Vinicius le gana el duelo a Ansu Fati (con la colaboración de Ancelotti)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Victoria del Madrid en el Camp Nou

Vinicius le gana el duelo a Ansu Fati (con la colaboración de Ancelotti)

El brasileño aprovechó el espacio que había a la espalda de Mingueza para mostrar su mejor versión. El culé, en cambio, no contó con apoyos de calidad para hacer daño al Madrid

Foto: Vinicius, durante el partido. (Reuters)
Vinicius, durante el partido. (Reuters)

Si usted no es aficionado al fútbol, es difícil que comprenda la magnitud del Clásico. Fíjense cuán importante es para las televisiones: normalmente hay en el Camp Nou dos camiones de unidades móviles y hoy había 32. También para los aficionados, no cabía nadie más en el Camp Nou y eso que no pasa por su mejor momento de ilusión el aficionado blaugrana. Por más que los futbolistas prioricen el resultado del partido, también están pendientes de los duelos individuales. Hoy Vinicius fue superior a Ansu Fati gracias al plan que diseñó Ancelotti.

El brasileño, tras su gran actuación ante el Shakhtar, salió enchufado y dispuesto a llevar el peso del partido del Madrid. En las plazas y calles (en las pocas que aún se juega), los niños siempre quieren en su equipo al que marca la diferencia. Normalmente, el termómetro para saber si es determinante un chaval es el regate. Aunque actualmente está en peligro de extinción, Vinicius se empeña en demostrar lo contrario. Por eso valen oro los jugadores que lo poseen. Y él es uno de ellos.

Su partido fue fantástico de principio a fin. La espalda de Mingueza fue el espacio perfecto para que enseñara su arsenal de trucos. No sacó ningún conejo de la chistera ni nada que se le parezca. Sin embargo, es difícil aclarar si en un espectáculo del mago Pop hay más magia que la que enseñó Vinicius en el Camp Nou. Quizá el lateral del Barça aún se pregunte por dónde diantres pasó la pelota.

placeholder El regate de Vinicius a Mingueza. (EFE)
El regate de Vinicius a Mingueza. (EFE)

Vinicius aprovechó el plan de Ancelotti

Vinicius se aprovechó a la perfección del plan que diseñó Ancelotti. El italiano entendió que la posesión la iba a tener el Barça. Pero también tenía claro que a los culés les cuesta muchísimo finalizar las jugadas. No le importó aguantar atrás y esperar las galopadas del brasileño, que demostró que, de seguir así, esta puede ser la temporada de su consagración.

Los jugadores importantes son los que aparecen en los partidos importantes. Qué mejor vara de medir que una buena actuación en un partido trascendental. Vinicius lo hizo, pero no Ansu Fati. El canterano culé no es un mal jugador, todo lo contrario. Hoy, sin embargo, no estuvo a su mejor nivel. Hay que tener en cuenta que regresa de una largo tiempo de inactividad y, a pesar del buen rendimiento que está mostrando tras diez meses parado, todavía tiene que coger la forma.

Koeman le preguntó a Ansu Fati cómo estaba cuando faltaban 20 minutos para el final. El chico respondió con el pulgar arriba, pero el entrenador lo cambió. Aún queda mucha Liga y una recaída puede ser peor. Es el único jugador determinante, si está a su mejor nivel, al que el Barça puede aferrarse. La diferencia entre el hispano-guineano y Vinicius fue los acompañantes con los que contaron.

placeholder Ansu Fati se lamenta de una ocasión. (EFE)
Ansu Fati se lamenta de una ocasión. (EFE)

Ataque demasiado posicional del Barça

Ansu Fati lo intentó todo. El ataque de su equipo, no obstante, fue demasiado posicional. Tampoco ayudó la escasa lucidez de Memphis y De Jong, que apenas dejaron destellos de calidad en el partido. Los pases de Busquets y la garra de Gavi fue lo único en lo que pudo confiar la joven estrella culé. Para más inri, cuando entró Agüero ya había sido sustituido.

Las grandes batallas no siempre las ganan los que tienen mejor capitán, sino los que tienen mejores escuderos. Ansu Fati tiene un porvenir importante, pero podría ser aún mejor si estuviera rodeado de jugadores que se le acercaran en calidad y de un entrenador que confiara en su equipo. Ya lo decía Menotti: "El que toca bien el violín si tiene un buen profesor va a tocar en una sinfónica". Vinicius, en cambio, tiene más fortuna en ese sentido. Es lo que se vio en el Clásico.

Ansu Fati Vinicius Junior
El redactor recomienda