la peor carrera del mallorquín

La supuesta 'prisionera' de Marc Márquez (Honda) y el irreconocible Jorge Lorenzo

La única realidad tangible, la única constante fiable en esta campaña de MotoGP, es Marc Márquez. Nadie, ni hombre ni máquina, son suficientemente consistentes a lo largo de la temporada

Foto: Marc Márquez, equilibrista en el GP de Aragón. (Reuters)
Marc Márquez, equilibrista en el GP de Aragón. (Reuters)

Todo está escrito. Marc Márquez no se ha dejado sorprender en su circuito favorito y ha obtenido una victoria rotunda en el GP de Aragón de MotoGP, la octava del año, que le deja a un paso de su octavo título mundial, que con toda seguridad celebrará en las lejanas tierras de Asia, en Tailandia o Japón. Nunca podemos dar nada por seguro, aunque lo de la coronación de Márquez precisa de una verdadera catástrofe para que no se llegue a producir, está en un punto opuesto a su compañero, un irreconocible Jorge Lorenzo.

No obstante, hay varias lecturas que hacer tras esta carrera, más allá de la indiscutible superioridad de Márquez, que a la hora de atribuir méritos a su futuro éxito, se merece la mayor parte de ellos, muy por encima de su moto. Este va a ser un título donde el hombre ha sido más determinante que la máquina. Pero la primera lectura que tenemos que hacer es que la única realidad tangible, la única constante fiable en esta campaña, es Marc Márquez. Nadie, ni hombre ni máquina, son suficientemente consistentes a lo largo de la temporada.

La Honda de Márquez

Hemos dicho repetidamente, como ahora, que Honda gana gracias a Márquez, o que nadie puede ganar con esa Honda. ¿Es la mejor moto? Sencillamente, para Márquez lo es y le basta con lo que tiene, aunque sus compañeros no sean capaces de alcanzar su nivel. Puede que Honda sea prisionera de Márquez, como se ha dicho en otros casos, aunque ¿cómo no dejarse persuadir por el piloto de Cervera, si es garantía de éxito?

Otra lectura que extraemos de esta carrera es la volatilidad de los demás fabricantes. Hace sólo una semana Ducati estaba irreconocible y Yamaha disfrutaba de una posición envidiable, y parecía que la marca italiana se había estancado. Pero viendo la carrera de hoy, comprobamos cómo Ducati ha remontado el vuelo mientras que a Yamaha se le ha atragantado Motorland. Apuntaba alto aquí, porque Maverick Viñales tenía ritmo, y Fabio Quartararo parecía rapidísimo, pero el viejo fantasma de los problemas de tracción ha vuelto a aparecer, y Viñales quedó vendido en las últimas vueltas ante la remontada de Andrea Dovizioso y la llegada de Jack Miller.

Tampoco hay que olvidar la inconsistencia de Alex Rins y Suzuki, que en unas semanas han pasado de ser el dúo de moda a quedarse por detrás de todos. Incluso Aleix Espargaró y la siempre problemática Aprilia brillaron a gran nivel. Rins, en cambio, un piloto que, por talento y potencial técnico tendría que estar peleando regularmente por el podio, falló desde el principio, con su mala clasificación en entrenamientos, su mala salida, y un inicio de carrera atropellado que le hizo merecedor de una penalización. Al final, el éxito es fruto del equilibrio, y quienes mejor representan ese equilibrio son Marc Márquez y Honda.

La situación de Jorge

La carrera de Jorge Lorenzo ha sido, seguramente, la peor de su carrera deportiva, porque estuvo peleando en posiciones impropias de él y de su material, con pilotos a los que desborda en talento y en medios. Por momentos rodó último de carrera, una situación que realmente apena después de una década disfrutando con su calidad y su entrega.

Jorge Lorenzo en Motorland. (EFE)
Jorge Lorenzo en Motorland. (EFE)

No quiero decir que Lorenzo sea ahora menos comprometido con su labor. No soy capaz de evaluar su entrega ni su esfuerzo, y no dudo de él, pero está viviendo una situación que no se merece y debe ser él mismo quien le ponga solución. Y si no lo hace él, que lo haga Honda.

Es muy doloroso ver a uno de los mejores pilotos de la historia de MotoGP sufrir para acabar 20º, teniendo como tiene una de las mejores motos de la parrilla. Tiene la misma moto del campeón, del futuro campeón, y sobre esto no caben más discusiones. Si gana Márquez, cualquier otro de su nivel, porque en MotoGP Lorenzo es de ese nivel, no se puede permitir estos resultados.

¿Sustituir a Lorenzo?

Si Lorenzo no está física o psicológicamente en condiciones de pelear por los puestos que su talento y capacidad se merecen, ¿qué sentido tiene que siga arrastrándose y sufriendo un domingo tras otro? Es malo para él y malo para Honda, que además de pelear por el título de pilotos y de fabricantes, también pelea por el de escuderías, y sólo con Márquez se haya indefenso ante la competencia.

Lidera en pilotos y marcas, y todavía tiene opciones de pelear por el de escuderías. El Repsol Honda está a 24 puntos del Ducati Team con cinco carreras en juego. Una buena forma de reivindicarse como piloto para Lorenzo sería colaborar en conseguir esa corona, pero si no está en condiciones no tiene sentido verlo así. Quizás sería mejor que Honda lo sustituyera mientras busca su plena recuperación y decide qué hacer, porque ni para Lorenzo ni para nadie tiene sentido que salte a pista para ser el 20º.

opta

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios