La montaña rusa de Mingueza: de indiscutible a jugar con el filial por el ascenso
  1. Deportes
  2. Fútbol
En el B era suplente

La montaña rusa de Mingueza: de indiscutible a jugar con el filial por el ascenso

No estará a las órdenes de Koeman para la penúltima jornada liguera por ayudar al equipo de García Pimienta en su eliminatoria frente al UCAM Murcia por entrar en Segunda

placeholder Foto: Mingueza celebra uno de sus tantos durante la temporada. (Efe)
Mingueza celebra uno de sus tantos durante la temporada. (Efe)

Óscar Mingueza ha pasado de ser un suplente habitual en las filas del filial del Fútbol Club Barcelona a ser uno de los jugadores más importantes para el esquema de Ronald Koeman en el primer equipo. Hace un año era habitual ver al central más en la grada que sobre los terrenos de juego, donde jugadores como Cuenca, Chumi y Araújo contaban con mayor confianza por parte de García Pimienta. Todo ha cambiado para el natural de Santa Perpetua de Moguda, que regresa al Barça B como refuerzo de lujo para la lucha por el ascenso a Segunda División con los honores de haber sido indiscutible para Koeman. Un ‘fichaje’ estrella para el filial, con el que solo había disputado un partido en toda la temporada, la jornada inaugural.

Foto: Pjanic, en una imagen de archivo. (Reuters)

El equipo dirigido por García Pimienta se juega entrar en la segunda categoría del fútbol español en las semifinales del ascenso frente al UCAM Murcia. El club no oculta la importancia de conseguir este ascenso por los beneficios competitivos que tendría tener al filial en su máxima división posible. Además, la entidad asume que, pese a llegar con opciones a las dos últimas jornadas ligueras, la carambola de resultados que necesitan en los partidos Atlético de Madrid y Real Madrid es poco más que un milagro. Se barajaron dos nombres de jugadores importantes para Koeman: Mingueza e Ilaix Moriba. El defensa sí estará con los que fueran sus compañeros, pero la sanción de De Jong, unida a la poca confianza del holandés en jugadores como Puig o Pjanic, dejará al centrocampista con el primer equipo.

placeholder Mingueza, en una imagen reciente. (Efe)
Mingueza, en una imagen reciente. (Efe)

Mingueza, al que durante su paso por las categorías inferiores se le tachaba de cierta falta de contundencia en la zaga, luchó para tratar de revertir su suplencia en el filial incluso fuera de los terrenos de juego. El catalán se puso a las manos de especialistas, tanto de un preparador físico como de un psicólogo, que le ayudase a superar los problemas de competitividad, con permiso del Barcelona. Desde entonces todo cambió en él. “Dio un paso al frente, tiene personalidad de sobra”, comentan fuentes de La Masía.

El defensa encontró la recompensa a su trabajo hace apenas dos semanas, cuando se oficializó su renovación por el Barcelona. Mingueza comenzó la temporada sin saber si podría continuar en las filas del club o si le tocaría buscar su lugar fuera de la ciudad condal. De la mano de Joan Laporta, el catalán firmó un contrato que le une al club para los dos próximos años, hasta 2023, aumentando su cláusula de rescisión hasta los 100 millones de euros, y con la correspondiente mejora salarial. Así, el polivalente jugador de la zaga blaugrana se venga de aquel informe filtrado de la secretaría técnica por parte de TV3 en la que señalaba su falta de preparación en “partidos importantes”. Lo que se interpretó como una medida de presión, en pleno proceso electoral a la presidencia del club, por incorporar al deseado Eric García el pasado mercado de invierno.

Relación de amor-odio con Koeman

La relación de Koeman y Mingueza ha sufrido tantos altibajos durante la temporada como el propio fútbol del jugador. El técnico ha sido el primer valedor de un futbolista que tenía en mente ganarse su puesto en el filial como objetivo de la temporada, y que ha acabado por ser indiscutible para los planes blaugranas. El catalán es el octavo jugador de toda la plantilla que más ha jugado, acumulando durante el curso 2.751 minutos. Koeman puso su bajada al Barça B como ejemplo de los sacrificios que está dispuesto a hacer por la entidad culé en rueda de prensa, negando que se tratara de un castigo al defensa: “Soy un entrenador que intenta dejar las cosas claras y si hay un problema con algún jugador, lo hablamos. Tomo decisiones y sé que hay jugadores que no están contentos. Y siempre pienso en el club. Dejo jugar a Mingueza con el filial. Y toca dar las gracias al jugador, eso hay que destacarlo”.

Foto: El técnico azulgrana reclama una falta sobre Leo Messi bajo la atenta mirada de Óscar Mingueza. (Reuters)

Aunque el técnico halagó la capacidad de sacrificio de Mingueza, lo cierto es que el defensa acumulaba tres partidos consecutivos siendo suplente a sus órdenes. Con solo una jornada más de LaLiga por disputarse -quitando la que se celebra hoy, domingo- el futbolista podría haber disputado ya su último encuentro con el primer equipo en la temporada. Un curso plagado de buenos momentos, con acciones puntuales de alto nivel o goles importantes, pero también con errores de magnitud y hasta broncas de época por parte de Koeman. El propio entrenador reconoció haber sido excesivamente duro con su pupilo tras una acción en el partido contra el Getafe, en la que Mingueza tiró un autopase en una zona comprometida del campo que pudo costarle caro al equipo. La reacción del neerlandés tuvo gritos y hasta efecto inmediato, ya que le cambió en cuanto el árbitro pitó. “Los jóvenes deben aprender que deben estar en todos los partidos, quizá mi postura con Mingueza ha sido algo exagerada”, explicó en rueda de prensa, antes de hablar de “la gran temporada” que estaba realizando.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
FC Barcelona Ronald Koeman Segunda División UCAM Murcia
El redactor recomienda