Laporta se topa con los peñistas del Barça, pero gana lo que más le importaba
  1. Deportes
  2. Fútbol
Luz verde a la reforma de los estatutos

Laporta se topa con los peñistas del Barça, pero gana lo que más le importaba

La junta sacó adelante la suspensión de artículo 67 para protegerse frente a las pérdidas económicas y la financiación del Espai Barça a través de un crédito de 1.500 millones

Foto: Joan Laporta, durante la Asamblea General de Socios Compromisarios. (EFE)
Joan Laporta, durante la Asamblea General de Socios Compromisarios. (EFE)

Joan Laporta respira tranquilo. Después de suspender la Asamblea de compromisarios hace una semana con la excusa de que comenzaba el partido Barça-Valencia y justo después de que los socios le plantearan sus dudas sobre el crédito de 1.500 millones, el presidente y su junta lograron esta vez un sí abrumador. También les dieron el visto bueno en el otro punto delicado del día, el de suspender provisionalmente el artículo 67 de los estatutos, lo que a efectos prácticos significa que no tendrá que dimitir si en los dos primeros años de su mandato hay pérdidas, algo más que probable después del panorama que dejó Bartomeu.

placeholder La Asamblea de Socios Compromisarios respaldó al presidente azulgranada. (EFE)
La Asamblea de Socios Compromisarios respaldó al presidente azulgranada. (EFE)

La tarde fue plácida para Laporta que sacó adelante todo lo que él quería excepto la propuesta de la junta de romper con la Confederación Mundial de Peñas. Perdieron la votación por solo dos votos; debían obtener 234 votos y lograron 232. Los peñistas fueron el único revés para la directiva a pesa de que Laporta afirmó que había 30 cargos vitalicios de presidentes de peñas para ser compromisarios y que además están remunerados. No hubo forma de sacarlo adelante por muy poco, pero lo importante, las votaciones claves, las ganaron por mayoría abrumadora.

Habrá referéndum

Nunca se sabrá qué habría pasado si los compromisarios hubieran podido votar el domingo pasado antes de que se suspendiera la Asamblea. El ambiente se había enrarecido y fueron varios los socios que expresaron sus dudas acerca de la conveniencia de pedir un crédito de 1.500 millones de euros a devolver en los próximos 35 años para hacer frente a la remodelación del Camp Nou y del Palau Blaugrana. Tampoco estaban muy conformes con tener que ser ellos, poco más de 600 socios entonces, los que tomaran una decisión tan trascendente para el club.

Vamos, que veían más lógico que se celebrara un referéndum. Laporta tomó buena nota de lo que había sucedido y un día después anunció que si en la Asamblea le daban el sí, realizaría un plebiscito entre todos los socios. Ese detalle ha podido ser decisivo para que una semana después se aprobara la financiación del Espai Barça, ya que los compromisarios no tienen la responsabilidad total en la decisión. Ellos han dicho que sí para que comience el proceso, pero serán los socios en su totalidad los que lo terminen aprobando o denegando.

Foto: Laporta, en la asamblea de compromisarios. (EFE)

No hay fecha aún para el referéndum, pero Laporta ha ganado tiempo para tener, de una vez por todas, un plan al respecto. En la semana previa a la primera Asamblea convocada, el presidente afirmó en la emisora RAC1 que durante las obras en el Camp Nou, el primer equipo jugaría en el Johan Cruyff, que pasaría de tener 11.000 a 50.000 localidades. Hace tres días, la alcaldesa de Sant Joan Despí, donde está ubicado el estadio, calificó la propuesta de ampliación del Johan Cruyff de 'inviable'. Este sábado, en la continuación de la Asamblea, Laporta reconoció al fin que las opciones que baraja ahora son jugar en Montjuic o seguir en el Camp Nou mientras se realizan las obras. Es decir, que el plan previsto es que no hay plan.

No tendrá que dimitir

Otra de las votaciones claves que Laporta ganó por abrumadora mayoría -265 votos a favor, 54 en contra y 18 en blanco- fue la de aprobar la suspensión del artículo 67. Se trata del artículo que recoge la obligación de dimisión de la junta directiva en caso de acumular dos ejercicios con pérdidas y la pasada temporada se cerró con unos números rojos de 481 millones de euros. Es decir, que es prácticamente imposible que no haya pérdidas en los dos primeros años del mandato de Laporta y gracias al sí de los socios ya no tendrá que dimitir.

placeholder Laporta salió vencedor en la mayoría de los casos. (EFE)
Laporta salió vencedor en la mayoría de los casos. (EFE)

Otro de los cambios aprobados es el de ampliar de 21 miembros hasta 25 los integrantes la junta, lo que permitiría incorporar nuevos miembros para cubrir los avales, que ascenderán a una cifra cercana a los 120 millones de euros en este ejercicio. Tras resultar vencedor en las elecciones, Joan Laporta ya tuvo problemas para reunir el importe solicitado.

Los compromisarios aprobaron además por mayoría que el Barça promueva "los valores democráticos de la igualdad y la no discriminación y que luchará por la erradicación de todas las actitudes machistas, homófobas y racistas en el ámbito social y del deporte". Sobre el papel queda de fábula, pero claro, una compromisaria ya les preguntó cómo se puede compatibilizar lo aprobado teniendo a dos exjugadores como Ronaldinho y Rivaldo de embajadores del club y jugando con los Barça Legends. Exactamente la misma duda surgirá cuando el próximo 13 de enero viajen a Arabia Saudí para disputar la Supercopa de España.

Joan Laporta