberes por hacer: mejorar los horarios, lo más importante, pero también la asistencia, demasiado pobre salvo en los encuentros de 'La Armada'. Durante las semifinales del pasado sábado la federación británica tuvo que repartir unas 900 entradas gratis para que sus aficionados al tenis en la capital de España y otros puntos del país acudieran raudos a animar a su equipo. Por lo general, y salvo Argentina (esos hinchas valen millones), el resto de países no ha disfrutado del suficiente apoyo en la Caja Mágica.

La central no se ha llenado de normal, tampoco los estadios 2 y 3, con menos capacidad. El tiempo, con frío y lluvia, no ha acompañado, por lo que no se descarta un cambio de fechas en el futuro (por ahora parece poco probable). A lo largo de estos días han pasado algo más de 130.000 personas por el reciento situado en el barrio de San Fermín, muy lejos de las cifras que maneja el otro gran torneo que acoge la ciudad, el Masters, que arrastra a 278.000 espectadores (cifras del 2019). No todo deben ser rostros conocidos en los palcos y espectaculares presentaciones de luz, sonido y color; hace falta algo más para que este nuevo formato de la Davis convenza del todo. Por el plano deportivo no será, pues se han visto auténtico partidazos aunque hayan faltado algunos importantes como Alexander Zverev (prefirió una exhibición), Daniil Medvedev (de vacaciones), Tsitsipas o Federer (estos últimos no se clasificaron con sus respectivos combinados nacionales). La Davis echa el telón con victoria local. El reto de España será ahora defender la corona la próxima temporada.

Tenis

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios