el real madrid gana en roma en un día difícil

La cruzada de Solari con Isco: victoria en una polémica decisión

Isco ha tenido que hacer algo más que no entrenar como le gusta a Solari o estar muy fuera de forma para no tener opciones de entrar en el once ni ser suplente

Foto:

Solari tomó una decisión de mucho calado en Roma. Dejar a Isco en la grada es un paso del que tienes que estar muy seguro porque no es un jugador cualquiera. Algo no le convence al entrenador de un futbolista que tiene señalado en rojo desde que se hizo cargo del banquillo. Las versiones oficiales hablan de que tiene que mejorar la forma física y que no tiene frescura porque precipitó su reaparición después de una operación de apendicitis aguda. Muy bajo de forma, con sobrepeso o muy mal tiene que estar entrenando para que ni siquiera tenga un sitio en el banquillo. Hasta Roma no había jugado de titular ninguno de los cinco partidos. En el Olímpico, después de la dura derrota contra el Eibar en Ipurua, fue descartado. Isco quedó señalado por Solari como uno de los problemas del Real Madrid y pagó las consecuencias de la derrota contra el equipo de Mendilibar. La decisión se defenderá desde el club con el criterio que marca Solari. El entrenador, en una apuesta de riesgo, sale vivo de Roma con una vicrtoria (0-2) cimentada más en la fortuna que en el buen juego. Pero un triunfo que alivia y sirve para que Solari coja oxígeno.

Las sospechas son que Isco ha tenido que hacer algo más que no entrenar como le gusta a Solari o estar muy fuera de forma para no tener opciones de entrar en el once ni ser suplente. Solari prefirió que en el banquillo de Roma se sentaran antes Fede Valverde, Mariano, Javi Sánchez y Vinícius. Lo que haya hecho Isco de puertas para adentro puede tener una influencia en la decisión de Solari. Los gestos de un futbolista que no juega, la cara torcida y los silencios enfadan a los técnicos. Y más si son recién llegados como Solari. El entrenador necesita futbolistas que le transmitan seguridad y un altísimo compromiso. A Isco no le entra por el ojo, de momento, porque fue uno de los más afectados con la salida de Lopetegui. La desmotivación también se palpa en el día a día. Entre esto, la forma física y que el plan de juego ahora es más vertical y directo, se puede explicar cómo Isco no tiene protagonismo.

Habrá más motivos que solo Solari e Isco sabrán y no querrán explicar, porque no está el Real Madrid para la desunión. Pero no se puede negar que el club empieza a tener un problema con Isco porque no será fácil gestionar, si esto sigue este guion, la suplencia de un futbolista que ya amenazó en la primera temporada de Zidane con escuchar ofertas de otros equipos si no jugaba con más asiduidad. Isco tiene carácter y mucho orgullo. Verse fuera de la convocatoria en Roma le ha sentado a rayos. Estará herido, mosqueado y muy fastidiado. Se habrá sentido hasta menospreciado.

Lavado de imagen en Roma

Solari sabrá o intentará gestionar una situación que es incómoda en la plantilla, porque Isco es uno de esos futbolistas que están muy valorados por sus compañeros. Le hará jugar en cualquier momento y esperará a cargarse de razones para depositar su confianza en el malagueño. Pero a Isco esto es difícil que se le olvide. Roma será el día en el que Isco se quedó en la grada. Un futbolista internacional que tiene todo el reconocimiento de Luis Enrique en la Selección española. Juega todos los minutos cuando le llama el seleccionador y desde que ha cogido los mandos Solari en el Real Madrid su situación es delicada y preocupante.

Pero el Real Madrid ganó y las victorias ayudan a los entrenadores. Le hacía falta este triunfo a Solari después del bochorno en Ipurua y el enfado de Florentino Pérez —estaba en la grada del Olímpico de Roma—. Ganó el Real Madrid con sufrimiento en la primera parte y regalos en la segunda. Courtois evitó que el equipo se fuera perdiendo al descanso. Viene siendo habitual que el portero belga sea el mejor o de los mejores. En Roma también sobresalió. En el inicio de la segunda parte, Bale aprovechó un regalo del defensa Fazio para abrir el marcador. El partido se puso como le gusta al Madrid. Se replegó y ordenó mejor con Marcos Llorente —titular— y amenazó a la contra con Bale, Benzema y Lucas Vázquez. Este último hizo el segundo gol para cerrar el partido. El resultado es bueno. El Madrid coge el liderato del grupo. Lo malo es que el asunto de Isco tiene otras connotaciones más serias que las deportivas. Lo de Isco es decisión técnica y algo tiene de castigo. Solari lo califica como "un problema ficticio".

Champions

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios