keylor y lloris evitaron la victoria del rival

Cristiano neutraliza a Kane, pero el Real Madrid no supera a Pochettino

El Real Madrid dio un paso más hacia los octavos de final en lo que otro día podría considerarse un tropiezo, pero que esta vez tiene mucho valor por el enorme fallo del Dortmund en Chipre

Foto: Cristiano anotó el empate de penalti. (Reuters)
Cristiano anotó el empate de penalti. (Reuters)

Ganar en Champions debería ser siempre así de complicado. El Real Madrid se dejó dos puntos en el Santiago Bernabéu. Ese podría ser un análisis. Otro, más conservador y, probablemente, realista, titularía que el Real Madrid dio un paso más hacia los octavos de final. El Tottenham no es el mejor equipo de Inglaterra, pero sí es uno de los más trabajados del planeta, un digno adversario en esta competición, con varios futbolistas de talla mundial que en un fútbol desarbolado por los millones, siguen en el barrio pijo de Londres. Y claro, todo sabe mejor cuando se sabe que el otro enemigo del grupo, el Borussia Dortmund, está a dos partidos de distancia, más el más que probable gol average particular.

Para levantar la Copa de Europa hay que ganar a los mejores. Sí, pero no siempre hace falta que así sea, si bien hacerlo tras dejar por el camino a los que te ponen en mayores dificultades supone una alegría extra, pues superar las que vienen mal dadas deja un poso con sabor a miel artesanal. Además del evidente beneficio económico, es eso lo que busca la hipotétitca futura superliga europea, que veamos estos partidos todas las semanas, que jugar contra el APOEL, con todos mis respetos, sea una excepción, más que una tradición.

Hay que tener mucho cuidado con las alabanzas que se escuchan de los futbolistas ingleses. Fíjense en la mayoría de supuestos buenísimos jugadores que han aparecido en la Premier League en los últimos años. ¿Dónde están ahora? ¿Han explotado de verdad? Muy pocos han acabado siquiera asentándose en la selección inglesa. Por eso hay que tomar muy en serio siempre a Harry Kane. Lleva varias temporadas manteniendo el fantástico nivel con el que debutó en el primer equipo del Tottenham. Mejor dicho, lo ha ido mejorando hasta ser uno de los mejores '9' del mundo. El runrún previo con su presencia en el Bernabéu estaba justificado. Y el Madrid lo conoció.

Keylor estuvo sensacional ante Kane. (Reuters)
Keylor estuvo sensacional ante Kane. (Reuters)

Pochettino ha rozado el ridículo en sus enfrentamientos directos contra el Madrid desde que es entrenador. Con el Espanyol perdió siempre y nunca marcó. Era una perita en dulce, más incluso en el Bernabéu, donde salía destrozado cada vez que lo pisaba. El Tottenham es otra cosa. Sus Spurs son un equipo de autor, una firma propia en una liga que juega a otra cosa y que nunca piensa en el futuro. Pochettino ha sido lo mejor que le ha pasado a la cantera inglesa en años. Jugó en el Bernabéu con Harry Winks, chaval del filial de 21 años, de titular porque no tenía a Dele Alli, otro canterano. Y para superar al rival, donde estuvo la clave, fue en un experimento: acompañó a Kane con Llorente. Uno, el español, fija a los centrales y sirve en el plato los melones que le llegan, el otro disfruta los espacios creados y golea.

El Madrid no estuvo cómodo en ningún momento. No fue el Madrid de los grandes partidos, el mismo que desde que está Zidane como entrenador siempre ha mostrado su versión más competitiva y superior cuando tenía delante a un enemigo de su misma altura. La alineación fue la que siempre se puede esperar, salvo por la incorporación de Achraf Hakimi, el niño de 18 años que se quedó en el primer plantel para cubrir el hueco de Carvajal, cubrió el hueco de Carvajal como si no pasara nada, como si no faltase uno de los mejores laterales del mundo. Los Spurs no permitieron que en ningún momento Kroos y Modric pudieran organizar el juego y esta vez Isco no explotó esas virtudes que le han dado portadas en el mundo.

No supusieron estas dos situaciones, esto es, la molestia madridista y la táctica ofensiva londinense, que el partido se equilibrara hacia la nada, que se anularan. No sucedió tal cosa. Más bien las virtudes de ambos brotaron y ofrecieron un espectáculo ofensivo que sí se vio realmente mermado por la actuación de ambos cancerberos. Keylor y Lloris marchitaron casi todas las opciones claras que fueron hacia sus dominios y ambos solo dejaron pasar a las redes dos acciones puntuales: un rechace y un penalti. El resto fueron despejados con esa excelencia y gracia que tienen los porteros de primerísimo nivel. La noche de los dos guardametas se resume en dos paradas al límite, de las que las aficiones cantan gol por acto reflejo: Lloris sacó un pie de la nada para sacar un remate a bocajarro de Benzema y Keylor, una puntita de los dedos para desviar casi imperceptiblemente un uno contra uno con Kane.

Ficha técnica

1 - Real Madrid: Keylor Navas; Nacho, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Kroos, Modric, Isco (Lucas Vázquez, m.87); Benzema (Asensio, m.76) y Cristiano Ronaldo.

1 - Tottenham Hotspur: Lloris; Aurier, Alderweireld, Dier, Davinson, Vertonghen; Winks, Sissoko (Son, m.89), Eriksen; Fernando Llorente (Rose, m.80) y Kane.

Goles: 0-1, m.28: Varane en propia puerta. 1-1, m.43: Cristiano Ronaldo de penalti.

Árbitro: Szymon Marciniak (POL). Amonestó a Cristiano Ronaldo (32) por el Real Madrid, y a Aurier (43) por el Tottenham.

Incidencias: encuentro correspondiente a la tercera jornada de la Liga de Campeones, disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 79.000 espectadores.

Champions

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios