Fue la victoria de su vida (6-7 y 3-6)

La entereza de Roberto Bautista y su lección de vida en la Copa Davis (no ganó solo)

El castellonense hizo de tripas corazón tras la muerte de su padre y volvió a la acción para ganar el primer punto de la final. Controló los nervios en todo momento. Salió ovacionado

Foto: Roberto Bautista, emocionado tras su gran victoria ante Canadá. (Reuters)
Roberto Bautista, emocionado tras su gran victoria ante Canadá. (Reuters)

El pasado jueves, tras su enfrentamiento contra el croata Nikola Mektic, Roberto Bautista tuvo que despedirse de sus compañeros por razones de fuerza mayor: su padre, que en 2016 sufrió un durísimo accidente mientras trabaja en la yeguada familiar, había empeorado de su estado de salud. Sin billete de vuelta, la segunda raqueta de 'La Armada' abandonó la concentración y puso rumbo a su Castellón natal para estar al lado de su progenitor, que finalmente fallecería esa misma noche. Bautista ya había perdido a su madre un año antes. Este domingo ha ganado no sólo una Copa Davis, sino el cariño para siempre de todo un país y de la familia mundial del tenis.

Bruguera, que ya conocía la desgraciada situación, tuvo que recomponer al equipo por las circunstancias. Tiró de Pablo Carreño contra Argentina y de Feliciano López contra Gran Bretaña. Sin embargo, Roberto, contra todo pronóstico, volvió a la Manolo Santana para estar al lado de sus compañeros, hacer de tripas corazón y prestarles todo su aliento durante las semifinales. Tras la gesta de Nadal y Feli en el dobles, Bruguera ya lo tenía bastante claro: Bautista saldría a jugar el primer duelo de la deseada final contra Canadá. No hay una norma en la ITF que impida que un jugador que se haya tenido que retirar del torneo no pueda entrar de nuevo en la competición. El castellonense aceptó el reto y esta tarde ante Félix Aliassime, la gran esperanza del tenis canadiense, demostró de qué pasta está hecho (6-7 y 3-6). "Después de una semana tan complicada hay que dar un paso adelante y superar las adversidades", comentó al término del choque, que fue el anticipo de la victoria final.

Bautista, durante su partido contra Aliassime en la final de la Copa Davis. (Reuters)
Bautista, durante su partido contra Aliassime en la final de la Copa Davis. (Reuters)

Roberto, que en ningún momento jugó solo, se dio un homenaje. A él y a los suyos. Sus compañeros vivieron con intensidad cada punto del castellonense. No tuvo que ser fácil para él, que lleva tres años anclado en una mala racha personal, controlar los nervios, mantenerse concentrado y no dejarse llevar por los impulsos y la rabia. Roberto le enseñó el camino a sus compañeros, en especial a un Rafa Nadal que ya no tenía que remontar, sino rematar. Es la victoria de su vida. Esta competición, que tantas veces le giró la cara, también se la debía. "No podía haberlo conseguido sin el apoyo de todos", dijo. Roberto apretó el puño, miró al cielo y le decidió el triunfo a sus padres con los ojos vidriosos. Su novia, con la que se casará este próximo 30 de noviembre, sonreía orgullosa y emocionada en el palco. "Roberto, Roberto", le vitoreó la Caja. En su particular infierno, Bautista se recompuso como un ave fénix. Es otra de las grandes imágenes que nos deja esta Copa Davis, épica a más no poder.

Una estrategia inteligente

Aliassime, número 21 del mundo con tan solo 19 años, tuvo ritmo para hacer frente a Roberto en el primer set, agónico y que se decidió en el 'tie-break' porque ninguno de los dos consiguió romperle el saque al contrario. En la segunda manga pecó de irregular. El joven jugador ha estado lesionado durante la competición del tobillo. No había participado hasta la fecha, pero sí había formado parte de los entrenamientos. Durante las últimas horas había respondido bien a los esfuerzos y Fran Dancevic, capitán, quiso recompensarle. Lleva un curso fantástico: finales en Rio de Janeiro, Lyon y Stuttgart; semis en Queens (apeado por Feliciano López) y Miami (palabras mayores). No pudo con Roberto, pero jugó valiente y decidido. El español estuvo más conservador, buscando largos restos y peloteos para forzarle a errar e ir desgastándole físicamente. Su estrategia salió bien y España sumó el primer punto de la final tras menos de dos horas de enfrentamiento. La Manolo Santana no dejó de animar a Roberto en ningún momento, consciente de que el jugador necesitaba calor.

Tras la exhibición de su compañero, Rafa aseguró la sexta 'ensaladera' contra Shapovalov, número 15 de la ATP. Estaban empatados en los cruces entre ellos, aunque en el último, Roma 2018, Nadal le arrolló con 6-4 y 6-1. Rafa ha iniciado las remontadas estos últimos días para ayudar a España y ahora tuvo la gloria definitiva en sus manos con un 6-3 y 7-6.

Tenis

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios