El Barcelona se empeña en perder la Liga y Koeman solo puede mirar horrorizado
  1. Deportes
  2. Fútbol
un equipo sin espíritu competitivo

El Barcelona se empeña en perder la Liga y Koeman solo puede mirar horrorizado

El técnico holandés sabe que será el primer señalado y que su futuro no está asegurado y menos después del estropicio ante el Levante

placeholder Foto: Ronald Koeman, cabizbajo, en el partido contra el Levante. (EFE)
Ronald Koeman, cabizbajo, en el partido contra el Levante. (EFE)

Con el follón del eco del empate del Real Madrid ante el Sevilla y la atención de todos puesta en el VAR, apenas se habló de que el Barça, cuando podía pegar un puñetazo en la mesa ganando al Atlético en el Camp Nou, salió al campo a verlas venir y dio por bueno el empate. Ante el Levante, el equipo de Koeman tenía la oportunidad de irse a dormir líder y meter presión al Atlético que juega hoy y al Madrid que lo hará mañana. Y encima se fue al descanso con un 0-2 en el marcador.

Pero este equipo sigue haciendo cosas incomprensibles, inexplicables, como salir dormido en la segunda parte como si el partido ya hubiera finalizado y el Levante se dio cuenta y en tres minutos le empató. Después vino el gol de Dembélé, pero aquello ya era terreno abonado para sufrir porque si algo no sabe hacer es defender resultados. Se encogen, se acogotan y cometen errores absurdos con pérdidas de balón increíbles. Y entonces ahí entra Koeman para intentar salvar los muebles y el mensaje que lanza con los cambios es el de pánico. Primero Pedri, el autor del primer gol y después Dembélé, que asistió el segundo y marcó el tercero.

Foto: El presidente de LaLiga, Javier Tebas. (EFE)

Y ya tenemos el guion completo: un equipo que se duerme inconcebiblemente, nervios que bloquean a jugadores experimentados y un entrenador que no acierta con los cambios porque asiste perplejo a lo que sucede: “La primera parte ha sido buena, pero los partidos duran 90 minutos. Hemos bajado mucho el ritmo en la segunda y estoy muy decepcionado. Es imposible entender por qué”, reconoció tras el partido.

Koeman, señalado

Koeman, al que ya se le vio con la cara descompuesta en la banda en la segunda mitad, desveló que por supuesto que les había dicho a los jugadores durante el descanso que debían continuar presionando y atentos como en la primera. “Como entrenador les he dicho que teníamos que seguir con la intensidad y viendo la segunda parte está visto que no lo he logrado”, soltó.

El técnico sabe que será el primer señalado y que su futuro no está asegurado, y menos después del estropicio ante el Levante. El silencio de Laporta le debe estar machacando por mucho que en sala de prensa siempre aluda al año que le queda de contrato. Y, como él admitió, no se puede entender la actitud de un equipo que iba ganando por 0-2 y se deja escapar una victoria que tenía encarrilada. La disposición táctica no cuela porque los dos goles del Levante llegaron con los mismos de la primera parte salvo Araujo que jugó lesionado desde el 16’ y fue sustituido por Sergi Roberto que luego, además, fue el último cambio porque se volvió a hacer daño.

Físicamente, el Barça está tan justito como el resto de rivales en el campeonato, por eso precisamente el componente emocional, la motivación, es absolutamente clave en estos últimos partidos cuando te estás jugando la Liga. Y de los últimos cuatro solamente ganó al Valencia, perdió contra el Granada y ha empatado frente el Atlético y el Levante. Todo no puede ser culpa de Koeman, de si juega o no Dembélé, o del acierto de Messi por muy bueno que sea. La responsabilidad no es solo del técnico holandés por mucho que dispararle a él el primero sea fácil y no sea una injusticia monumental. Como él afirmó, algo falla si no es capaz de transmitir a unos futbolistas que se están jugando el campeonato y que llevan una buena ventaja en el marcador, que sigan despiertos. Pero la cuestión fundamental es por qué se duermen y a esa nadie sabe contestar.

Foto: Jorge Mendez, junto a su esposa en una imagen reciente (Reuters)

“Es culpa nuestra, son errores nuestros de colocación, de precisión y ya llevamos demasiados, no ha sido solo en este partido. Nos pasó ante el Granada, el Atlético y en muchos otros partidos”, admitió sincero Sergio Busquets apuntándose a sí mismo y a sus compañeros. Y ante el Celta, el domingo a las 18:30 de la tarde, no estará además De Jong que vio la quinta tarjeta. Para entonces puede que el Atlético se haya dejado puntos en su visita a Anoeta, o que el Madrid la pifie contra el Granada, o que pase algo con el VAR en alguno de los dos partidos. Y quizás nos entretendremos otra vez mirando hacia otro lado en lugar de buscar la razón sobre por qué el Barça desaparece cada vez que tiene una oportunidad de ganar la Liga y sigue empeñado en perderla.

* Si no ves correctamente el módulo de suscripción, haz click aquí

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Leo Messi Sergio Busquets Sergi Roberto Ronald Koeman
El redactor recomienda