el presidente se ACERCA AL GRUPO

Los significativos abrazos del vigilante Florentino Pérez a Solari y Sergio Ramos

Florentino estuvo en el entrenamiento del equipo en Roma antes del partido. La presencia del presidente no se puede considerar como testimonial. Exige una reacción

Foto: Solari observa a Modric durante el entrenamiento del Real Madrid en el Olímpico de Roma. (Efe)
Solari observa a Modric durante el entrenamiento del Real Madrid en el Olímpico de Roma. (Efe)

La reacción de Florentino Pérez a la dura derrota contra el Eibar, que presenció en directo en el palco de Ipurua junta a la presidenta del club eibarrés Amaia Gorostiza, ha sido la de estar presente en el entrenamiento del Real Madrid en el Olímpico de Roma este lunes por la tarde. La presencia del presidente no fue testimonial, sino un gesto simbólico que suma para tratar de activar a unos jugadores que están coqueteando con una nueva crisis. Si este martes (a las 21:00 horas) perdieran, la atmósfera se volvería a contaminar, las dudas aparecían y la sensación de estar tirando la temporada se acrecentaría. Los futbolistas, conscientes de ello, se percataron de su presencia.

En la directiva del Madrid existe el convencimiento de que entre todos tienen que ayudar a Solari. El plan del presidente pasa por pedir a Sergio Ramos y al preparador físico Antonio Pintus que mejoren la actitud –de ello se tiene que encargar el capitán– y la forma física –en ello está el italiano–. Para aportar en la causa, el presidente se dejó ver en el entrenamiento vespertino que realizó el equipo en el escenario del encuentro, el Olímpico de Roma, por si su presencia vale para algo. Y en cuanto apareció y le vieron los jugadores y el cuerpo técnico hubo una reacción. Primero se acercó Solari para darle un tímido abrazo y después lo hizo Sergio Ramos, que fue más descarado. El capitán tuvo un gesto de complicidad más elocuente que el protocolario o caballeroso gesto del nuevo entrenador.

Florentino sonrió como pudo porque el presidente tiene la cara que se puede tener cuando el proyecto ha cambiado de entrenador y los resultados en la Liga le colocan en la sexta posición de la clasificación con cinco derrotas y dos empates. Preocupan más las sensaciones y la mala imagen que la realidad de la tabla porque, dentro de lo malo, el Madrid se beneficia de la irregularidad de Barcelona y Atlético –los culés están a cinco puntos y los rojiblancos a cuatro–. La Liga sigue siendo un tormento para los directivos del Madrid y la plantilla y en la Champions se encuentra la competición que despierta la motivación y la ambición. Pero esto no le vale a Florentino y así se lo ha hecho saber a Solari y Sergio Ramos.

Subir el compromiso

Se buscan explicaciones a lo que está pasando para que se hayan dejado escapar 19 puntos en la Liga. Los análisis, al margen de la ausencia de actitud, carácter y desgana que se vio contra el Eibar, están encaminados a la falta de solidez y un equipo que sigue sin acostumbrarse a jugar sin Cristiano Ronaldo. Lo primero se puede corregir y tiene una solución más fácil. El Madrid recibe muchos goles y Solari y los jugadores hablan abiertamente de subir el nivel defensivo. “Aquí tienen que defender y atacar todos”, es la frase más repetida. Lo de Cristiano es otra historia porque ya no está, pero sí es cierto que los problemas para hacer goles aparecen como en días aciagos como el de Eibar. Acostumbrarse a que no está el portugués es algo que llevará tiempo.

En esta semana en la que hay dos citas importantes –Roma y Valencia– la solución pasa por trabajar más, subir la concentración, el esfuerzo y la exigencia. Florentino Pérez, que no quiere otro susto ni pasar vergüenza, lo ha hecho saber de boca y con sus presencia en el entrenamiento de Roma antes del partido. En el vestuario de los jugadores las cosas se han dejado claras. “Es hora de hablar menos y hacer más en el campo”, dice Carvajal.

Champions

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios