JUNTO A HAMILTON Y RUSSELL, EL MÁS FIABLE

Los palos que se ha llevado Carlos Sainz y que le ponen en su sitio

A pesar de tantos incidentes en carrera, a Carlos Sainz le queda el consuelo de una consistencia y fiabilidad singulares en la presente temporada de Fórmula 1

Foto: Carlos Sainz en Singapur. (@CarloSainz)
Carlos Sainz en Singapur. (@CarloSainz)

"No podemos seguir dando vueltas a las cosas que están fuera de nuestro control". Tres ceros en las tres primeras carreras de la temporada de Fórmula 1. Otros tantos en las tres que han arrancado en la segunda parte tras el parón. Carlos Sainz repite el mismo esquema desde el retorno veraniego. Pero en este desafortunado contexto, al español le distingue un singular patrón: ninguno de los problemas que han condicionado esas carreras han sido fruto de errores de pilotaje.

"Nos pasó igual en la primera mitad de temporada, luego en cuanto dejaron de pasar cosas llegaron los quintos, sextos y séptimos. Hay que ser pacientes y esperar que la tendencia de la primera mitad de la temporada continúe". Palabras de Singapur similares a las del Gran Premio de China. A partir de entonces empezó una brillante racha que duró hasta Hungría. El dato adquiere otro perfil más amplio para contrastar la posición global de McLaren en el campeonato. Más concretamente, el magnífico trabajo de sus pilotos en carrera. Porque a pesar de los once abandonos, solo uno podría atribuirse al error del piloto. No todos pueden decir lo mismo.

Una estadística singular

Al principio fueron las averías mecánicas de Australia y Baréin, el golpe recibido de Daniil Kvyat en Shanghái. Luego, el motor en la primera vuelta de Spa, la rueda mal montada en Monza, embestido por detrás en Singapur. En seis de las 15 carreras de 2019, Sainz ha sufrido algún incidente que neutralizó sus opciones para el resultado final. Pero quizás las dos últimas pruebas sean más punzantes. Catorce puntos que se evaporaron de la palma de la mano. Con ellos Sainz ya habría superado a Pierre Gasly (sexto) en la clasificación.

Sainz puntuó en las restantes carreras con la excepción de Canadá, donde fue adelantado y sacado de los puntos en las últimas tres vueltas (una visera en el sistema de frenos le obligó a entrar pronto en boxes). No hay otro en la parrilla con semejante estadística. Tuvo la fortuna de que el cometido en Alemania no fue terminal, en la famosa curva en la que tantos cayeron. Pero, ojo, pocos pilotos se libran de una avería mecánica o de un incidente provocado por otros. Cuestión de probabilidades. Pero resulta curioso el caso de los dos pilotos de McLaren.

Porque Lando Norris le va a la zaga a su compañero. El británico ha sufrido cinco incidentes hasta el momento. Tres por avería mecánica (Alemania, Canadá y Bélgica, en la última vuelta), la embestida por Kvyat en China, y el contacto con Lance Stroll en Montmeló al intentar adelantar al canadiense. Un lance que fue iniciado por el británico, pero al que tampoco podría señalarse como responsable último de resultado. En las restantes carreras ha terminado en los puntos en todas las restantes menos tres (en Gran Bretaña fue perjudicado por el coche de seguridad). En todo caso, el rendimiento de Norris es extraordinario para tratarse de un debutante. Andreas Seidl reconocía el trabajo de sus pilotos como uno de los factores que explicaban el cuarto puesto en el campeonato al llegar al verano. A pesar del gran número de incidentes de sus coches.

Un extraordinario Hamilton

Pocos se han salvado de cometer errores en carrera durante 2019. Aunque Lewis Hamilton es un caso extraordinario de consistencia por lo contrario: ha terminado todas las pruebas y prácticamente límpio de ellos. Valtteri Bottas ha logrado once podios, aunque perdió la victoria en el Gran Premio de Alemania cuando acabó fuera bajo la lluvia. Todavía entre los equipos punteros, Max Verstappen también acumulaba una magnífica trayectoria hasta Hungría, sin abandonos ni errores. Pero falló en la primera curva de Spa con Raikkonen. De Gasly, por ejemplo, destaca el de Alemania al superar a Alexander Albon en los compases finales de la prueba.

Vettel lleva lo suyo

En Ferrari también acumulan su porción, especialmente Sebastian Vettel. El alemán ha completado todas las pruebas Baréin, Silverstone (terminó 16º tras llevarse a Verstappen por delante) y Canadá (que le costó la victoria) pesan como una losa. Y el de Monza resultó demoledor a todos los niveles. Protagonista de un extraordinario campeonato, a Charles Leclerc el de Alemania le costó la victoria, aunque también con la atenuante de las condiciones ambientales y la misma zona en la que se salieron numerosos pilotos. En todo caso, poco reprochable en el contexto de su primera temporada con Ferrari y la presión a la que está sometido con solo 21 años. Porque el resto del año...

¿Renault? Daniel Ricciardo falló en Baréin y Bakú, mientras que Nico Hulkenberg se estrelló en Alemania y golpeó a Sainz en Marina Bay. En Haas destacan por sus pugnas familiares en España, Alemania y, sobre todo, Gran Bretaña, incidente que dejó a Romain Grosjean y Kevin Magnussen fuera de carrera. Al margen de Silverstone, el danés solo ha abandonado en Monza por avería mecánica. Grave fue su accidente en los entrenamientos de Canadá, que condicionó totalmente el comportamiento de su monoplaza al día siguiente. Pero la temporada del danés no es desdeñable a pesar del bajón de rendimiento el domingo del monoplaza americano.

Russell, magnífico farollilo rojo

Albon también destaca por su temporada sin grandes errores para su condición de debutante. En su contra, el accidente en los segundos libres que destrozó su monoplaza en China. Pero en carrera destaca su error de la primera vuelta en Francia. Sin embargo, prueba de su rendimiento ha sido el ascenso a Red Bull. En una temporada más madura, Daniil Kvyat jugó a los bolos con los McLaren en Shanghái y Raikkonen en Singapur. El consistente Sergio Pérez se estrelló en Alemania, aunque también en complicadas condiciones. Sus dos abandonos restantes (con el reciente de Marina Bay) fueron fruto de la mecánica. Por último, cabe también destacar la extraordinaria temporada con el peor monoplaza de la parrilla de George Russell, cuyo primer abandono sucedió en Singapur y en parte fue provocado por Grosjean.

A pesar de tantos incidentes en carrera, a Sainz le queda el consuelo de una consistencia y fiabilidad singulares en su primera temporada con McLaren. El MCL34 recuperó su posición como cuarto monoplaza de parrilla en Singapur. Llegan circuitos favorables hasta final de campeonato ¿Volverá a soplar el viento de cara a partir de Sochi?

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios