Es noticia
Menú
La Liga pinta blanca: el Real Madrid es aún más líder tras el empate del Sevilla (4-1)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Disputado en el Bernabéu

La Liga pinta blanca: el Real Madrid es aún más líder tras el empate del Sevilla (4-1)

Los blancos aprovecharon el empate del Sevilla frente al Alavés para aumentar la ventaja a los ocho puntos. Los goles fueron obra de Modric, Camavinga y Benzema, de penalti

Foto: Isak sale al contragolpe. (EFE/Rodrigo Jiménez)
Isak sale al contragolpe. (EFE/Rodrigo Jiménez)

El empate del Sevilla frente al Alavés (0-0) era el argumento perfecto: ocho puntos de ventaja a falta de 11 partidos son muchos. Y el Madrid no quería que se le escapara esta oportunidad. El encuentro, sin embargo, no fue fácil y hubo que remar. Tras el tanto de Oyarzabal, los de Camavinga, Modric, Benzema y Asensio sellaron la victoria de los blancos en el Bernabéu (4-1).

La Real declaró rápido sus intenciones. No tenía prisa ninguna y quería la posesión. El equipo de Alguacil no la negocia y el Madrid, si quería la pelota, tenía que ir a buscarla. Así encadenó más de 15 segundos Remiro con el balón en los pies sin que nadie se inmutase. Los blancos esperarían rezagados.

Rodrygo, que últimamente ha tenido menos oportunidades por el buen rendimiento de Asensio, salió enchufado. El brasileño lideró la primera jugada de ataque del Madrid. Regateó a Gorosabel y centró al área. No obstante, el balón no le llegó por muy poco a Vinicius.

placeholder Vinicius encara. (EFE/Rodrigo Jiménez)
Vinicius encara. (EFE/Rodrigo Jiménez)

Penalti impropio de Carvajal

El encuentro se desniveló pronto. En una jugada impropia de un futbolista de Primera, Carvajal cometió penalti sobre David Silva. El canario recortó al lateral madridista, que lo pisó. A pesar de las quejas de los jugadores del Madrid, el árbitro señaló la pena máxima. Courtois adivinó el lanzamiento de Oyarzabal, pero el balón entró en la red. Campanada de la Real Sociedad.

La posesión, en ese momento, no le importó tanto a la Real Sociedad. Los blancos, por su parte, apostaron por la pelota y dominaron. Mientras, los donostiarras esperaron encerrados en su área. El Madrid iba por detrás en el marcador y a ellos les tocaba proponer para ganar el partido.

La propuesta del Madrid duró unos minutos hasta que los visitantes decidieron que ya era suficiente. Si el plan era esperar a los blancos durante 80 minutos, estaba más cerca una goleada que la victoria. Y la Real indicó el rumbo del encuentro de nuevo. Cuando mejor estaban, sin embargo, llegaron los dos goles del equipo de Ancelotti.

placeholder El partido fue una lucha permanente. (EFE/Rodrigo Jiménez)
El partido fue una lucha permanente. (EFE/Rodrigo Jiménez)

Festival de golazos

El Madrid no aprovechó las pérdidas de los defensas de la Real Sociedad en la salida de balón, pero sí la calidad de sus jugadores para chutar desde media distancia. El primero fue Camavinga. El francés, que sorprendió con su titularidad, lanzó un disparo desde 25 metros. Aunque la posición era alejada, el balón entró después de tocar en Illarramendi. Cuanta más falta le hacía al líder una jugada así, apareció el galo.

El recital de lanzamientos desde fuera del área, no obstante, acababa de empezar. Esos tiros son marca de la casa de Modric, que se sumó a la fiesta. Tras recortar a Silva, el croata lanzó un zurdazo que fue mejor todavía que el de Camavinga. En apenas tres minutos, cuando la Real no tuvo tiempo de asimilar el empate, volteó el Madrid el marcador.

La ventaja mínima no convenció al Madrid, que fue a por el tercero en la segunda mitad. La primera ocasión la tuvo Benzema en un disparo ajustado que detuvo Remiro. Tras un robo de Casemiro, el balón le llegó al francés, pero el cancerbero vasco rechazó el remate.

placeholder Ancelotti da órdenes desde la banda. (EFE/Rodrigo Jiménez)
Ancelotti da órdenes desde la banda. (EFE/Rodrigo Jiménez)

La propuesta de la Real fue presionar arriba y esperar a tener alguna oportunidad. Sin embargo, eso no llegó. Antes marcó el Madrid el tercer tanto, obra de Benzema. Sin embargo, fue anulado por fuera de juego de Rodrygo tras ser revisado.

El tercer tanto de los blancos llegó, esta vez de manera oficial, por medio del francés tras un penalti que provocó Vinicius. La jugada se la inventó el brasileño, que regateó a medio equipo vasco después de una galopada desde el centro del campo. Benzema no falló y certificó el triunfo. También hubo tiempo para que Asensio ganara aún más confianza tras marcar el cuarto. Lo logró tras el pase de la muerte de Carvajal. Así terminó la fiesta en el Bernabeú: con el Madrid más líder que nunca.

El empate del Sevilla frente al Alavés (0-0) era el argumento perfecto: ocho puntos de ventaja a falta de 11 partidos son muchos. Y el Madrid no quería que se le escapara esta oportunidad. El encuentro, sin embargo, no fue fácil y hubo que remar. Tras el tanto de Oyarzabal, los de Camavinga, Modric, Benzema y Asensio sellaron la victoria de los blancos en el Bernabéu (4-1).

Real Madrid
El redactor recomienda