Cristiano Ronaldo falla un gol a puerta vacía y luego hace un doblete para la historia (0-3)
  1. Deportes
  2. Fútbol
portugal gana a hungría

Cristiano Ronaldo falla un gol a puerta vacía y luego hace un doblete para la historia (0-3)

Cristiano Ronaldo hizo lo peor y lo mejor en la victoria de Portugal contra Hungría. En la primera parte falló un gol bajo palos y en el final del partido hizo un doblete

placeholder Foto: Cristiano Ronaldo celebra el gol de penalti a Hungría. (Efe)
Cristiano Ronaldo celebra el gol de penalti a Hungría. (Efe)

Hizo un gol de penalti para la historia, otro de bella factura en el descuento y, antes de todo esto, falló otro clamoroso. El penalti es para la historia porque Cristiano Ronaldo superó a Platini como el máximo goleador en la historia de la Eurocopa. Se pone con 11 goles. Hasta el doblete, el partido de Cristiano estaba siendo discreto. Aunque suene raro, el fallo de Morata en el partido contra Suecia ha sido superado por el de Cristiano Ronaldo en el minuto 43. La estrella portuguesa remató arriba, solo, a puerta vacía, un balón centrado desde la banda. Apareció la frustración en una acción a la que no estamos acostumbrados. No suele perdonar y falló, cerca del descanso, en el remate más sencillo. Solo había que empujar la pelota, pero no acertó. Peor definición que la de Morata, para consuelo de los aficionados españoles que no dan crédito y algunos pitan al delantero de la Selección española. Lo arreglaría al final del partido con el doblete.

Le tocó sufrir. Cristiano Ronaldo se marchó al descanso lamentando la ocasión, serio, preocupado por no haber tenido acierto en el remate. El partido era cerrado y no estaba cómodo. Los húngaros pusieron un sistema defensivo agresivo, duro con los marcajes y asfixiante. Portugal dominaba con un juego directo, más vertical y físico que el que hace la España de Luis Enrique, pero sin definición. Así es el fútbol. La inspiración también influye en los delanteros y Cristiano, que es de los más fiables, no encontraba la pegada.

Foto: Luis Enrique durante el partido entre España y Suecia. (EFE)

El partido empezó mal para la estrella portuguesa. Con una bronca a su compañero Diogo Jota por no pasarle un balón en una acción de ataque en la que estaba desmarcado dentro del área. Jota, delantero del Liverpool, estuvo egoísta. Chupón. Lo fácil era haber asistido a Cristiano y decidió hacer lo más complicado. Solo era el minuto cinco del partido y el capitán de Portugal empezó contrariado con la decisión de su compañero. No fue la única. Diogo Jota tuvo otra jugada en la que se obcecó en definir por su cuenta, muy individualista, teniendo a Bruno Fernándes como mejor opción para pasar el balón y finalizar la jugada. Otra bronca para el delantero del Liverpool, que jugó de titular por delante de Joao Félix.

68.000 espectadores

Cristiano Ronaldo llevó poco peligro en la primera parte. Antes del garrafal fallo en el remate alto a puerta vacía tuvo un cabezazo, en el que midió mal el salto, y remató por encima de la portería. Estaba enjaulado. Hungría hizo un marcaje duro, físico, de choque en un partido intenso, alocado y con un ambiente ensordecedor, vibrante como en tiempos de antes de la pandemia. El partido se disputó en el estadio Puskas Arena de Budapest y tuvo el permiso de meter en las gradas al 100% del aforo. Un total de 68.000 espectadores en las gradas sin mascarilla ni distancia de seguridad.

En esta atmósfera de ruido, caliente y ante un rival agresivo debutó Cristiano Ronaldo en su quinta participación en una Eurocopa. Un récord más para la historia de este futbolista que tuvo que hacer frente en un partido áspero y rocoso por la intensidad defensiva de los húngaros.

placeholder Cristiano Ronaldo regatea al portero de Hungría. (Efe)
Cristiano Ronaldo regatea al portero de Hungría. (Efe)

En la segunda parte, Cristiano enloqueció en una jugada polémica, para pedir con vehemencia al árbitro un penalti por manos de un defensor húngaro. Había controlado un balón con el pecho dentro del área y la pelota tocó en la mano, pegada al cuerpo, del defensor. Ni el árbitro ni el VAR entendieron que fuera intencionada. Más desesperación de un Cristiano Ronaldo que no encontraba sus oportunidades para rematar y generar peligro. Tras esta acción llegó el susto con un gol anulado a Hungría por fuera de juego. Portugal era incapaz de desequilibrar el partido, de imponer su superioridad colectiva ni la calidad individual.

El seleccionador, Fernando Santos, no vio la ocasión para meter en el campo a Joao Félix. Pero la suerte estuvo del lado del actual campeón de Europa. A falta de siete minutos para el final, un remate de Rafael Guerreiro pegó en un jugador húngaro y desvió la pelota. Llegó el gol. Un minuto y medio después, con el partido roto, Rafa Silva provocó un penalti y no falló Cristiano Ronaldo, que lo celebró con rabia y desafiando a la grada con un gesto amenazante (le habían cantado 'Cristano, homosexual'). Cristiano Ronaldo llega a la cifra de los 106 goles con la Selección portuguesa con el doblete ante Hungría.

Cristiano Ronaldo Joao Félix Eurocopa
El redactor recomienda