La 'esclavitud' de Marc Márquez: por qué la agonía de Lorenzo es el drama de Honda

Expertos y pilotos consultados por El Confidencial coinciden al señalar que la marca nipona está "maniatada" por Márquez. Él gana, pero el resto sufre. No ven a Lorenzo mejor en 2020

Foto: Jorge Lorenzo, durante el GP de Aragón. (EFE)
Jorge Lorenzo, durante el GP de Aragón. (EFE)

El Gran Premio de Aragón celebrado este pasado fin de semana volvió a evidenciar el oscuro túnel por el que transita Jorge Lorenzo en el campeonato de MotoGP. El balear, tres veces campeón del mundo en la máxima categoría de motociclismo, tocó fondo y lo hizo, además, en Alcañiz, el circuito en el que hace un año comenzó su particular calvario, una pronunciada cuesta abajo que parece no tener fin. El '99' rodó algunas vueltas en la última posición, batiéndose en duelo contra pilotos como Smith, Abraham y Syahrin, muy por debajo de su nivel. Al final de la carrera, tan solo pudo quedar por delante del malayo, en la vigésima posición y a 46 segundos de Márquez, una distancia sideral. La temporada de Lorenzo con la Honda, una moto que le es imposible domar, escuece. Duele de tan solo pensarlo. Su frustración va más allá de las lesiones y de su delicado estado físico. Lorenzo está viviendo una auténtica pesadilla de la que es incapaz de salir.

2019 pasará a la historia como el peor año de su carrera deportiva, pues acumula 11 caídas, dos retiradas y un décimo primer puesto en Le Mans como mejor resultado con la fábrica del ala dorada. En total, 23 puntos en su casillero de la general, escasa aportación para la marca y el equipo. El curso empezó torcido, sin pretemporada por una desgraciada operación de escafoides, y está terminando de la peor manera posible. Ahora mismo, Lorenzo es una sombra de sí mismo. Ni rastro de aquel piloto que maravilló al mundo y que fue capaz de levantarle títulos al mejor Rossi de siempre a bordo de su Yamaha. ¿Cuál es el problema de Lorenzo?, ¿por qué no termina de arrancar? Expertos y fuentes del 'paddock' consultados por este medio lo tienen claro: el 'embolado' no solo lo tiene Lorenzo, sino también Honda.

"El drama es Honda. Ningún piloto del campeonato, de ninguna de las tres categorías, sería capaz de sacarle rendimiento a esta versión de la RC213V. Ninguno salvo Marc Márquez. ¿Quitas a Lorenzo y a quién subes en la moto? Actualmente, pensar en esto es una tontería. Soñar con llegar a la altura de Marc es prácticamente una quimera para cualquiera. Honda es un oxímoron y ellos mismos lo saben. Quieren que su segundo piloto sea competitivo porque les interesa el mundial por marcas y equipos, pero con el de Cervera arrasando en cada carrera, cambiar la moto es difícil. Viven maniatados por un chaval de 26 años que es una leyenda", cuenta Jaime Alguersuari sénior, una de las voces más autorizadas en el mundo del motociclismo, fundador de la revista 'Solo Moto' y buen conocedor de la situación actual del balear. "Marc es excepcional, emplea resortes inimitables y la gente se acostumbra a eso, lo normaliza. Lorenzo, sin querer, sufre todo ese impacto. Él está afectadísimo. Nadie es capaz de hacer lo que Marc hace. Lo del catalán es una locura. Da igual que seas tres veces campeón del mundo y tengas un talento fuera de toda duda. Marc lleva la Honda a otro nivel. Los nipones y el resto de sus pilotos son prisioneros de un tipo que es el mayor talento que ha dado el motociclismo en 50 años", apunta con seriedad.

Marc Márquez y Jorge Lorenzo, en la foto de pilotos a principio de temporada. (EFE)
Marc Márquez y Jorge Lorenzo, en la foto de pilotos a principio de temporada. (EFE)

Honda no va a cambiar

Pilotos y miembros de algunos equipos del campeonato que prefieren guardar el anonimato siguen la misma línea. "Tener a Marc en el equipo hace todo muy cuesta arriba, porque es un talentazo impresionante. La exigencia con la que afina en carrera y el nivel de puesta a punto de su moto no ayudan. Jorge sufre una falta de confianza importante. Nunca estuvo en una situación tan estresante", explica una persona cercana al balear. Ninguna de las personas consultadas por este periódico niega la mayor: "En este momento, sin Márquez, Honda sería un solar de resultados". Alguersuari, franco, va más allá: "Esa moto es un peligro, así de claro. Pedrosa salió de allí acojonado. Este deporte es muy delicado". Pero ¿puede Honda cambiar sensiblemente la dirección de su moto con tal de hacerla más cómoda para el resto de sus pilotos? "No, no creo que lo hagan. Marc no va a ayudar a dirigir la montura hacia otro lado porque sabe que así puede conseguir lo que él quiera. Ese es el problema: Honda, Lorenzo y Crutchlow son esclavos de la tiranía de Marc. Y lo digo como piropo. Marc no es que no quiera competencia, es que sabe que no tiene rival, solo él mismo y los límites que esté dispuesto a alcanzar", asegura el barcelonés.

La explosión de Marc y la decisión de cambiar Ducati por Honda está poniendo a prueba la psicología de Lorenzo. Jorge quiere volver a ser competitivo, pero cada paso que da retrocede dos por culpa de los infortunios, que parecen cebarse especialmente con él. Y es que a perro flaco, todo son pulgas. "Todas las dificultades las tiene que asumir como un reto y motivarse, seguir insistiendo, porque hay pocos pilotos capaces de, si están bien, llegar a la altura de Marc. Está haciendo el máximo posible. De aquí a Valencia, tiene que intentar volver a disfrutar y sacar conclusiones que pueda aplicar en la dirección correcta el año que viene, que será su auténtica prueba de fuego. Salga bien parado o no, en este mundo todos sabemos perfectamente quién es Lorenzo y lo que ha dado", sostiene un piloto.

"Todos son esclavos de Marc, que no es que no quiera competencia, es que sabe que no tiene rival, solo él mismo y los límites que quiera alcanzar"

A este respecto, Alguersuari tampoco tiene dudas: "¿Qué más le vas a pedir a Lorenzo? Él no tiene que demostrarle nada a nadie, ha corrido incluso con la clavícula rota. Es un tipo de retos, muy poco conformista. Un valiente, algo que sin duda es bueno para el mundial. Cuando empieza una nueva temporada, se habla mucho de él, de lo que hará o no con su nueva fábrica. Lo que hizo en Ducati el año pasado fue impresionante. Configuró la moto para hacerla ir por la línea, como a él le gusta, pilotaje fino y sólido. Pero ahora ha llegado a la fábrica nipona y se ha topado con un 'poltergeist'. Marc es un punto y aparte, con su técnica y maestría, ha cambiado la forma de entender el motociclismo. Eso lo saben Jorge, Dovizioso, Viñales y hasta el propio Rossi. Poco a poco, lo empiezan a reconocer tímidamente en ruedas de prensa".

Según las fuentes, no hay Honda mala o buena en el equipo Repsol. Ambas son la misma, solo cambia el piloto que se sube encima de ella. "Esta es una montura prácticamente de motocross. Marc ha jugado un papel importante en su desarrollo. Todo depende de la rueda delantera, y solo Marc es capaz de entender este concepto y aplicarlo a este nivel que vemos en cada carrera", detalla Alguersuari. Algunos de los que comparten con Lorenzo muchos fines de semana de gran premio afirman verle "descolocado" debido al fuerte contraste existente entre su rendimiento y el de su compañero al otro lado del box. "Él lo está pasando mal porque sabe que no ha cumplido las expectativas, pero no solo él, todo el 'paddock'. La situación de Lorenzo es consecuencia directa de la gran labor de Marc. La desgracia para él es que es su compañero y, claro, todo le salpica primero, pero todos son víctimas de Márquez", manifiesta.

Lorenzo y Crutchlow, los dos pilotos que más han sufrido la 'ingobernable' Honda. (EFE)
Lorenzo y Crutchlow, los dos pilotos que más han sufrido la 'ingobernable' Honda. (EFE)

"Honda o el Caribe"

A pesar de los rumores, Lorenzo aseguró el pasado mes de agosto su continuidad en Honda una temporada más. El balear no quiere romper un vínculo que se extiende hasta 2020 y los japoneses tampoco le bajarán de su asiento, 'a priori'. El español cree que tiene la suficiente capacidad como para darle la vuelta a la tortilla. Los especialistas consultados por este medio creen que, si el físico le respeta, así será, habrá progresión, aunque ven "difícil" que pueda competir de tú a tú contra el de Cervera. Alguersuari también lo siente así: "Va a dar el máximo, seguro, pero no creo que consiga grandes resultados. El año que viene, la línea va a seguir siendo parecida. La Honda no va a cambiar, insisto. No mientras el primero que la conduzca sea Márquez. Lorenzo no se va porque es fiel a su palabra y todavía tiene fe en sí mismo. En Honda, saben que tampoco van a encontrar a alguien mejor". Y concluye con firmeza: "No sé qué pasará por su cabeza exactamente, porque es un luchador nato, pero su actitud me lleva a pensar que o sale de este embrollo con Honda o se va al Caribe".

Aunque solicite más tiempo, Lorenzo juega con el reloj en su contra. Márquez podría correr solo y en Honda ya serían felices, pero la pelea por el campeonato de marcas, un bien preciado, les obliga a pensar en sus otros pilotos. Bradl, sustituto del '99' durante su mes de baja tras la dura caída en Assen, ya expuso por la vía de urgencia la necesidad de aprovechar toda la experiencia del mallorquín: "Solo Jorge puede llevar la moto a otra dirección". La fe de sus compañeros, en penitencia como él, es inquebrantable. Jorge tiene cinco carreras para terminar el primer capítulo en Honda y volver a escribir sobre un folio en blanco.

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios