España se estrella contra la dureza de Egipto en el debut de los Juegos Olímpicos (0-0)
  1. Deportes
  2. Juegos Olímpicos
empate preocupante

España se estrella contra la dureza de Egipto en el debut de los Juegos Olímpicos (0-0)

España empieza los Juegos Olímpicos de Tokio con un empate a cero contra Egipto. Faltó fútbol y sufrió el castigo de un rival que salió a encerrarse y dar patadas

placeholder Foto: Juan Miranda sufre una dura entrada en el partido contra Egipto. (Efe)
Juan Miranda sufre una dura entrada en el partido contra Egipto. (Efe)

Triunfó el antifútbol. España sufre un accidente futbolístico y físico en el debut contra Egipto en los Juegos Olímpicos. Es un empate que deja noticias preocupantes, aunque esto acaba de empezar y la selección olímpica tiene que ir a más. A peor es imposible. El equipo de Luis de la Fuente apenas tiró a portería, tuvo demasiados problemas para generar peligro y acabó el partido con dos lesionados: Mingueza y Ceballos. El madridista estaba siendo el mejor, el más activo y peligroso. La lesión es una baja importante para España.

Egipto hizo un partido feo, áspero y agresivo. España sufrió un colapso y una cacería contra un rival que se encerró atrás, no dejó espacios y se empleó con dureza. Un castigo para tanto talento. La producción ofensiva de España se resume en tres remates. Uno de Ceballos al palo, un cabezazo de Rafa Mir y un disparo tímido de Carlos Soler. Muy poco para ganar. La presentación de España en los Juegos de Tokio es mala, decepcionante y el domingo estará enfrente Australia. Otro rival que no hace regalos y se emplea a fondo como Egipto. Hay mucho que mejorar.

Foto: Pedri posa para hacerse la foto con la Selección olímpica. (@sefutbol)

España entró al partido fría, con actitud contemplativa y con lenta circulación en la pelota. Mal inicio para un equipo que está entre los favoritos para conseguir la medalla de oro. De Egipto se esperaba un planteamiento ultradefensivo. Metidos en su campo montaron el muro y al equipo de Luis de la Fuente se le apagaron las luces. Es lo que se encontró la España de Luis Enrique en la Eurocopa. Lo mismo sucede con la Olímpica. La propuesta es tener el control del partido, llevar la iniciativa y adueñarse de la pelota. Pero a este juego de posesión hay que darle verticalidad, efectividad y los olímpicos tuvieron demasiados problemas para acabar las jugadas.

La lesión de Ceballos

España hizo una mala primera parte con seis jugadores en el once que habían disputado la Eurocopa. Unai Simón, Pau Torres, Eric García, Pedri, Dani Olmo y Oyarzabal empezaron de inicio contra Egipto y De la Fuente armó un equipazo juntándolos con Mingueza y Miranda, en los laterales, Mikel Merino y Ceballos en el centro del campo y Marco Asensio arriba. Es un equipo de estrellas, con experiencia, talento y creatividad. Pero se fue al descanso con un solo disparo a portería. Un lanzamiento de Ceballos, desde fuera del área, que pegó en el poste. Oyarzabal, que jugó como falso nueve, no acertó en el rechace.

La primera parte fue aburrida y accidentada. La agresividad de los egipcios provocó las lesiones de Mingueza y Ceballos. Dos pisotones en los tobillos, en acciones violentas, a cada jugador trastocaron los planes del seleccionador. Egipto sabía a lo que tenía que jugar. Fuertes en defensa, duros en los balones divididos y agresivos en los duelos. Fotouh clavó los tacos a Mingueza, en el 5’, y el barcelonista quedó dolorido. Cartulina amarilla para el egipcio. Taher pisó a Ceballos, en el 40’, y el árbitro jordano, tras revisar la jugada en el monitor del VAR, sancionó la acción con tarjeta amarilla. Ni Mingueza, con lesión muscular, ni Ceballos pudieron acabar el primer tiempo. Salieron Vallejo y Moncayola.

placeholder Ceballos se marcha lesionado del partido contra Egipto. (Efe)
Ceballos se marcha lesionado del partido contra Egipto. (Efe)

España no encontró fluidez en el juego, ninguna acción individual con la que desequilibrar y crear peligro. No apareció Pedri en la sala de máquinas. Se marchó del campo Ceballos, el más incisivo y peligroso. La selección estaba atascada, sin ritmo, imprecisa e inofensiva. Faltaba más energía, atrevimiento de jugadores con la experiencia de Marco Asensio, Dani Olmo y Oyarzabal.

El partido lo llevó Egipto a la máxima dureza en el inicio de la segunda parte con otro pisotón a Pedri que dejó al jugador del Barça retorciéndose en el césped. Oyarzabal recibió un codazo en una internada. España salía mal parada de lo que estaba siendo una cacería. El árbitro no quería saber nada, dejaba jugar ante las quejas de los españoles. Sin espacios por donde penetrar y con la dureza de los egipcios, el encuentro era un campo de minas en el que España estaba demasiado incómoda. Faltaban muchas cosas: inspiración, contundencia, oficio y gol. Aparecían los nervios, la ansiedad por romper el partido, derribar el muro.

Sin puntería

Luis de la Fuente agitó el equipo con un triple cambio, necesitaba soluciones, piernas frescas y un desatascador. Metió a Bryan Gil, Rafa Mir y Carlos Soler, en el 67’, por Asensio, Oyarzabal y Mikel Merino. España cambió de plan. Jugó con un ‘9’ de referencia. Rafa Mir tuvo la única ocasión clara de gol con un remate de cabeza, centrado, a las manos del portero. Bryan Gil desbordó, buscó el uno contra uno con cambios de ritmo. Soler se metió entre líneas. España subió el ritmo de sus acciones, pero chocaba contra el acorazado montado por Egipto. Mejoró el ataque, aumentó el peligro, la verticalidad y Egipto siguió a lo suyo. A dar patadas. Otra a Miranda en el borde del área que se quedó en tarjeta amarilla.

España acabó el partido aturdida, atacando a la desesperada, ansiosa, incapaz de encontrar el gol y castigada por la dureza de Egipto y el desgaste de no saber cómo derribar un muro. Este tipo de partidos sin espacios se le hacen bola a un estilo de posesión que nos recuerda a lo que se vio en el inicio de la Eurocopa con el equipo de Luis Enrique. Hace falta algo más para hacer goles. Superar adversidades, la dureza de rivales como Egipto que se encierran y traban el partido, lo interrumpen y España tiene que manejarse en este tipo de situaciones si quiere el oro.

Juegos Olímpicos Fútbol
El redactor recomienda