una goleada plácida en la champions

La alfombra roja a Benzema y Bale: por algo empieza el Real Madrid a salir de la crisis

Benzema y Bale recuperaron el olfato del gol en la cómoda victoria contra el Viktoria Plzen. Solari suma su tercera victoria y toma decisiones difíciles: Courtois es el titular

Foto: Benzema y Bale celebran el tercer gol del Real Madrid ante el Viktoria Plzen. (Reuters)
Benzema y Bale celebran el tercer gol del Real Madrid ante el Viktoria Plzen. (Reuters)

El camino más corto para salir de la crisis en el Real Madrid es ganar partidos y que los delanteros recuperen el olfato goleador. Lo mejor de la victoria contra el Viktoria Plzen (0-5) fue ver cómo volvían a celebrar goles Benzema y Bale. Se nos había olvidado. Esa alegría de los especialistas en la definición es una buena ayuda para empezar a quitarse el ataque de nervios y el estrés acumulado desde finales de septiembre. Apareció la pegada en el Real Madrid en un día con alfombra roja para que se pasearan el francés y el galés. Las facilidades defensivas y la fragilidad de los checos tuvieron una respuesta contundente de una dupla que tiene que seguir confirmando si serán capaces de compensar el carro de goles que se fue a Turín. La exigencia sigue para Benzema y Bale porque llevaban mucho tiempo apagados y eran, en gran parte, los culpables de los males que acabaron con el despido de Lopetegui.

La reconstrucción de la confianza empieza por encadenar una racha de victorias que sirva para espantar la desconfianza y la inseguridad en los futbolistas. El juego queda en un segundo plano. Todavía no está el Madrid para pedirle un fútbol atractivo y coral. En la goleada al Viktoria Plzen se comprobaron en los primeros 20 minutos del encuentro los mismos síntomas de parálisis futbolística que en las nefastas derrotas contra el Sevilla y Barcelona, por ejemplo. El Madrid empezó desenchufado y despistado. Con imprecisiones en los pases, mala salida del balón y sin agresividad. La noche amenazaba tormenta para Solari cuando el rival estrelló un balón en el larguero —minuto 8— y el árbitro le perdonó a Sergio Ramos la expulsión por dar un codazo.

El Real Madrid pasó de la mediocridad y la vulgaridad a la brillantez con un chispazo de Benzema. Una jugada individual del francés rompió la monotonía del fútbol plano y atascado. El francés recuperó el descaro, la inspiración y 'dribling' en una maniobra en la que escapó de tres adversarios y que finalizó en gol. Benzema salió de su apatía para hacer un segundo gol de cabeza sin oposición. Las mismas facilidades tuvo Bale para romper su mala racha goleadora. El galés no marcaba desde el 9 de septiembre en el partido contra la Roma en el Bernabéu. Llegaron los goles de los atacantes en una primera parte tediosa. El gol es la mejor medicina. El siguiente paso para confirmar la recuperación del equipo es comprobar si convence cuando tenga rivales de mayor entidad. El domingo es una buena prueba con la visita a Balaídos. El Celta exigirá más y perdonará menos que el Viktoria Plzen.

La 'mano dura' de Solari

Solari debuta con triunfo en la Champions. Lleva tres de tres un entrenador que empieza a convencer a Florentino Pérez. Se comerá el turrón y dejará de ser provisional para estar toda la temporada porque tiene el don del técnico de la casa. Algunos dentro y fuera del vestuario creían que le habían puesto para no molestar a los jugadores, pero la realidad es otra. La decisión de acabar con la rotación en la portería deja tocado a Keylor Navas. El costarricense jugó en la Copa contra el Melilla y esto ya olía mal. Solari ha elegido a Courtois como su portero titular para la Liga y la Champions. No tiene dudas el entrenador. Prefiere reforzar la confianza del belga que tener a dos porteros pendientes de cuándo y qué partidos les corresponden a cada uno. Certezas ante incertidumbres.

Solari se distancia de los planes de Lopetegui muy pronto. Acaba de aterrizar y ha quitado a Keylor Navas de la Champions, Isco ha sido suplente en los dos últimos partidos —Liga y Viktoria Plzen—, Marco Asensio se quedó fuera del once en Pilsen, Vinícius ha jugado en los tres partidos —todo en Melilla, fue el revulsivo ante el Valladolid y debutó en la Champions—... Solari gana, golea, el equipo no encaja goles y juegan los fichajes. Todo lo que necesitaba el club para empezar a salir de la crisis deportiva y encontrar la estabilidad social.

Champions

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios