Pochettino y sus 'babes' refrescan el fútbol inglés y sueñan con la Premier
  1. Deportes
  2. Fútbol
el pujante crecimiento del tottenham

Pochettino y sus 'babes' refrescan el fútbol inglés y sueñan con la Premier

“Estamos haciendo una buena labor en el Tottenham, con una buena filosofía. Estamos contentos de cómo estamos desarrollando este camino”, reconoce el técnico argentino

placeholder Foto: De izquierda a derecha, junto a Pochettino: Brandon Austin, Kasiah Sterling, Alfie Whiteman, Jack Roles, Samuel Shashoua, Tom McDermott y Nick Tsaroula (David Ruiz)
De izquierda a derecha, junto a Pochettino: Brandon Austin, Kasiah Sterling, Alfie Whiteman, Jack Roles, Samuel Shashoua, Tom McDermott y Nick Tsaroula (David Ruiz)

A golpe de sueño. Así interpreta Mauricio Pochettino cada mañana esa refrescante sinfonía que comenzó a componer año y medio atrás en los campos de Enfield. Espanyol y Southampton disfrutaron de las primeras escalas y los arpegios de este hombre orquesta empeñado en hacer ahora del Tottenham el nuevo Mesías del fútbol inglés rodeado de una pléyade de jóvenes y brillantes solistas dispuestos a seguir la batuta de su ‘maestro’ hasta los principales escenarios del ‘Bel Calcio’ mundial. “Yo soy un soñador. Esperar, uno siempre espera tener resultados. Pero luego uno tiene que trabajar y creo sinceramente que estamos haciendo una buena labor, con una buena filosofía. Estamos contentos de cómo estamos desarrollando este camino”, dice el técnico argentino.

El orgullo y la satisfacción por ver que su arriesgada apuesta por la cantera en la liga más acaudalada del planeta marcha viento en popa se refleja en su rostro mientras trata de explicar a El Confidencial cómo se las ha ingeniado para conseguir, en tan corto espacio de tiempo, que esa música de cámara que sus descarados ‘barítonos’ interpretan cada fin de semana en la Premier les haya llevado hasta el borde mismo de una cima que en estos momentos ocupa el sorprendente Leicester de Ranieri. “Uno trata de darle su impronta y construir un equipo a partir de los valores que siente. El fútbol siempre es un todo. No podemos obviar ciertos aspectos en el juego, en el fútbol, en el club, en los proyectos… Un poco todo nos hace sentir orgullosos de cómo estamos jugando, de la respuesta de los jóvenes o de cómo funciona el equipo. Lo de la situación en la tabla es justo un compendio de todo eso. Es verdad que hemos mejorado muchísimo y que estamos haciendo una buena temporada, pero aún no hemos acabado. Ahora toca finalizarla manteniendo y, si es posible, mejorando todo lo que hemos hecho hasta ahora”.

[Lea aquí: En el corazón del Leicester, el prodigio de la Premier]

Poco amigo de sacar pecho por haber colocado nuevamente a los Spurs en el mapamundi de la pelota y sí de invertir horas y horas, ya sea en el despacho o a pie de campo, buscando la fórmula que le permita obtener un mayor rendimiento a sus efectivos, el técnico hispano-argentino se ha ganado el respeto de medios, analistas y por encima de todo el cariño de White Hart Lane demostrando que una filosofía de trabajo basada en exprimir hasta el tuétano tu propia academia puede competir de igual a igual con las grandes fortunas de la Premier e incluso llegar a superarlas. “Gente joven hay en todos los lados, sólo hay que darles la posibilidad de que muestren todo eso que llevan dentro y creer en ellos. Lo llevamos en nuestro ADN”, recuerda Poche, buscando con la mirada la complicidad de su plana mayor (léase Jesús Pérez, Miguel D’Agostino y Toni Jiménez).

Cuestión de paciencia

Y advierte a renglón seguido: “Aún estamos en el inicio. De hecho, estamos sentando las bases del futuro de este club. Pienso que estamos en un buen camino, en una buena línea. Así que sólo necesitamos tiempo para poder desarrollarla hasta donde nosotros deseamos y poder conseguir logros importantes. Pero contamos con un grupo fuerte que cree en lo que hacemos”.

[Lea aquí: Kanté, el Makelele del Leicester]

Creer. Buena parte de ese sueño al que está dando forma Pochettino en el espectacular centro deportivo del Tottenham se asienta sobre ese pilar, el del convencimiento. Y en ese lugar común se funden en una comunión perfecta veteranos y noveles: un vestuario donde nadie es mejor que nadie mientras no lo demuestre sobre el césped en las sesiones preparatorias. Llegados a este punto, el mister aclara que esa querencia suya por pulir diamantes en bruto no significa que sea reacio a contar entre sus huestes con estrellas de primer nivel. “No, para nada. Siempre tratamos de armar un equipo con la mejor calidad y cantidad posible en los jugadores, priorizando lo primero, pero yo me siento cómodo trabajando con jóvenes y no tan jóvenes. Creo que aquí, en el Tottenham, tenemos un buen balance entre gente joven y otros que no lo son tanto. Tenemos a Lloris, Dembelè, Vertonghen, Alderweireld, que tienen ya mucha experiencia; y de otro lado a chicos como Alli, Mason, Lamela o Eriksen, que son más jóvenes. A mí no me gusta distinguir entre jóvenes y veteranos. Prefiero hablar de calidad, no de edades o de nombres”.

La pujante clase media

Empero, el constante goteo de talentos procedentes de ese vivero interminable que es la ‘fábrica’ de Hotspur Way (Ryan Mason, Harry Kane, Dele Alli, Naim Bentaleb, Tom Carroll, Josh Onomah, Harry Winks, Cameron Carter-Vickers…) marca claramente la pauta en la escuadra más joven de la Premier (su media de edad es de 24’70 años). Una inversión de futuro por la que siempre toca pagar el peaje de la ausencia de horas de vuelo, algo que por Enfield confían en que no frene las aspiraciones de los ‘Poche Babes’ en este tramo final de campaña. “Es cierto que estamos aún cogiendo esa experiencia como equipo, que es vital para poder hacer grandes cosas en fútbol. Pero eso no significa que sintamos vértigo por estar donde estamos. Al contrario. Es mucho más bonito jugar sabiendo que estás ahí arriba que por abajo. Siempre es lindo sentir que juegas por algo importante. Indudablemente la experiencia es un grado y los jugadores que ya han ganado cosas pueden tenerla, pero para nosotros es un desafío colectivo porque es donde radica nuestra fuerza”.

[Lea aquí: Rafa Benítez recupera la ilusión en el Newcastle]

Ese desafío al que hace referencia Pochettino consiste básicamente en recuperar los cinco puntos que le aventaja el equipo de Ranieri en las siete jornadas que restan para que concluya la más loca Premier que se recuerda desde su creación hace 25 años. “Lo del Leicester tiene un mérito increíble. Si están dónde están es porque se lo han ganado a pulso. Ellos simbolizan como nadie el éxito de la clase media en el fútbol inglés. Aquí el dinero está mejor repartido que en España o Alemania y ayuda a subir el nivel de los equipos que están por abajo. Es por eso que clubes como Watford, West Ham, Southampton, Stoke, Bournemouth o el propio Leicester han podido hacer fichajes de calidad y mejorar sus plantillas, lo que permite que la Premier sea más competitiva”, asegura.

205 aprendices

Por las dudas, el preparador de Murphy prefiere no escuchar en el vestuario nada de ganar una liga inglesa que los Spurs no festejan desde 1961. “No hablamos de eso. Lo más importante, y es lo que yo les transmito, es que no hay que hablar, sino demostrar que queremos lograr algo importante. ¿Y eso cómo se demuestra? Pues siendo más profesionales, teniendo más deseo de entrenar y sufriendo más en el día a día para lograr esas metas a las que todos aspiramos en el club”.

Bajo semejantes parámetros y una perfecta sintonía en el trabajo diario con John McDermott, el coordinador de la academia y quien mejor conoce a los 205 chavales que la integran, y el batallón de 47 profesionales que les educan sobre el manto verde, el cuerpo técnico hispano-argentino sigue con atención las evoluciones de la siguiente camada de intrépidos peloteros que ya han empezado a golpear la puerta del primer equipo. Porque las intensas jornadas (diez horas de media) en Enfield dan para atacar todos los frentes que se cuecen en el universo ‘Spur': desde darse una vuelta por los 20 campos donde se ejercitan los más pequeños e incluso interactuar con ellos durante unos minutos, hasta volcarse durante un buen rato, al finalizar la sesión de los ‘Pross', en corregir movimientos y situaciones de juego con los canteranos que entrenan todos los días a sus órdenes.

Después de que Brandon Austin (portero, 17 años); Kasiah Sterling (delantero, 18); Alfie Whiteman (portero, 17); Jack Roles (medio, 17); Samuel Shashoua (medio, 16); Nick Tsaroula (defensa, 17) y Tom McDermott (portero, 17) aceptan posar rodeando a su mentor, el propio Pochettino y Jesús Pérez avisan: “Quédate con sus nombres, alguno de ellos no tardará en dar el salto”. Con el técnico santafesino guiando el timón de Enfield, es sólo cuestión de tiempo que eso suceda.

Pochettino analiza el impacto de la llegada de Pep Guardiola a la Premier.
Premier League Mauricio Pochettino Tottenham Hotspur FC
El redactor recomienda