Es noticia
Menú
El rompecabezas de Simeone: 32 jugadores a falta de limpieza y unos fichajes que no llegan
  1. Deportes
  2. Fútbol
Antes de empezar la temporada

El rompecabezas de Simeone: 32 jugadores a falta de limpieza y unos fichajes que no llegan

Más allá de los problemas económicos, el Atlético de Madrid deberá tomar muchas decisiones en el apartado deportivo, puesto que regresan hasta 12 futbolistas cedidos

Foto: Diego Pablo Simeone, entrenador del Atlético de Madrid, durante el partido Liga de Campeones contra el Manchester City(EFE/Juanjo Martín)
Diego Pablo Simeone, entrenador del Atlético de Madrid, durante el partido Liga de Campeones contra el Manchester City(EFE/Juanjo Martín)

El Atlético de Madrid afronta un verano que se presupone arduo para confeccionar la plantilla de la próxima temporada. A pesar de no haber renovado los contratos de Héctor Herrera, Luis Suárez y Sime Vrsaljko, al club rojiblanco no le basta para poder empezar a construir los cimientos de la nueva casa. El propio presidente de la entidad, Enrique Cerezo, alegó el montante que necesita el Atleti para que su mercado dé comienzo: "Son 40 millones lo que tenemos que vender, pero está difícil el mercado y la situación económica, ya sabéis cómo es", comentó Cerezo ante los medios de comunicación en el Metropolitano.

Los jugadores están citados el próximo 7 de julio en la ciudad deportiva para someterse a las pertinentes pruebas médicas y, de esa forma, oficializar la vuelta al trabajo. Entre tanto, Diego Pablo Simeone sigue meditando qué hacer con una plantilla que cuenta con hasta 32 efectivos sin tener en cuenta algún canterano que pueda ser de la cuerda del argentino. Hasta 12 futbolistas han vuelto de sus respectivas cesiones sin haber aclarado todavía su futuro de cara a la próxima campaña. El problema se agranda sumando los nombres de Santiago Arias y Vitolo, que tienen permiso para no acudir a la localidad segoviana con el fin de resolver su futuro puesto que no cuentan para el Cholo, según ha informado 'As'. Un problema que no solo azota a los propios jugadores, sino también al club, el cual necesita hacer caja para cuadrar las cuentas y no verse afectado en el fair play financiero y poder incorporar algún refuerzo.

Foto: Saúl Ñíguez, en su etapa en el Atlético de Madrid. (EFE)

Los veteranos que vuelven

Muchos clubes han echado mano en los últimos años de las cesiones para librarse de futbolistas con fichas altas y el Atlético no ha sido esquivo de esta práctica. Saúl Ñíguez se reencontrará con sus excompañeros en los próximos días y su situación es de las más delicadas. El ilicitano percibe un suelo de siete millones netos, lo cual repercute en casi el doble para la masa salarial de la entidad y las ofertas por él no abundan. Los 1.209 minutos que ha disputado con la camiseta del Chelsea no ayudan a que el buzón rojiblanco se llene de propuestas. Por otro lado, la vuelta de Saúl supondría que Simeone recupere su comodín favorito, eso sí, a un precio muy alto para el club.

En la otra esquina del cuadrilátero se encuentra Álvaro Morata. Tras cumplir su segunda etapa en la Juventus, el ariete madrileño ha vuelto al club, que pagó por él 35 millones de euros en 2020. Los turineses se han mostrado perseverantes de cara a hacerse con la propiedad del jugador. No obstante, lo que ha ido ofreciendo la escuadra italiana no ha satisfecho en ningún momento las pretensiones de Gil Marín, quien ha aludido una y otra vez a la opción de compra que se fijó en su día por 35 millones de euros. Pese a esta circunstancia, Morata no vería con malos ojos una segunda oportunidad a las órdenes del entrenador argentino. El episodio acontecido en los cuartos de final de la Liga de Campeones de 2020 frente al Leipzig, donde el español partió como suplente en detrimento de Diego Costa, parece ser el gran problema en la relación entre ambos, aunque sus últimas declaraciones en los medios del club hacen pensar que está todo olvidado. La situación familiar le acompaña para asentarse en Madrid a sus 27 años y el reto más complicado llega ahora: convencer de nuevo a Simeone en la pretemporada. A falta de ofertas, Saúl y Morata son los fichajes momentáneos.

Una de las mejores noticias en el Cerro del Espino recae sobre la portería. Lecomte finalizó su cesión sin haber disputado ni un solo minuto y Oblak se quedaba como el único guardameta en nómina. No obstante, Ivo Grbic retorna de su cesión al Lille, donde ha sido titular gran parte de la temporada. Perdió su condición de indiscutible, pero se presenta como una solución a coste cero para suplir al arquero eslovaco.

placeholder Álvaro Morata, celebrando un gol frente al Real Betis (EFE/J.J. Guillén)
Álvaro Morata, celebrando un gol frente al Real Betis (EFE/J.J. Guillén)

Circunstancias dispares entre los jóvenes

La cantera del Atlético de Madrid sigue siendo una de las más prolíficas del panorama nacional. Sin embargo, se trata de una circunstancia que no se viene reflejando en la primera plantilla durante los últimos años. Manu Sánchez, por ejemplo, es uno de los casos más flagrantes. El lateral izquierdo acumula dos temporadas con el Club Atlético Osasuna en las que se ha convertido en una de las claves del buen rendimiento del conjunto navarro. Otra temporada en calidad de cedido era el acuerdo al que parecía que iban a llegar ambos clubes, no obstante, los madrileños necesitan ingresar y ven en el español una de las posibilidades para alcanzar su cometido. El madrileño podría empezar la pretemporada a las órdenes del Cholo, mientras que, el club rojillo, tiene pensado esperarle y no incorporar, de momento, ningún futbolista en su posición.

En un grupo similar se encuentran Sergio Camello, Rodrigo Riquelme y Víctor Mollejo. Los dos primeros se han erigido como dos de las grandes revelaciones de la categoría de plata. Riquelme terminó el curso siendo el máximo asistente de Segunda División y Camello como el máximo goleador del Mirandés. Ambos han formado una dupla que ha demostrado complicidad, efectividad, talento y juventud sobre el terreno de juego. Y es ahí donde el Atlético de Madrid se plantea serias dudas sobre qué hacer con ambos. La idea que ronda la cabeza de los dirigentes del club es la de blindarlos con una renovación, puesto que sus vinculaciones expiran en 2024 y las peticiones de otros clubes por hacerse con alguno de ellos no han sido pocas, tal y como ha publicado 'Marca'. Así, Simeone podrá verlos durante el habitual stage en Los Ángeles de San Rafael y, si no consiguen convencer al técnico argentino, el club podría aceptar propuestas de cesión por una temporada.

Mollejo, en cambio, no estaría exactamente en la misma situación. Tras encadenar cuatro cesiones en equipos de Primera y Segunda División, el de Alcázar de San Juan sigue sin hacerse con un hueco en la primera plantilla rojiblanca. A pesar de todas sus experiencias lejos del Atleti, tan solo tiene 21 años y ha demostrado cumplir con creces con las exigencias de la segunda categoría. Quizá este pueda ser el verano en el que consiga cambiar los planes de Simeone.

Nehuén Pérez es un caso aparte. El central argentino consiguió hacerse con la titularidad en Udinese tras un comienzo en el que no debutó hasta la jornada 12. Es joven y su rendimiento en Italia debería valer para estar en la terna de los centrales del Cholo. Sin embargo, su problema no es deportivo, sino burocrático. Nehuén no cuenta con el pasaporte comunitario y eso dificultaría mucho que pudiera quedarse en el Atlético de Madrid debido a que las tres plazas ya están ocupadas; otro quebradero de cabeza más para la dirección deportiva.

Al final de la lista de candidatos para quedarse se encuentran los nombres de Borja Garcés y Marcos Paulo. El delantero de la cantera no ha despuntado en el Leganés y todo apunta a que recalará en otro club de Segunda en calidad de cedido. El brasileño, en cambio, se marchó cedido al Famalicao en el que terminó jugando en el equipo Sub-23 y ha sumado pocos enteros para tener una plaza en el Metropolitano.

Foto: Andoni Goikoetxea, en una imagen de archivo. (EFE/Luis Tejido)

Fichajes a medias y poca inversión

Pese a haber presentado a dos futbolistas como fichajes, lo cierto es que ambos llevaban 'atados' desde hacía tiempo. Axel Witsel, centrocampista belga, que llega libre procedente del Borussia Dortmund, fue el primer refuerzo. El futbolista ha sido presentado, aunque no podrá ser inscrito de momento. Misma situación para Samuel Lino, que también ha sido anunciado, pero tendrá que seguir aguardando hasta que la entidad confirme más salidas. El brasileño ha costado 6,5 millones de euros y parece una apuesta deportiva interesante. El mercado de fichajes ya ha comenzado y las cosas no han variado en exceso por la Avenida Luis Aragonés.

El Atlético de Madrid afronta un verano que se presupone arduo para confeccionar la plantilla de la próxima temporada. A pesar de no haber renovado los contratos de Héctor Herrera, Luis Suárez y Sime Vrsaljko, al club rojiblanco no le basta para poder empezar a construir los cimientos de la nueva casa. El propio presidente de la entidad, Enrique Cerezo, alegó el montante que necesita el Atleti para que su mercado dé comienzo: "Son 40 millones lo que tenemos que vender, pero está difícil el mercado y la situación económica, ya sabéis cómo es", comentó Cerezo ante los medios de comunicación en el Metropolitano.

Atlético de Madrid Diego Simeone
El redactor recomienda