Ansu Fati 2027: del castigo del Sevilla a un sueldo de crack para desoír a la Premier
  1. Deportes
  2. Fútbol
Laporta cumple su objetivo

Ansu Fati 2027: del castigo del Sevilla a un sueldo de crack para desoír a la Premier

La renovación continúa una historia que comenzó en 2014, cuando llegó a La Masía con 12 años. El jugador ha rechazado ofertas de la Premier para seguir vistiendo de blaugrana

Foto: Ansu Fati, en su renovación. (EFE)
Ansu Fati, en su renovación. (EFE)

La renovación de Ansu Fati hasta 2027 supondrá que, si cumple el contrato, permanecerá 13 años en el Barça. "El salario que percibirá son ocho millones netos. Ha habido equipos, sobre todo de Inglaterra, que le ofrecían diez. Él, sin embargo, siempre ha tenido claro que quería continuar en el Barcelona", confirma a El Confidencial el entorno del jugador. El chaval, que llegó a La Masía en 2014, pasó por el Peloteros (equipo de la sierra sur de Sevilla) y por el equipo de Nervión antes de recalar en la Ciudad Condal. Su ficha, 16 millones brutos, supone un esfuerzo para el club en la delicada coyuntura económica que atraviesa.

Su primer entrenador fue Jordi Figueroa, pero el que atiende la llamada de El Confidencial es Antonio Martín, otro de sus preparadores en el equipo sevillano: "En el Peloteros, hay equipos de cada pueblo y luego una selección con los mejores. Yo lo entrené en la selección. En aquel momento, pertenecía al Sevilla, pero vino con nosotros a un torneo y causó sensación".

Parece sorprendente que jugara en el Peloteros perteneciendo al Sevilla, pero todo tiene su porqué. Ansu estuvo un año en el Sevilla, dos mitades de temporadas diferentes. Cuando militaba en el conjunto sevillista, hubo acercamientos del Madrid, el Zaragoza, el Almería, el Betis, el Barcelona, el Villarreal Pero Fati lo tuvo claro: La Masía.

placeholder Ansu Fati celebra un gol. (Reuters)
Ansu Fati celebra un gol. (Reuters)

El castigo del Sevilla

"Lo dejaron sin jugar en el Sevilla por tener el fichaje cerrado con el Barcelona. Se enteró la dirección de cantera y ese fue el castigo. A la familia y a él le gustaba mucho el Barça y vieron el cielo abierto. Para que no estuviera tanto tiempo sin jugar, el director técnico del Peloteros, José Luis Mena, intercedió con el Sevilla para que pudiera disfrutar del deporte como el resto de niños de su edad. Estuvo jugando amistosos y torneos hasta que se fue a Barcelona", explica Antonio.

La familia de Ansu son seis hermanos, tres niñas y tres niños. Todos los chicos jugaron al fútbol. El mayor, Brahima, llegó hasta el Barcelona B y también jugó con gente mayor: él un año y Ansu, tres. Sin embargo, dejó el fútbol este año a pesar de tener una oferta de un equipo de Primera de Portugal.

El hermano pequeño, Miguelito, juega actualmente en la escuela del Barcelona. Su padre jugó en los veteranos del Herrera y dice que jugó en la selección de Guinea-Bissau. "No sabemos si es verdad, pero sí que no se parece en nada al hijo", aseguran a El Confidencial.

Foto: Ansu Fati, en su estreno goleador frente al Villarreal esta temporada. (Reuters)

No destacó más en el Barcelona

"No destacó mucho en el Sevilla. En cambio, sí destacó en el Barcelona. Un equipo en el que él se ha quedado porque ha querido. Si fuera por Mendes, estaría en otro club. Es un chaval que, a pesar de los millones está muy preparado", aclara gente cercana a Fati.

La normalidad de Ansu desapareció cuando debutó frente al Betis. "Dos meses antes, en junio, fue a un campamento en Algámitas (Sevilla) y como si nada. Sin embargo, regresó tras su debut a Herrera (Sevilla) y le tuvimos que poner escolta. La muchedumbre era tremenda", cuenta Antonio.

"Son gente muy cercana, amable y humilde", continúa Antonio. "Suele visitar Herrera cuando tiene días libres. Mi hijo, aunque no estaba ni mucho menos a su nivel, coincidió en su equipo y me preguntan por él. También por el resto de compañeros. Algunos están en la cantera del Atlético de Madrid, otros en la del Elche…".

placeholder Ansu Fati, en su debut en el Barça. (EFE)
Ansu Fati, en su debut en el Barça. (EFE)

La fama no ha dejado atrás la faceta más solidaria de Ansu, que no rehúye de sus orígenes. El año pasado hizo una donación de 330 balones en la caseta municipal y los firmó todos. Uno a uno. Ahora ha fallecido un chaval de la escuela, al que le harán un homenaje en diciembre. Posiblemente Ansu acuda para entregarle a la viuda los detalles, aunque su presencia aún tiene que confirmarse.

La lesión supuso un varapalo importante en su carrera, justo cuando su crecimiento no se estancaba. Aunque parecía que aquello lo dejaría en un jugador del montón, su vuelta ha superado todas las expectativas. "Lo pasó muy mal, pero mentalmente es muy fuerte. Superó la lesión a pasos agigantados: la tarea de recuperación de una semana la hacía en dos días", explica Antonio. Ahora quiere dejar atrás los meses de sufrimiento y consolidar al Barça. Rexach lo definió a la perfección: "Está tocado por los dioses".

Ansu Fati
El redactor recomienda