Es noticia
Menú
Lim, acorralado, despide a Murthy y recurre a Lay Hoon para ganar tiempo y acabar el estadio
  1. Deportes
  2. Fútbol
La afición está harta

Lim, acorralado, despide a Murthy y recurre a Lay Hoon para ganar tiempo y acabar el estadio

El máximo accionista cede a la presión de la Liga y de las instituciones valencianas para cambiar al presidente de la entidad. Los audios de Murthy pesaron demasiado

Foto: Peter Lim, en una imagen de archivo. (EFE/Juan Carlos Cárdenas)
Peter Lim, en una imagen de archivo. (EFE/Juan Carlos Cárdenas)

Peter Lim solo tenía una salida como máximo accionista del Valencia CF: despedir a Anil Murthy. El máximo accionista del club de Mestalla estaba acorralado por su enfrentamiento con la hinchada, las instituciones valencianas, la federación española y la mayoría de la prensa. La sorpresa es que lo haya hecho con un desprecio absoluto por Murthy, como si no lo hubiese mantenido él durante cinco años en la presidencia del Valencia, desvinculándose ayer “de sus opiniones” tras los audios de este, desvelados por el periódico 'Superdeporte', en los que se mofaba de las autoridades valencianas en la negociación para acabar el nuevo estadio de Mestalla.

Lim cede a las presiones de la Liga, que pedía a voz en grito un cambio en la presidencia, y también de las instituciones valencianas, en un frente común contra el presidente destituido. Detrás del comunicado de Lim, en una especie de disculpa y de buenas intenciones, está la mano de la expresidenta Lay Hoon Chan, quien sí tuvo un relación de empatía con la sociedad valenciana, al contrario que Murthy. “El consejo”, dice el comunicado, “valora la importancia de una estrecha relación entre el club, la afición, las autoridades gubernamentales, los medios de comunicación y demás actores vinculados al Valencia CF”.

Foto: Despedido del club. (EFE/Will Oliver)

El consejo inicia el proceso de “identificación” del nuevo presidente. Si por Lay Hoon Chan fuera, el nuevo presidente sería el exjugador y técnico Salvador González, 'Voro', ahora en labores de mediación de la plantilla con la entidad, a quien la exdirigente valora mucho tras los tiempos difíciles compartidos cuando ella fue presidenta, de 2014 a 2017. Ahora bien, sería muy difícil para Voro asumir el alto cargo habida cuenta de la animadversión del valencianismo hacia Lim.

placeholder Voro ha ocupado el puesto de entrenador interino en varias ocasiones. (EFE/Julio Muñoz)
Voro ha ocupado el puesto de entrenador interino en varias ocasiones. (EFE/Julio Muñoz)

El mensaje del accionista de Singapur va sobre todo dirigido a las autoridades valencianas en su intención de acabar el nuevo Mestalla, varado por el choque de Murthy con los políticos del Gobierno autonómico (el pacto del Botànic entre socialistas y Compromís). Estos consideran inconsistente el proyecto presentado por el Valencia (ha pasado de un campo de 70.000 localidades a otro de 45.000) y han decidido retirar el ATE (beneficios urbanísticos) de que disfrutaba el club de Mestalla. El presidente de la Generalitat, el socialista Ximo Puig, respondió ayer tras la destitución de Murthy: “No importa el quién, sino el qué”. Aunque solo fuera para vender el club, el máximo accionista pretende aprovechar los 80 millones que le presta la Liga, a través del fondo de inversión CVC, para acabar el estadio de Mestalla, parado desde 2009.

En los cinco años de Murthy como presidente, cabe diferenciar dos etapas. La primera fue exitosa porque Mateu Alemany, como director general, y Marcelino, como entrenador, se encargaron de todo el trabajo profesional. En ese periodo, las indiscreciones de Murthy, que lo contó todo compartiendo cervezas con periodistas o quien se terciara, podían resultar hasta simpáticas. Pero cuando Lim decidió destituir primero a Marcelino y después a Mateu, en 2019, todo viró a peor. Lim dio todo el poder a Murthy, tanto en el terreno económico como en el deportivo, y el club se fue a la deriva aumentando la deuda hasta los 300 millones (y con la obligación de vender este verano por 70), además de sumar tres temporadas seguidas en zona de nadie en la Liga, fuera de las plazas europeas.

placeholder Lay Hoon y Alemany, en una imagen de archivo. (EFE/Kai Försterling)
Lay Hoon y Alemany, en una imagen de archivo. (EFE/Kai Försterling)

Tras Murthy, queda muy en el aire el director deportivo, Miguel Ángel Corona, cuyo rendimiento en estos dos años ha resultado casi clandestino (no se ha presentado al valencianismo) e insignificante (su gran apuesta fue el técnico Javi Gracia, pero lo abandonó cuando este empezó a cuestionar la autoridad de Murthy). El agente Jorge Mendes ya busca una salida lo antes posible para su compatriota, el delantero Guedes, a quien quiere la Roma. Pero no será suficiente. Murthy ya viajó hace unas semanas a Barcelona para ofrecer al club azulgrana a sus dos capitanes, Carlos Soler y José Luis Gayà, que acaban contrato en junio de 2023. Lim necesita contratar a profesionales muy contrastados para recuperar parte del crédito dilapidado en los últimos años por Murthy, el presidente al que él mantuvo cinco años en un cargo para el que no estaba preparado.

Peter Lim solo tenía una salida como máximo accionista del Valencia CF: despedir a Anil Murthy. El máximo accionista del club de Mestalla estaba acorralado por su enfrentamiento con la hinchada, las instituciones valencianas, la federación española y la mayoría de la prensa. La sorpresa es que lo haya hecho con un desprecio absoluto por Murthy, como si no lo hubiese mantenido él durante cinco años en la presidencia del Valencia, desvinculándose ayer “de sus opiniones” tras los audios de este, desvelados por el periódico 'Superdeporte', en los que se mofaba de las autoridades valencianas en la negociación para acabar el nuevo estadio de Mestalla.

Valencia CF Peter Lim
El redactor recomienda