Es noticia
Menú
"Stop inventing": así ganó Carlos Sainz el pulso a Ferrari en su primera victoria de la F1
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
33 VICTORIAS ESPAÑOLAS, Y LA PRIMERA DE SAINZ

"Stop inventing": así ganó Carlos Sainz el pulso a Ferrari en su primera victoria de la F1

Sainz logró finalmente su primer triunfo tras una carrera intensa y dramática en la que osciló entre la victoria y la derrota, y supo imponerse cuando recuperó las opciones en la recta final

Foto: Sainz logró romper el muro de los 150 grandes premios sin ganar en su circuito talismán. (Formula 1)
Sainz logró romper el muro de los 150 grandes premios sin ganar en su circuito talismán. (Formula 1)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

"Stop inventing". La frase de Carlos Sainz en el momento crítico del Gran Premio de Gran Bretaña irá indisolublemente unida a su primera victoria en la Fórmula 1. Hicieron falta 150 carreras y también una de intensidad excepcional. El español por fin ha ganado en Fórmula 1. "No sé qué decir, es impresionante. Es la primera victoria, 150 carreras después, y con Ferrari en Silverstone. No se puede pedir más". Sí, a partir de ahora, se puede pedir más.

Sainz vivió en Silverstone al filo de la navaja durante dos horas. La cita británica osciló entre la pleamar de esa ansiada primera victoria a la bajamar del certificado de subordinación a Charles Leclerc de haber terminado segundo. El español osciló entre ambos escenarios. La discusión por radio con su equipo durante el coche de seguridad reflejaba esa desesperada determinación de Sainz para derribar el muro de 150 grandes premios. A partir del podio de Silverstone queda constatar ahora el efecto en Sainz por sacudirse "el mono de los hombros", en británica frase que en las carreras ilustra cuando un piloto rompe la virginidad del primer triunfo.

La primera orden: ¿adiós carrera?

"No ha podido terminar mejor, ni haber sido más difícil con todo lo que ha pasado. Hemos sufrido, nos hemos mantenido tranquilos, hemos sabido aprovechar las oportunidades y hemos ganado muchas batallas", resumía certeramente el piloto. Porque fue una carrera espléndida en diferentes frentes de la parrilla, y también sufrida para Carlos Sainz y Ferrari.

"Voy a tirarme, creo que todos vamos a hacerlo", anticipaba antes de la salida, "la primera vuelta es delicada, siempre hay muchas peleas hasta la curva 9. Espero que este año sea limpia, y desde ahí, hacia adelante a ganar". Hicieron falta no una, sino dos salidas. Sainz ganó la primera batalla tras dos arrancadas. Pero nada de alfombra roja en el resto del gran premio.

Que Sainz y Leclerc hubieran sido rivales para Max Verstappen tras adelantar este al español ya no se sabrá. Su fondo plano fracturado le convirtió en comparsa. La victoria parecía propiedad de Ferrari. Por ello se inició el forcejeo interno entre sus pilotos por la radio, cada uno defendiendo su esquina del cuadrilátero. Primero empezó el monegasco. "Está jodiendo mi carrera", presionaba Leclerc para que le dejaran adelantar a Sainz. El equipo paró al español en boxes y ahorró el dilema. Hamilton amenazaba a los dos monoplazas rojos. Quedaban 32 vueltas, y la marea de la victoria subía de nuevo para Sainz.

Cinco vueltas más tarde, entró Leclerc. "Charles era un poco más rápido, Carlos degradaba más los neumáticos en comparación con Charles y le dejamos fuera [al monegasco]. Después seguimos las diferencias con Hamilton, para que, cuando parara, volviera por detrás de nosotros, y eso fue lo que pasó", explicaría después Mattia Binotto sobre esta fase de la prueba. Sainz confirmó su temor y se encontró el coche de los libres 3 y no el del viernes, con el que tan veloz se sentía. "Teníamos buen ritmo con los dos coches con los duros, pero cuando vimos que la ventaja era marginal [con Hamilton], cambiamos la posición de los dos, porque Charles tenía más ritmo, quedándose fuera podía rodar con Carlos y este le podía seguir con el DRS", declaraba el jefe de Ferrari. En la vuelta 31 llegó la orden: Sainz debía dejar paso a Leclerc. En aquellos momentos, hasta la vuelta 39, la marea alejaba al español de la victoria. Una vez más.

La segunda orden: "¡Dejad de inventar!"

Pero la ruleta de Silverstone, de las carreras, siguió girando. El coche de Ocon se paró en la recta. Coche de seguridad. Ferrari decidió velozmente. Esa posición que Sainz lamentaba se convertía en su bendición, al igual que, paradójicamente, la presión de Hamilton. Pero ¿por qué Sainz sí y Leclerc no? Uno: "No había suficiente diferencia para pararlos a la vez", detallaría luego Binotto. Dos: "Leclerc era líder, seguiría líder al no parar, y sus neumáticos estaban más frescos que los de Carlos". Tres: "Con blandos, Carlos protegería a Charles en las primeras curvas, porque con los duros [de Leclerc], hubiera sido difícil".

De ahí ese momento clave de la carrera con el coche de seguridad a punto de retirarse. El equipo pretendía que Sainz protegiera al monegasco, dejando "10 coches de ventaja" entre ambos monoplazas. El español ya iba avisando antes: "Voy a ser mucho más rápido que Charles". Era su turno de pelear y ahora fue Sainz quien sacó sus guantes de boxeo por la radio, como antes. "Por favor, chicos, yo también estoy bajo presión, tengo que defenderme de Hamilton. No me pidáis estas cosas. Por favor, por favor. No inventemos". Si el equipo quería proteger a Leclerc, Sainz se encargó de abrirles los ojos. Cómo en Mónaco. En Ferrari entendieron.

A 11 puntos

El español dio un rápido hachazo a su compañero para irse camino de su primera victoria. Por detrás, Hamilton y Pérez se liaron a tortas con Leclerc. Mattia Binotto leyó la cartilla al final de la carrera al monegasco antes de que se enfrentara a los medios: nada de polémicas sobre las decisiones del equipo. Era comprensible, otra carrera más que perdía el monegasco por razones ajenas a su desempeño.

En Montreal, Binotto anticipaba que Sainz estaba listo para su primera victoria. Llegó a la siguiente. "Lo merecía, no solo hoy, también la 'pole' ayer. Era el que salía de la 'pole' y también ha finalmente ganado. Quizá no era el más rápido en estos dos días, pero esa es su fortaleza, optimizar cuando hay una oportunidad", remataba Mattia Binotto en la rueda de prensa. "Cada vez tiene más confianza y, como dije ayer, solo puedes hacer una 'pole' en agua si tienes confianza en el coche y en lo que hace. Estoy muy contento por cómo está progresando Carlos, y esto va a ser muy útil para el campeonato, porque necesitamos a los dos pilotos luchando por todo lo posible cada fin de semana". Carlos Sainz está a 11 puntos de Leclerc. Se ha quitado de encima, por fin, al maldito mono de la primera victoria: ¿qué vendrá a partir de ahora?

"Stop inventing". La frase de Carlos Sainz en el momento crítico del Gran Premio de Gran Bretaña irá indisolublemente unida a su primera victoria en la Fórmula 1. Hicieron falta 150 carreras y también una de intensidad excepcional. El español por fin ha ganado en Fórmula 1. "No sé qué decir, es impresionante. Es la primera victoria, 150 carreras después, y con Ferrari en Silverstone. No se puede pedir más". Sí, a partir de ahora, se puede pedir más.

Charles Leclerc Lewis Hamilton Max Verstappen
El redactor recomienda