Con Ricky Rubio todo es más fácil: España gana a Japón en los Juegos Olímpicos (77-88)
  1. Deportes
  2. Juegos Olímpicos
dominó el partido

Con Ricky Rubio todo es más fácil: España gana a Japón en los Juegos Olímpicos (77-88)

España gana en su debut en los Juegos Olímpicos con un partido excepcional de Ricky Rubio. El partido lo dominó el base con una excelente lectura de juego

placeholder Foto: Ricky Rubio durante el partido contra Japón. (FIBA)
Ricky Rubio durante el partido contra Japón. (FIBA)

En el Saitama Arena ganó España hace 15 años su primer Mundial y en este escenario empieza su andadura en los Juegos Olímpicos. El primer paso está dado con una victoria contra Japón en la que hay luces y sombra. A destacar, principalmente, el manejo del juego de Ricky Rubio y la jerarquía de Marc Gasol en el juego interior. A mejorar, la concentración. Japón nunca estuvo por delante del marcador, llegó a empatar el partido, pero tuvo sus momentos para reducir las diferencias por el exceso de confianza de los de Scariolo.

El partido llegó al descanso con 20 puntos de diferencia y la sensación de que, en cuanto España se puso seria, pisó el acelerador y tuvo a alguien que templó los nervios, aplacaría la lucha de los japoneses. Ese jugador que marcó las diferencias es Ricky Rubio (acabó con 20 puntos), principal artífice de un parcial de 0-19 para España. Hizo falta que Sergio Scariolo pidiera un tiempo muerto para limpiar las cabezas de sus jugadores. A falta de cinco minutos para el final del segundo cuarto, Japón se acercó en el marcador hasta conseguir el empate (26-26).

Foto: Luka Doncic en acción durante un partido de Eslovenia en Tokio. (Getty)

El tiempo de Scariolo sirvió para reactivar un equipo que encontró la fluidez con el mando de Ricky Rubio. Empezó el recital. Se rompió el partido a raíz de un agarrón a Marc Gasol que fue señalado como acción antideportiva y la inspiración de Ricky Rubio. Arrancó la locomotora de los de Scariolo, con más precisión en los tiros exteriores, transiciones y una defensa más agresiva. El toque mágico lo puso Ricky Rubio con un triple, le siguió Sergio Llull con otro, un mate de Claver en un contraataque, sumó Pau Gasol, Abrines y otras canastas de Ricky Rubio. El partido pasó de estar empatado a irse España con esos 20 puntos de diferencia.

El regreso de Pau Gasol

España empezó en la cancha con un quinteto en el que no apareció Pau Gasol. Estaban Ricky Rubio, Alberto Abalde, Claver, Rudy Fernández y Marc Gasol. El pronóstico era muy favorable para los españoles ante un rival inferior, pero que tiene su propia identidad. Japón es un equipo dirigido por el seleccionador argentino Julio Lamas y lleva su DNI. Los japoneses tienen una defensa fuerte, intensa y son verdaderos luchadores. También influye la motivación de jugar en casa. España empezó bien, concentrada, pero estaba incómoda ante un aguerrido rival.

Tras un 2-11 en el marcador, llegó el momento de ver, de nuevo, a Pau Gasol en la cancha. Era lo más esperado, la noticia más positiva y la emoción de recuperar a un líder, un ídolo y una de las leyendas de España. Pau volvía a jugar con la Selección española tras más de un año y medio por culpa de una grave lesión en el pie. El ejemplo de Pau tiene que servir para todos. Es un competidor nato, un jugador que anima desde el banquillo a sus compañeros y que tiene la ilusión de un juvenil. Son sus quintos Juegos Olímpicos y solo por verle de regreso en la cancha ya merece la pena hacer todo tipo de sobreesfuerzos.

Esto es lo que marcó las diferencias, además de la calidad individual, para ir a coger una ventaja tan suculenta a mitad del partido. Japón peleó y España fue de menos a más con la calidad de un equipazo en el que Sergio Scariolo fue dando entrada a todos los jugadores. Rotó el equipo y se fue engrasando con los destellos de Sergio Rodríguez, Llull, Ricky Rubio, Abrines y el dominio por arriba de los Gasol. El partido se fue al descanso con un 28-48 y esa sensación de que España tiene muchos recursos y una plantilla sublime. Es un equipo fiable.

La sociedad Ricky Rubio-Marc Gasol siguió con el destrozo en el tercer cuarto. El primero iba sobrado, en plan malabarista. El segundo impuso su ley en el interior. Marcaron las diferencias cuando llegaba el arreón de los japoneses. Les acompañó el acierto desde el exterior de Claver y la mano caliente de Abrines. Los dos muy entonados y enchufados. Faltaba la puntería de Rudy Fernández, pero aportando esa intensidad y trabajo en defensa que hace de España un equipo robusto. Esta es la versión de una España que pasa por ser un equipo completo.

Foto: Khris Middleton (i) y Kevin Durant, durante el Estados Unidos-Francia del torneo masculino de baloncesto. (EFE)

Los de Scariolo fueron sus peores enemigos en el final del tercer cuarto. Hubo exceso de confianza, errores, imprecisiones. Cuando más cómodos estaban, con una gran diferencia de puntos, se relajaron. Siguieron las rotaciones y bajó la producción de puntos. España perdió el tercer cuarto con un parcial de 28-21. En un cuarto, Japón hizo los mismos puntos que en los dos primeros. El motivo fue el bajón en la concentración y esto España debe cuidarlo. Scariolo mostró su enfado, dio un toque de atención a los jugadores para evitar los tiros forzados, apretar en defensa y volver a pisar el acelerador. Japón se puso a 10 puntos a falta de ocho minutos para el final. Había que seguir remando para evitar llevarse un susto y recuperar la buena dinámica.

Sin Ricky Rubio en la cancha, el equipo flojeó y pareció querer vivir de las rentas. Japón resistió. Ricky entró de nuevo, a falta de cuatro minutos, para recuperar el rumbo y el pulso. Fue suficiente para encontrar la claridad y la solvencia en el juego.

Pau Gasol Juegos Olímpicos Ricky Rubio
El redactor recomienda