El follón de Laporta: Sergi Barjuan coge el equipo a la espera de cerrar a Xavi
  1. Deportes
  2. Fútbol
el club catalán negocia con el al sadd

El follón de Laporta: Sergi Barjuan coge el equipo a la espera de cerrar a Xavi

El Barcelona negocia con Xavi para que sea el relevo de Koeman y hasta que se desvincule del Al Sadd planifica con Sergi Barjuán como entrenador interino

Foto: Sergi Barjuan sonriente en el banquillo. (Efe)
Sergi Barjuan sonriente en el banquillo. (Efe)

El Barcelona entra en estado de emergencia tras la destitución de Ronald Koeman y el plan más inmediato de Joan Laporta es colocar de entrenador en el primer equipo a Sergi Barjuan. El entrenador del filial, que hace dos semanas disputó el 'mini-Clásico' en el estadio Alfredo Di Stéfano (0-0), asume los mandos. En la recámara estaba también Albert Capellas, el encargado de coordinar el fútbol formativo y uno de las profesionales de confianza de Jordi Cruyff. Laporta no tenía un recambio preparado tras el despido de Koeman.

El presidente gana tiempo para cerrar el nuevo entrenador. Apunta y negocia con Xavi. Es el mito y el entrenador de consenso del barcelonismo que no puede negarse a coger el banquillo. Rechazó a Bartomeu y, ahora, en una crisis institucional y deportiva más grave, tiene que arrimar el hombro. Pero hasta que se aclare la situación el técnico de emergencia es Sergi Barjuan, otro hombre de club, afín a Laporta como quedó demostrado durante la campaña electoral. El presidente echó a García Pimienta para poner a Sergi Barjuan en el Barcelona B.

Fichar a Xavi es el golpe en la mesa al que se agarra Laporta en un escenario complejo por la mala dinámica del equipo. Para Xavi es un compromiso. No puede dejar pasar, por segunda vez, el tren del Barcelona. El club ha ido y, pese a identificarse con la candidatura de Víctor Font, no se mojó durante la campaña electoral. Algo que le agradeció Laporta y con el que mantiene contactos. "Es un amigo", declara el presidente.

Lo primero, lo más urgente, es tener un entrenador interino y había dos candidatos. Uno era Sergi Barjuan y el otro Albert Capellas. Este último trabajó con Jordi Cruyff en el Maccabi de Tel Aviv, en Israel, y el Chongqing Dangdai Lifan de China. Laporta, de entre todos los asesores que le rodean, escucha a Jordi Cruyff. Lo que mejor le vendría para apagar este incendio, de manera inmediata, es que el holandés se hiciera cargo del equipo. Sería la solución más rápida y más barata. Pero Jordi se niega. Se lo dejó bien claro al presidente cuando le presentó como “un comodín en situaciones para situaciones de emergencia”.

Foto: Kylian Mbappé mira de reojo a Leo Messi

Jordi Cruyff tiene diferentes cargos. Es consejero y director de Scouting Internacional. Se ha negado a ser el relevo de su amigo de Koeman y propone a Albert Capellas como técnico interino a la espera de que llegue Xavi u otro candidato como plan B si surgen complicaciones en la negociación abierta.

Xavi, ilusión y cruyffismo

Encontrar un sustituto a Koeman de la manera más rápida es un follón en el Barcelona y el presidente tiene trabajando a todo su equipo de colaboradores que van desde Rafael Yuste (vicepresidente deportivo), Mateu Alemany (director de fútbol) y Ramón Planes (secretario técnico). Además de Jordi Cruyff, que juega un papel clave para convencer a Xavi.

Joan Laporta necesita un entrenador que devuelva la ilusión y la esperanza al barcelonismo. Xavi es un mito. Un hombre de la casa y con él existe la seguridad de que el proyecto deportivo volverá a tener las señas de identidad del cruffysmo. ¿Pero realmente cree Laporta en Xavi? En una reunión con la prensa antes del partido que disputó el Barcelona en el campo del Atlético de Madrid al presidente se le escapó, según los periodistas presentes, que veía “verde” a Xavi. Esto significa que tiene dudas por su inexperiencia.

Foto: Joan Laporta, durante la Asamblea General de Socios Compromisarios. (EFE)

Xavi está como loco por entrenar al Barcelona, pero tiene que resolver diferentes asuntos contractuales con el Al Sadd y familiares porque su mujer y los hijos están adaptados y cómodos en Qatar. Romper el contrato con el Al Sadd no es un problema porque hay una cláusula liberatoria que no supera el millón de euros e, incluso, el compromiso del club catarí de dejarle marchar si es su deseo. A Xavi también le retiene el hecho de cumplir con su ciclo en un club que apostó por él desde que se fue en 2015, como jugador, y en donde ha empezado su etapa de entrenador desde 2018. Hay lazos fuertes entre Xavi y el Al Sadd, donde tiene un contrato hasta después del Mundial de Qatar de 2022 y tiene el cargo de embajador.

Joan Laporta Xavi Hernández
El redactor recomienda