Es noticia
Menú
De la ruina a gastar millonadas: dos economistas resuelven el enigma del Barça
  1. Deportes
  2. Fútbol
Radiografía de la economía azulgrana

De la ruina a gastar millonadas: dos economistas resuelven el enigma del Barça

No hay trampa ni cartón... Aunque extrañe. El Barça puede compaginar el tratar de dar salida a Frenkie De Jong para poder inscribir fichajes y gastarse 58 millones en Raphinha

Foto: Joan Laporta en la presentación del acuerdo para que el FC Barcelona juegue en el Estadio Olímpico Luís Companys. (EFE/Enric Fontcuberta)
Joan Laporta en la presentación del acuerdo para que el FC Barcelona juegue en el Estadio Olímpico Luís Companys. (EFE/Enric Fontcuberta)

Si a un aficionado del FC Barcelona le dicen hace un mes que su club iba a fichar a un tal Raphinha por 58 millones de euros (más variables) y que terminarían convenciendo a Dembélé para que también se quedase, seguramente, no se lo creería. El último fichaje ha sido Robert Lewandowski, cuyo traspaso ha superado los 40 millones. Estos movimientos parecen haber ahuyentado la nube negra que sobrevolaba Can Barça en los últimos meses con el tema económico y los aficionados del resto de equipos no han tardado en manifestarse. Y es que el Barça se encontraba en una situación crítica hasta hace escasas semanas, llegándose a rumorear incluso sobre la conversión en sociedad anónima. ¿Qué ha ocurrido para este cambio tan rápido?

Comencemos por el diagnóstico. En términos económicos, el FC Barcelona, en el mes de mayo, estaba quebrado. Los 451 millones de euros de patrimonio neto negativo situaban al club comandado por Joan Laporta en un problema muy serio. Ante la preocupación por parte de LaLiga a que la entidad catalana registrase pérdidas por tercera vez consecutiva (límite impuesto por la competición) en el ejercicio de la temporada pasada, se activó un protocolo para equilibrar la situación. En otras palabras, las famosas palancas. Al no tratarse de una sociedad anónima, el Barça no podía ampliar capital para salvar las cuentas. Por tanto, debía revertir el déficit patrimonial de otra forma. La venta de activos —futbolistas básicamente— es insuficiente, económicamente hablando, y debilitaría la competitividad del primer equipo. ¿Solución? Vender un porcentaje de los derechos de televisión y parte del patrimonio.

Foto: Xavi junto a Laporta en su presentación como técnico del Barça. (Efe/Alejandro García)

Laporta y su junta directiva optaron por la primera opción, que fue respaldada por los socios en una Asamblea extraordinaria. Su acuerdo con el fondo Sixth Street para la venta del 10% de los derechos audiovisuales por 207 millones de euros representó un ingreso inmediato en tesorería y la primera palanca. "Lo que ha hecho el Barça es anticipar ingresos, ni más ni menos", comenta David Valero, economista e historiador de fútbol. Como en todos los negocios, al anticipar un pago, el club ha cobrado menos de lo que terminaría llevándose en los próximos 25 años. Pero la necesidad aprieta y el tiempo corría en contra de Laporta. A partir de este momento, dejó de estar en la cuerda floja de los controles. Puede parecer sorprendente, pero es así. Sin embargo, ¿es necesario activar la segunda palanca?

"No es obligatoria, pero sí muy aconsejable, para asegurarse casi al cien por cien presentar beneficios la próxima temporada", añade Valero. Esta palanca pasa por vender el 15% de los derechos audiovisuales o parte del patrimonio del club. En estos momentos, la entidad azulgrana se inclina más bien por la primera opción. Los candidatos incluyen a BLM (Barça Licensing & Merchandising), para entendernos, las tiendas de Nike, son una gran fuente de ingresos, un reclamo para los aficionados y las discrepancias contractuales complicarían 'a posteriori' su buen funcionamiento. O Barça Studios (productora de contenidos audiovisuales del club), que, por su parte, tiene el hándicap de contar con demasiados empleados y se pretende explotar esa parcela en un futuro no muy lejano. Mal asunto también.

"El FC Barcelona debe ajustar la masa salarial porque, de lo contrario, volverá a estar en la misma situación"

Vale, pero ¿el Barça ya está saneado? No, ni mucho menos. Pero ya no está en estado crítico. Es muy importante destacar el tema de la masa salarial. El Barça ha establecido una escala salarial para evitar que se repita lo que le ha llevado a esta situación. No obstante, esto, en determinados casos, no es suficiente. Por ejemplo, está el caso de Frenkie De Jong. El holandés este año pasará a cobrar más de 10 millones netos, lo cual rebasa el límite que ha puesto Laporta. “El FC Barcelona, al mismo tiempo que vende activos para reducir su deuda, debe ajustar la masa salarial porque, de lo contrario, volverá a estar en la misma situación”, señala Albert Deulofeu, economista experto en materia deportiva. Por ello, De Jong es un problema económico para la entidad azulgrana y su posible traspaso generaría ahorro salarial (menos gasto) y un beneficio económico (plusvalía) por la diferencia entre el precio del traspaso y el valor contable del jugador. La vía de salida para el neerlandés está en el Manchester United, equipo con el que existe un acuerdo por su venta, mientras que el jugador prefiere quedarse en la Ciudad Condal.

En cualquier caso, pese a que no sea estrictamente obligatoria, si no se acciona la segunda palanca, el Barça no podrá cumplir con el 'fair play' financiero y no podrá inscribir a ninguno de los nuevos fichajes; ni siquiera a Dembélé, pese a su supuesta rebaja salarial. Por tanto, retomando la idea anterior de Deulofeu, y viendo que el club está fichando, parece evidente que se realizará la segunda venta de los derechos audiovisuales. De hecho, a pesar de que la fecha límite sea el 31 de julio, las últimas informaciones apuntan a que se anunciará el acuerdo a lo largo de la próxima semana. La segunda palanca es necesaria para que el Barça pueda volver a competir.

placeholder Joan Laporta junto a Raphinha en la presentación del futbolista brasileño. (Reuters/Albert Gea)
Joan Laporta junto a Raphinha en la presentación del futbolista brasileño. (Reuters/Albert Gea)

Entonces, la pregunta del millón para el resto de aficionados: ¿puede el Barça hacer fichajes millonarios sin problemas? "La anticipación de ingresos futuros junto con la posible venta de BLM genera una capacidad económica (plusvalías económicas y entrada de tesorería) que permite al club salir de la fase crítica y volver a una cierta normalidad en su funcionamiento ordinario. Es decir, fichar jugadores de nivel, pero sin optar a las grandes figuras (Mbappé, Haaland…). Si a ello añadimos la expectativa (más bien la obligación) de obtener resultados positivos de nuevo mediante la recuperación parcial de una parte de los ingresos perdidos durante la pandemia y una significativa reducción del gasto salarial, el escenario es completamente distinto al acontecido estos últimos años", responde Albert Deulofeu. Es decir, sí, han vuelto los fichajes millonarios..., pero con matices. Sobre todo en la gestión ordinaria del club, que debe ser rigurosa y no volver a los errores del pasado.

La proyección mundial del club y su capacidad de generar ingresos (durante años ha sido el equipo de fútbol que más dinero ha ingresado en todo el mundo) le ha permitido anticipar riqueza futura (derechos de televisión) y venta de activos (jugadores, BLM, etc.). Una receta arriesgada, pero, de momento, efectiva, para pasar de la quiebra a gastarse millonadas. Además, es importante recordar que la gran mayoría de fichajes se pagan a plazos, por lo que, poniendo el caso más reciente, el Barça no pagará los 58 millones de euros al Leeds de golpe. A su vez existe una guerra por el relato manejada por la directiva. Pagar ingentes cantidades por un solo futbolista se argumenta también en dar un golpe sobre la mesa, en una demostración de músculo.

"El Barça debe preocuparse de la deuda y a su vez tener un equipo competitivo que le permita seguir en la élite europea"

En este sentido, los expertos difieren en cómo debería comportarse la directiva en el futuro más cercano. Para Valero, la prioridad es reducir la deuda, con una gestión muy prudente que no implique operaciones multimillonarias como la de Raphinha. Es más, considera un error vender activos para fichar a otros. Sin embargo, Deulofeu ve necesaria la inversión en futbolistas de esa talla para reforzar la plantilla, puesto que, de este modo, se puede competir con el resto de equipos grandes. “El Barça debe preocuparse de la deuda y a su vez tener un equipo competitivo que le permita seguir en la élite europea para evitar una decadencia como la del AC Milan”.

Foto: Diego Pablo Simeone, entrenador del Atlético de Madrid, durante el partido Liga de Campeones contra el Manchester City(EFE/Juanjo Martín)

El Barça pincha la burbuja del fútbol

"La gestión actual del fútbol es deficiente", destaca David Valero. El economista e historiador argumenta que la llegada de tanto dinero al fútbol por medio de la televisión ha provocado un gran salto de facturación internacional para los clubes. Pero, curiosamente, esto no se ha traducido en entidades más capitalizadas y más solventes, todo lo contrario. Los clubes han optado por otra cosa. Mientras que con una mano cogían gustosamente los millones, con la otra se lo inyectaban a los futbolistas con sueldos desorbitados. Esto ha terminado desencadenando en una espiral inflacionista de salarios que ha perjudicado a todos los equipos, acabando por verse empobrecidos. “Con la epidemia del covid se vio la fragilidad de la industria que, con solo un año en pérdidas, todos los clubes entraron en una situación de mucha inestabilidad”, concluye el economista.

Aunque resulte irónico, el Barça se ha convertido en el gran animador del mercado veraniego con sus últimas incorporaciones, mientras que el Real Madrid hizo los deberes con tiempo a la espera de reforzar —o no— su delantera tras la negativa de Mbappé. El resto del fútbol español languidece con traspasos a la baja, mientras que en la Premier League, eterna comparación, se gasta a manos llenas. Durante las últimas semanas, clubes ingleses de la parte media de la tabla han desembolsado grandes cantidades de dinero. En España, el mercado parece estar estancado. Diego Carlos, por ejemplo, se marchó al Aston Villa, decimocuarto clasificado, por 31 millones de euros en el comienzo del mercado estival, dejando al Sevilla de Champions League sin su central titular. "La Premier League, como producto, tiene mucho mercado. Es la competición que mejor se vende, sobre todo en el extranjero. Asia es uno de sus puntos fuertes en comparación con LaLiga. Además, el reparto equilibrado que hace con todos los equipos le brinda solidez a la competición", recoge David Valero para este medio.

Si a un aficionado del FC Barcelona le dicen hace un mes que su club iba a fichar a un tal Raphinha por 58 millones de euros (más variables) y que terminarían convenciendo a Dembélé para que también se quedase, seguramente, no se lo creería. El último fichaje ha sido Robert Lewandowski, cuyo traspaso ha superado los 40 millones. Estos movimientos parecen haber ahuyentado la nube negra que sobrevolaba Can Barça en los últimos meses con el tema económico y los aficionados del resto de equipos no han tardado en manifestarse. Y es que el Barça se encontraba en una situación crítica hasta hace escasas semanas, llegándose a rumorear incluso sobre la conversión en sociedad anónima. ¿Qué ha ocurrido para este cambio tan rápido?

FC Barcelona Joan Laporta Mercado de fichajes
El redactor recomienda