el jugador con mejor forma física

El giro brusco de Gareth Bale y sus 'problemas' con el golf

Parece ser que la fragilidad de Gareth Bale no estaba solo en su cuerpo sino también en su cabeza. El galés está entero en este inicio de temporada y destaca por ser uno de los que tienen más energías

Foto: Gareth Bale sonríe antes del inicio del partido contra el Paris Saint-Germain en el Parque de los Príncipes. (EFE)
Gareth Bale sonríe antes del inicio del partido contra el Paris Saint-Germain en el Parque de los Príncipes. (EFE)

De Gareth Bale llama la atención que haya jugado dos partidos de enorme desgaste en un intervalo de cuatro días y no haya dado síntomas de fatiga. En París, disputó 80 minutos y fue de lo poco salvable en el apartado ofensivo. En Sevilla, completó todo el encuentro y se dio una soberana paliza. El 'frágil' Bale está entero en este inicio de temporada, donde la plaga de lesiones afecta a otros compañeros: Modric, Isco y Marcelo. No ver al galés en la enfermería es una buena noticia para Zidane... y para Florentino Pérez. El presidente es la persona que peor soporta que califiquen a Bale de jugador de cristal y se intente desprestigiar a uno de sus fichajes más caros. Este Bale de aspecto robusto y que acaba los partidos sin dirigirse a los médicos para transmitir sensaciones negativas es otra de las noticias positivas que tiene el Real Madrid.

"El cambio en Bale puede estar en su cabeza", es una de las explicaciones que ofrecen fuentes del club cuando se pregunta por su estado de salud y si realmente es un futbolista más fiable en lo físico. La razón psicológica tiene un papel destacado en un profesional que tiene un largo historial de lesiones musculares y el estrés o la ansiedad, por las causas que sean, le han debilitado. Bale, al que acompaña una imagen de victimismo, lleva un largo tiempo sin visitar la enfermería y sigue a rajatabla el plan de prevención para evitar lesiones. La última que le dejó KO fue a principios de enero en el estadio de La Cerámica, contra el Villarreal, cuando sufrió una lesión de grado uno en el sóleo de la pierna izquierda. Estaba en otro de sus mejores momentos y venía de ser el más destacado en el Mundial de clubes que ganó el equipo con Solari en el banquillo.

Bale, rodeado de jugadores del Sevilla, en el Sánchez Pizjuán. (EFE)
Bale, rodeado de jugadores del Sevilla, en el Sánchez Pizjuán. (EFE)

Parece ser que la fragilidad de Bale no estaba solo en su cuerpo sino también en su cabeza y que la experiencia, además de todo lo que ha tenido que ir superando en largas sesiones de rehabilitación, le sirve para conocer mejor su cuerpo. Con él iban con miedo en el club cuando el calendario estaba comprimido y se juntaban los partidos del Real Madrid (Liga y Champions) con los de su selección. En este inicio de temporada, es uno de los futbolistas con más energías. No hay una sola explicación ni se puede poner la mano en el fuego, porque todos los jugadores están expuestos a poder sufrir una lesión muscular, pero en su caso aumentan las probabilidades por tratarse de un futbolista explosivo. La mejoría se percibe en su actitud para no tener a los médicos en vilo y las ganas de demostrar que puede bregar.

Los problemas con el golf

Reducir el riesgo de lesiones depende en gran medida de lo que el profesional pone de su parte, y en este sentido no hay sospechas de que descuide su preparación, alimentación y descanso. Le acompañan la fama y la imagen de una persona que dedica demasiado tiempo a practicar el golf, un deporte que precisamente no es recomendable para los profesionales que pueden tener problemas en la columna vertebral. Una zona que es origen de lesiones. No lo comparte Bale, que se niega a aceptar que su 'hobby' le esté perjudicando y haya sido el causante de otras lesiones. En cualquier caso, este Bale ha empezado la temporada con más vigor, mejor respuesta física y otra mentalidad, lo que le da beneficios. Su rendimiento es alto cuando se trata de correr al espacio y recuperarse de los esfuerzos. Si le agrega compromiso defensivo para que la estructura del equipo sea más sólida, se pueden entender algunos de los motivos por los que Zidane recupera la fe en el galés.

En el momento en que se salga de estos parámetros, volverá a la casilla de salida: la suplencia o la grada. Como se comprobó cuando regresó Zidane y le dejó sin jugar, prácticamente, en los últimos 11 partidos de Liga de la temporada pasada. Había un problema de desconfianza mutua y el galés se llegó a sentir ninguneado. La espina clavada de Gareth Bale en el Real Madrid es poder demostrar que su vida gira entorno al fútbol, pese a que haya comentado en una entrevista aquella frase que le hizo daño: "Los futbolistas somos como robots". Quiere que se le mire únicamente como futbolista y no se le juzgue por si practica el golf (incluso cuando su equipo está jugando un amistoso...) o es frágil cuando tiene una lesión.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios