Es noticia
Menú
Los jóvenes señalan a las vacas sagradas del Barça y... se abre la veda de los silbidos
  1. Deportes
  2. Fútbol
"Es difícil de digerir"

Los jóvenes señalan a las vacas sagradas del Barça y... se abre la veda de los silbidos

El público del Camp Nou empieza a impacientarse con el nivel de ter Stegen, De Jong o Dembélé. Nico, Gavi, Abde y Jutglà tiran del carro frente a la decepción de los veteranos

Foto: Xavi Hernández da órdenes a Gavi, esta temporada. (Reuters/Albert Gea)
Xavi Hernández da órdenes a Gavi, esta temporada. (Reuters/Albert Gea)

La mejor noticia para el Barça es su futuro y no su presente. O dicho de otro modo, pensar en lo que vendrá mientras trata de arreglar un desaguisado heredado que le complica los puestos de Champions League y que ha provocado que el equipo esté tanto fuera de los octavos de final 20 años después como a 15 puntos de su acérrimo rival y líder de LaLiga, el Real Madrid de Carlo Ancelotti. Los Nico González, Abde, Gavi, Ronald Araújo e incluso Ferran Jutglà sumados a los Ansu Fati o Pedri aportan luz a la oscuridad en la que actualmente está sumido el club. Y es que mientras el transatlántico culé no encuentra en sus futbolistas más veteranos el punto de apoyo necesario para virar su situación y cambiar la dinámica de la temporada, los jóvenes no paran de dar pasos al frente y dejar en evidencia el rendimiento de quienes deberían guiar al resto.

placeholder Nico salvó los tres puntos. (Reuters/Albert Gea)
Nico salvó los tres puntos. (Reuters/Albert Gea)

Lo sabe el Camp Nou, un estadio semivacío durante la jornada de ayer (poco más de 40.000 personas) que empieza a estar harto de sus vacas sagradas. Ousmane Dembélé fue silbado. Frenkie de Jong fue silbado. Quién sabe si también lo hubiese sido Memphis Depay en caso de encabezar el ataque culé o Gerard Piqué de hacer lo propio con la línea defensiva. A Marc-André ter Stegen también se le está mirando muy de cerca en las últimas semanas y no es para menos; cada disparo entre los tres palos es prácticamente un gol cantado para el rival.

Con la pelota en los pies, una de sus grandes virtudes, está igual de fallón. En Múnich tuvo un error garrafal que le costó la cartulina amarilla a Sergio Busquets nada más empezar y ayer, otro fallo no derivó en un gol del Elche por muy poco. Está blando, no suma puntos y se ha convertido en un problema en una de las posiciones más sensibles de este deporte. Para un Barça tierno y en construcción, ter Stegen es un obstáculo considerable a este nivel. De Jong tampoco se libra. De líder a centro del campo y sustituto de Busquets ha pasado a ser un centrocampista que destacaba por hacer de todo a no hacer... nada. El neerlandés no marca la diferencia en la gestión de la posesión, los robos, las llegadas de segunda línea (cosa que sí hizo Nico González) o la personalidad para adueñarse del encuentro.

Foto: El delantero francés se lamenta tras fallar una ocasión en la Champions League. (Reuters/Albert Gea)

Desde el portero alemán pasando por el centrocampista neerlandés y acabando en Ousmane Dembélé, se echa en falta que los jugadores con más partidos a sus espaldas tiren del carro. Al Barça le falta personalidad, capacidad de controlar los encuentros y madurez en dosis industriales. Sin un portero que pare los disparos más sencillos, un centrocampista que imponga su ley (esto vale tanto para Sergio Busquets como para Frenkie de Jong) ni un delantero que cumpla con lo que le está exigiendo Xavi Hernández (Memphis Depay) o un extremo que aporte goles (Dembélé), todo es más difícil. Afortunadamente, los jóvenes logran no intoxicarse de los problemas del resto.

"Es difícil de digerir"

Lo explicaba Xavi en rueda de prensa: "El partido de Gavi es espectacular. Sorprende su personalidad con 17 años. Hay una generación fantástica con él, Nico, Eric, Abde, Araújo... que es el futuro del club para triunfar". Aunque Nico González se quitó responsabilidad nada más finalizar el encuentro: "Todos los jugadores que estamos en el primer equipo somos importantes. No estoy de acuerdo en que solo los jóvenes estamos sosteniendo al equipo. Para marcar yo hoy todo el equipo ha tenido que aportar mucho". Gavi marcó un gol extraordinario, protagonizó varios roles (interior, mediapunta...) y firmó 90 minutos mayúsculos.

"Es maravilloso contar con ellos. Están sosteniendo al equipo en momentos difíciles. Todos han competido hoy, pero está claro que los que marcan las diferencias son los jóvenes y esto es difícil de digerir", apuntó el egarense hace tan solo una semana. "Abde ha sido extraordinario, Gavi emociona, Nico ha marcado... ellos tienen que ser la base del futuro del club. Tienen 17,18 y 19 años, son tan jóvenes que no siempre tendrán un rendimiento excelente. No pueden ser los pilares de este equipo", insistió. El caso es que, inesperadamente, lo están siendo.

placeholder Gavi marcó un gol extraordinario contra el Elche. (Reuters/Albert Gea)
Gavi marcó un gol extraordinario contra el Elche. (Reuters/Albert Gea)

Araujo es ya es el mejor defensa del Barça, Gavi el interior más destacado, Nico González gana enteros frente a un De Jong en crisis y Abde ya es más fiable que Dembélé, capaz de lo mejor y de lo peor en un mismo partido. Incluso el debutante Ferran Jutglà entendió mejor lo que demandaba su entrenador al delantero dentro culé en comparación con un perdido Depay desde que llegó Xavi. Siempre lanzando desmarques, dando opciones al espacio y mordiendo la salida de balón rival.

Nadie dice que estos jugadores sean mejores que los que sustituyen, pero sí que comprenden mejor las indicaciones del técnico barcelonista y, además, cuentan con una fortaleza mental libre de los vicios y capítulos negros del pasado. Xavi: "No he estado aquí durante seis años. No sé de quién es la culpa. Hay cosas que sorprenden. A nivel táctico, de entender el hombre libre en función de quien salta, el tercer hombre. Cuesta entender. Por eso nos está costando más de lo normal", afirmó el técnico en rueda de prensa.

placeholder Xavi se queja durante el encuentro. (Reuters/Albert Gea)
Xavi se queja durante el encuentro. (Reuters/Albert Gea)

A finales de setiembre, el Observatorio del Fútbol del Centro Internacional de Estudios Deportivos (CIES) publicaba que el Barça era el segundo equipo de las cinco grandes ligas de Europa que con mayor porcentaje del total de minutos disputados por jugadores sub-21 (un 22,7%) y solo era superado por el Bayer Leverkusen un 23,5%. Desde entonces, la tendencia ha ido al alza por las necesidades deportivas y económicas así como por la irrupción de los jóvenes. No importa que el mejor futbolista de toda la camada, Ansu Fati, haya sido acosado por las lesiones y las molestias ni que el Golden Boy, Pedri, tampoco pueda sumar por los mismos motivos. Por suerte, los jóvenes del Barça están sosteniendo al equipo en los momentos más complicados.

La mejor noticia para el Barça es su futuro y no su presente. O dicho de otro modo, pensar en lo que vendrá mientras trata de arreglar un desaguisado heredado que le complica los puestos de Champions League y que ha provocado que el equipo esté tanto fuera de los octavos de final 20 años después como a 15 puntos de su acérrimo rival y líder de LaLiga, el Real Madrid de Carlo Ancelotti. Los Nico González, Abde, Gavi, Ronald Araújo e incluso Ferran Jutglà sumados a los Ansu Fati o Pedri aportan luz a la oscuridad en la que actualmente está sumido el club. Y es que mientras el transatlántico culé no encuentra en sus futbolistas más veteranos el punto de apoyo necesario para virar su situación y cambiar la dinámica de la temporada, los jóvenes no paran de dar pasos al frente y dejar en evidencia el rendimiento de quienes deberían guiar al resto.

FC Barcelona Xavi Hernández