Es noticia
Menú
La ambición sin límites del Barça de Laporta: el anhelo de Messi, mucho comprar y poco vender
  1. Deportes
  2. Fútbol
PERSPECTIVA ECONÓMICA

La ambición sin límites del Barça de Laporta: el anhelo de Messi, mucho comprar y poco vender

Tras haberse erigido como el gran agitador del mercado estival, para sorpresa de todos los aficionados, la entidad azulgrana afronta el mes de agosto con muchas cuentas pendientes

Foto: Joan Laporta, en un acto de homenaje a Johan Cruyff. (EFE/David Borrat)
Joan Laporta, en un acto de homenaje a Johan Cruyff. (EFE/David Borrat)

"El Barça ya no está quebrado, pero, a partir de ahora, tiene la obligación de hacer las cosas muy bien cada año porque, de lo contrario, la situación será mucho más grave". Esto comentaba Albert Deulofeu, economista experto en materia deportiva, semanas atrás a este periódico. Pocos días después, la entidad azulgrana se lanzó al mercado con el dinero de las famosas palancas y consiguió cerrar tres traspasos multimillonarios. Entre Raphinha, Lewandowski y Koundé, el Barça ha desembolsado 153 millones de euros fijos, a expensas de que se cumplan diversas variables. De esta forma, y en poco menos de un mes, el club catalán ha vuelto a estar en el foco mediático de una ventana de fichajes, siendo el agitador claro del mercado. Quién lo iba a decir… Pero parece que Laporta no tiene suficiente y su ambición -quizá desmedida- le obliga a vender más ilusión.

Las últimas declaraciones del presidente han ido precisamente en esa dirección. Un nuevo mensaje fantasioso para su parroquia. "La etapa de Messi en el Barça no acabó como todos queríamos, acabó muy condicionada por cuestiones económicas y tenemos una deuda moral con él", aclaraba Laporta ante los medios de comunicación. El barcelonés no da puntada sin hilo y, pese a confirmar que no había tenido contacto con Leo, sí que expuso su sentimiento de culpabilidad por lo ocurrido y cómo pretende solucionarlo. "Nos gustaría que el final de su carrera fuese con la camiseta del Barça y fuese aplaudido en todos los campos. Es una aspiración que tengo, soy corresponsable de su final y me gustaría que sucediese". Sí, Laporta quiere convertirse en el presidente que volvió a fichar a Leo Messi y, de esta forma, se olvide que también es el presidente que no lo pudo retener.

Foto: Joan Laporta en la presentación del acuerdo para que el FC Barcelona juegue en el Estadio Olímpico Luís Companys. (EFE/Enric Fontcuberta)

Esta comparecencia durante la gira norteamericana no hace más que mostrar el carácter del presidente de la entidad azulgrana, mediante el cual pretende enseñarle al mundo que el Barça está de vuelta. El "tranquilos merengues, lo que pasa en Las Vegas se queda en Las Vegas" que se vio en la ciudad americana o la última pancarta luminosa en pleno Times Square son algunos de los gestos que lo prueban. Sus palabras vuelven a tapar otros problemas que el resto de aficionados culés puede haber olvidado.

placeholder Lewandowsk, en su primer partido como azulgrana. (EFE/Marcin Cholewinski)
Lewandowsk, en su primer partido como azulgrana. (EFE/Marcin Cholewinski)

Las salidas que no llegan

Nadie se quiere ir, es un hecho. Desde la cesión sin opción de compra al Tottenham de Lenglet, el FC Barcelona no ha conseguido sacar más futbolistas. Las renovaciones desorbitadas que firmó en su día Bartomeu son, en gran parte, uno de los escollos que siguen bloqueando la situación del club. Mingueza parece que será el siguiente en salir, en calidad de traspasado y liberando un pequeño hueco. A partir de ahí, restan por hacer mil y una operaciones. Hasta 32 futbolistas tiene a su disposición Xavi Hernández y cinco de ellos, los nuevos fichajes, siguen sin estar inscritos a dos semanas de que arranque la Liga.

Frenkie de Jong ha sido la diana del presidente desde que arrancase el mercado estival. Se le abrió la puerta debido a que no podría ser inscrito por la subida salarial de su contrato, que alcanzará los 23 millones de euros brutos al arrancar la competición. Pese a ello, Laporta sigue jugando al gato y al ratón con el centrocampista. Prueba de ello son sus últimas declaraciones: "Frenkie es jugador del Barça. Queremos que se quede, él quiere quedarse. Hemos recibido ofertas importantes por él, pero es nuestro jugador". El neerlandés es un problema económico, pero no es el único caso.

Xavi cuenta con cuatro porteros, además de Umtiti, Pjanic, Riqui Puig, Álex Collado, Braithwaite, Depay y Abde, entre otros. ¿Problema? Las ofertas que llegan no satisfacen las pretensiones económicas de los futbolistas. Normal. "El FC Barcelona, al mismo tiempo que vende activos para reducir su deuda, debe ajustar la masa salarial porque, de lo contrario, volverá a estar en la misma situación", señalaba Albert Deulofeu hace semanas a El Confidencial. De esta situación, de momento, poquito.

El Barça es el club que más ha gastado en este mercado de fichajes, pero ha vendido poco

El balance de fichajes

El músculo financiero que ha demostrado Laporta al mundo del fútbol es innegable. Hasta los culturistas más reputados han quedado fascinados. Eso sí, habiendo terminado la fase de volumen, el Barça parece que va un poco tarde para la fase de definición. El balance de fichajes es negativo. Pero no solo eso, es el club con peor balance del mundo en esta ventana, acumulando -130 millones de euros. El cálculo es fácil: 153 millones de gastos y 23 en ventas, donde solo se ha conseguido dar salida a Coutinho (20 millones) y a Trincao (3 millones).

Además, pese a que pueda parecer un tanto obvio, el Barça también es el club que más ha gastado a fecha de hoy, por delante de clubes como Manchester City y PSG. Los números no engañan y, salvo giro radical de los acontecimientos, la entidad culé sumará otra cifra negativa a sus resultados.

placeholder Laporta, en un acto de la fundación de Barça en Nueva York. (EFE/Ángel Colmenares)
Laporta, en un acto de la fundación de Barça en Nueva York. (EFE/Ángel Colmenares)

Un tapón para la Masía

La cantera del Barça siempre ha sido una de las más prolíficas en cuanto a futbolistas que llegan al primer equipo y se consolidan en la máxima categoría. Gavi y Araújo son, muy probablemente, los casos de éxito más recientes. No obstante, los últimos movimientos de la directiva en materia de fichajes hace prever un futuro desdichado para la Masía. Ciñéndonos a los acontecimientos más recientes, Ferrán Jutglá se ha tenido que marchar a Bélgica, Moussa Wagué ha terminado marchándose libre y todavía quedan varias incógnitas en la primera plantilla. Ez Abde sigue sin resolver su futuro, Álex Collado ha regresado de su cesión al Granada, a Nico González le han fichado a Kessié para su posición y, en la portería, Arnau Tenas e Iñaki Peña esperarán a que Ter Stegen se resfríe.

Por no hablar del filial, donde los mejores seguirán esperando su oportunidad en la Copa del Rey, con la esperanza de conseguir deslumbrar al técnico de Terrassa. Cuando peor marchaban las cosas, y estando en época de vacas flacas, el Barça solo consiguió consolidar a uno de todos los jóvenes que debutaron con Koeman y Xavi: Gavi.

Foto: Xavi junto a Laporta en su presentación como técnico del Barça. (Efe/Alejandro García)

La esperanza se llama Mateu Alemany

Y entre tanto polvo, la figura de Mateu Alemany se erige como lo gran esperanza en todos los problemas expuestos anteriormente. Desde su llegada a la entidad culé, se ha conseguido cerrar los traspasos de Aleñá, Trincao, Emerson, Coutinho, Todibo, Monchu y Firpo. Sumado a otras operaciones como las de Lenglet, Griezmann o Rey Manaj, la caja del Barça ha conseguido recaudar alrededor de 85 millones de euros. Además, antes de que arrancase el presente mercado de fichajes, consiguió cerrar la incorporación de hasta ocho futbolistas sin pagar traspaso, aunque pagó el peaje de Ferran Torres por 55 millones. Por si fuera poco, bajo su tutela también ha llegado Pablo Torre, la nueva esperanza de la cantera azulgrana.

El mes de julio ha expirado y el Barça solo ha completado la primera parte del plan: comprar. Con César Azpilicueta en el horizonte como próximo objetivo, se podría decir que Laporta ha empezado la casa por el tejado, aunque las palancas fueron unos grandes cimientos que han conseguido aguantar la casa, de momento. Falta por ver si consiguen cerrar las paredes del domicilio o, por contra, se queda todo a la intemperie. La jugada de las palancas ha dejado perplejo a todo el mundo, pero hipotecar ingresos futuros para recuperar la imagen de élite absoluta en el presente, puede ser pan para hoy y una penuria ingente para mañana.

"El Barça ya no está quebrado, pero, a partir de ahora, tiene la obligación de hacer las cosas muy bien cada año porque, de lo contrario, la situación será mucho más grave". Esto comentaba Albert Deulofeu, economista experto en materia deportiva, semanas atrás a este periódico. Pocos días después, la entidad azulgrana se lanzó al mercado con el dinero de las famosas palancas y consiguió cerrar tres traspasos multimillonarios. Entre Raphinha, Lewandowski y Koundé, el Barça ha desembolsado 153 millones de euros fijos, a expensas de que se cumplan diversas variables. De esta forma, y en poco menos de un mes, el club catalán ha vuelto a estar en el foco mediático de una ventana de fichajes, siendo el agitador claro del mercado. Quién lo iba a decir… Pero parece que Laporta no tiene suficiente y su ambición -quizá desmedida- le obliga a vender más ilusión.

Mercado de fichajes FC Barcelona Joan Laporta Leo Messi
El redactor recomienda