Zapatazo de David Alaba: el Real Madrid arruina a un Barcelona inofensivo (1-2)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Los de ancelotti más contundentes

Zapatazo de David Alaba: el Real Madrid arruina a un Barcelona inofensivo (1-2)

El Real Madrid gana el Clásico con dos contraataques que culminan David Alaba y Lucas Vázquez. El austríaco hizo un partidazo. En el Barcelona siguen los problemas con la pegada

Foto: David Alaba celebra el gol marcado en el Clásico. (Efe)
David Alaba celebra el gol marcado en el Clásico. (Efe)

El Clásico lo desequilibró el jugador más valiente, atrevido y certero. David Alaba fue el jugador que salió al campo con menos miedo. El austríaco aniquiló al Barcelona con un robo en defensa, una galopada para apoyarse en Vinicius y Rodrygo y un zapatazo llegando al área. Un zurdazo potente, ajustado, imparable para Ter Stegen. Alaba desató un contraataque letal que reventó a los azulgranas. No entraba en los pronósticos que un defensa asumiera riesgos en un partido de dominio alterno y en el que estaban puestas las vigilancias en los jóvenes Vinicius y Ansu Fati. El Real Madrid golpeó al Barça con dos contraataques que culminaron dos defensas. El primero para Alaba y el segundo para Lucas Vázquez. El Kun Agüero hizo el 1-2, en el 96', pero no le dio para empatar el partido.

El premio es para los valientes y Alaba es un defensa con alma de delantero. Tiene oficio y físico para destruir en defensa, calidad para sacar el balón jugado desde atrás, precisión en los pases y una potente pierna izquierda para lanzar misiles. El zapatazo en el gol es una obra de arte en su primer Clásico. Alaba quería ser protagonista y lo consiguió con jerarquía atrás y ambición para ir a por el partido cuando los dos equipos generaban poco en ataque.

Foto: Benzema celebra el triunfo contra España en la Liga de Naciones. (Reuters)

Hasta el gol del austríaco, en el 31’, sucedió poco en las áreas. Aunque fue importante. El Real Madrid reclamó un penalti en una jugada individual de Vinicius. El brasileño fue un puñal. Se fue de Mingueza, con un caño, siguió el duelo y dentro del área chocaron. Mingueza no toca la pelota, Vinicius cae y el árbitro Sánchez Martínez decide que no es penalti. Contacto leve. Jordi Alba se encaró con Vinicius para reprocharle que se había tirado. Ancelotti se protestó airadamente. Jugada para la polémica. Vinicius era una pesadilla por el costado izquierdo. Koeman quitó a Mingueza en el descanso para meter a Coutinho. Un cambio más ofensivo. Dest, que empezó de extremo, pasó al lateral derecho.

El fallo de Dest

Dest es otro de los protagonistas del Clásico con un fallo clamoroso en el 24’. Solo ante Courtois, tras una jugada de Memphis y un intento de control de Ansu Fati, disparó por encima de la portería. Koeman no daba crédito. Su equipo no tenía puntería. El Madrid estaba bien plantado, concedía poco y las escasas llegadas no las concretaba. Ni Ansu Fati que solo tuvo una ocasión en la primera parte y su disparo lo taponó David Alaba.

La entrada de Coutinho le sentó bien al Barcelona. Entró con agresividad en el inicio del segundo tiempo. Más ambicioso, con más riesgos y acciones más directas subieron la velocidad del juego. El Madrid no renunció a buscar el segundo. El partido ganó en vértigo. Los de Koeman asediaron la portería de Courtois y los de Ancelotti se desplegaban en acciones de contraataque. Subió el ritmo y la tensión del Clásico con otra jugada para la polémica. El balón golpeó en la mano de Kroos, en un forcejeo con Frenkie De Jong, tras un saque de esquina en el 57’. Piqué pidió, con insistencia el penalti, y recibió la tarjeta amarilla. El árbitro entendió que era una mano involuntaria.

El partido estaba más abierto. Entró en un ida y vuelta y Vinicius se plantó en el área con opciones de hacer el segundo. Se cruzó bien Dest. Evitó el remate del brasileño. El Real Madrid insistió, con Modric creciendo y adueñándose de la pelota, y dando pases de peligro. El croata conectó con Benzema dentro del área y el francés enganchó la pelota. No la pegó limpia. Perdonó. Estuvo atento y seguro Ter Stegen. Era un tuya-mía. Un Clásico más divertido que el de la primera parte. Con más ocasiones, menos precauciones y más trabajo para los porteros.

placeholder El Real Madrid celebrando uno de los goles. (Reuters)
El Real Madrid celebrando uno de los goles. (Reuters)

A falta de veinte minutos entró Fede Valverde por Rodrygo. Ancelotti refrescó el equipo. Metió músculo en el centro del campo. El uruguayo no acabó el partido tras un choque de cabezas con Piqué. El partido estaba sin control. Koeman reaccionó y retiró a Ansu Fati para meter al Kun Aguëro. El partido de Ansu Fati fue gris. Poco peligro. Sin acciones de desequilibrio. Desactivado por un enorme Alaba y muy bien acompañado por Militao. El cansancio se notaba en los dos equipos. Entró Sergi Roberto por Frenkie De Jong, en el 77’. Koeman quemaba balas. De Jong no estuvo fino.

El centro del campo del Madrid impuso su vigor y experiencia. Al Barça se le hizo bola el partido. No encontraba cómo hacer daño, penetrar y ser contudente. Busquets, multiplicándose, no podía solo. Gavi, un batallador, pagó lo rocoso, el oficio y lo bien que están acoplados el tridente Casemiro, Kroos y Modric. Koeman lo retiró del campo para meter a Luuk De Jong en el 83'. El Real Madrid demostró, de nuevo con Mendy en el lateral izquierdo, que ha recuperado la solidez. El Barcelona tiró de épica, con Piqué de delantero centro, a la desesperada y lo pagó. En otro contraataque, en el 93', lanzado por Marco Asensio (entró por Vinicius) llegó la sentencia. El segundo lo hizo Lucas Vázquez en el descuento. El del Kun llegó muy tarde. Fuerte atrás y más contundente arriba, con Vinicius como un martillo (se fue del campo con los gemelos subidos) se llevó el Clásico el equipo de Ancelotti que ya aventaja en cinco puntos a los de Koeman.

Carlo Ancelotti valoró el partido en defensa de su equipo y el sacrificio colectivo como bloque para llevarse el Clásico: "Hemos jugado muy bien atrás y muy peligrosos en las contras. Tras el gol de Alaba hemos tenido más control del juego. Vinicius ha hecho un partido muy bueno porque no ha parado de crear peligro. Lo que más me ha gustado es que somos un equipo sólido. Hay compromiso colectivo del equipo y después con esfuerzo y calidad. Han marcado dos defensas. Lo hemos hecho muy bien en el aspecto defensivo y esto es una virtud. No me gusta evaluar al Barcelona. Hemos sufrido y creo que el Barcelona estará en la lucha de la Liga hasta el final. Todos tenemos un trabajo complicado y tenemos que seguir adelante".

Ronald Koeman lamentó la falta de definición de su equipo y señaló la ocasión fallada por Dest como clave: "No es el resultado que queremos, pero si analizas el partido creo que el equipo estuvo bien en la primera parte. Tuvimos la ocasión clara de Dest para adelantarnos en el marcador. En la segunda parte no estuvimos bien en el último pase. Tampoco hemos creado oportunidades muy claras. Hay que marcar porque cambia mucho el partido. Ha sido un partido muy igualado y se decide en detalles como marcar".

Karim Benzema
El redactor recomienda