José Mourinho purga a los españoles de la Roma y arruina un negocio del Real Madrid
  1. Deportes
  2. Fútbol
En su nueva experiencia italiana

José Mourinho purga a los españoles de la Roma y arruina un negocio del Real Madrid

Mayoral, Villar, Carles Pérez, Pau López y Pedro han perdido el protagonismo que tenían la pasada temporada en la escuadra giallorossa o se han marchado tras llegar el luso

Foto: José Mourinho, en el banquillo de la Roma. (Reuters)
José Mourinho, en el banquillo de la Roma. (Reuters)

José Mourinho tiene muy preocupado al Real Madrid. Dicho así suena llamativo, pero es literal. El hombre que señalaba con su dedo el camino por el que transita el madridismo más feroz, le ha jugado una mala pasada al club de Florentino Pérez. Y lo ha hecho en la persona de Borja Mayoral, el delantero de la cantera madridista que juega cedido en la Roma. En realidad, habría que decir, que no juega en la Roma. El español forma parte de un nutrido grupo de futbolistas que han recibido una dura reprimenda pública. "Nuestros 12-13 mejores jugadores están a un buen nivel, pero los demás no alcanzan ese nivel", aseguró Mou tras la abultada derrota de los romanos frente al humilde Bodo/Glimt por 6-1.

Foto: Mourinho sufrió la mayor derrota de su carrera. (Reuters)

Mayoral realizó una destacadísima temporada en la escuadra 'giallorossa' el año pasado, concluyendo el curso con unos números sobresalientes de 17 goles y 11 asistencias. Sin duda fue una de las grandes apariciones de la Serie A, aunque destacó especialmente en la Europa League. El Real Madrid se frotaba las manos por el negocio que podía cerrar con la venta del delantero, que está cedido hasta final de la temporada 2021-22. Contaban los blancos con que el club romanista pagaría 15 millones en verano para hacerse con sus servicios, precio a todas luces inferior a su valor real tras su revalorización. Finalmente se quedó en la Roma para cumplir lo firmado y si el conjunto capitalino quiere hacerse con él a la finalización de su cesión, deberá pagar el próximo verano 20 millones.

Pero el panorama ha cambiado drásticamente para Mayoral con la llegada al banquillo de Mourinho. El español solo ha participado en tres partidos y se ha visto condenado a la irrelevancia más absoluta tras la llegada de dos delanteros fichados por el técnico luso: el inglés Tammy Abraham (40 millones al Chelsea) y el uzbeko Eldor Shomurodov (17,5 al Genoa). Borja vive hoy una situación muy incómoda, después de demostrar que tiene talento y gol para disputar la titularidad a los recién llegados. Pero Mou no le tiene fe.

placeholder Borja Mayoral, en una imagen de archivo. (Reuters)
Borja Mayoral, en una imagen de archivo. (Reuters)

Y ocurre que no es el único español que ha visto cómo la llegada de 'The Special One' ha provocado una pérdida de protagonismo. Al canario Pedro lo puso en la lista de transferibles nada más llegar. No es Mourinho amigo del tiki-taca, apostando por un fútbol más directo y voraz. Eso provocó la marcha del exazulgrana al vecino de la ciudad, el Lazio. La justicia poética quiso que Pedro decidiese con un gol el primer derbi romano de Mourinho en el banquillo 'giallorosso', vengando así su salida destemplada de la trinchera romanista. El español se despidió denunciando el maltrato que había sufrido por parte de Mou: "Fue muy complicado. Me dejaron fuera del equipo y ninguno de los entrenadores me hablaba. No sabía nada de este asunto. Hablé con Maurizio Sarri y me di cuenta de que la Lazio era una gran oportunidad para mí".

Pedro se convertía así en el primer jugador traspasado entre los dos grandes clubes romanos desde hace 40 años, cuando una operación provocó la marcha de Carlo Perrone del Lazio a la Roma en 1981, y un año después deshizo el camino. No parece que eso vaya a ocurrir con Pedro. Con Pau López, Mourinho dejó claro desde el primer momento que no era portero de su confianza y que no contaba con él. Pese a que el español había acumulado 42 partidos defendiendo la portería romana en las dos temporadas anteriores, el técnico luso le enseñó la puerta de salida y terminó siendo cedido a última hora al Olympique de Marsella de Pablo Longoria y Jorge Sampaoli. Hoy la portería de la Roma la defiende un hombre de total confianza de Mourinho, su compatriota Rui Patricio.

Foto: José Mourinho durante un partido de la Premier League. (Reuters)

El caso de Gonzalo Villar es tan llamativo como el de Mayoral. Considerado en Italia una de las joyas de la Roma, además de un futurible líder del mediocampo de la selección española, Gonzalo no es jugador del gusto de Mourinho. Demasiado asociativo para el fútbol vertical que propone el portugués en sus equipos. El murciano, de solo 23 años, jugó la pasada temporada 47 partidos, de ellos 33 en la Serie A y 13 en la Europa League, convirtiéndose en el hombre que llevaba la manija del equipo en la medular. Pero este año está arrinconado en el banquillo y ve muchos partidos desde la grada.

Preguntado directamente por la situación de Villar en rueda de prensa, el luso se salió por las ramas para no decir lo que todo el mundo sabe en Roma: no es un jugador del gusto futbolístico del entrenador. "La pregunta sobre Villar no la entiendo. ¿Por qué esta pregunta? ¿Por qué el año pasado era siempre titular? Qué puedo responder. Tengo una visión del fútbol diferente de la de Fonseca y él tenía otras opciones", explicaba. "También será así para el próximo entrenador que venga. Quizá el que es titularísimo conmigo no lo será con el siguiente. No hay ningún problema con Villar, quizá su problema es Cristante y es Veretout, que están jugando muy bien, pero esto no es un problema para Villar, más bien es algo bueno para el equipo. Hablar de titulares y no titulares no tiene mucho sentido en este grupo, estamos cambiando mucho y nos fiamos de todos" afirmó Mourinho. Eso explica que el futbolista esté tratando de salir del club y se le relacioné insistentemente con el Atlético de Madrid, donde podría seguir creciendo al lado de Koke.

placeholder Gonzalo Villar, con las inferiores de la Roja. (Efe)
Gonzalo Villar, con las inferiores de la Roja. (Efe)

El último caso de esta ‘desespañolización’ de la Roma perpetrada por Mourinho es el de Carles Pérez. Jugador también formado en la cantera azulgrana, lo que a priori es una rémora estando Mou, el extremo es el español que más ha utilizado el entrenador. Pérez ha jugado nueve partidos en lo que va de temporada, dando descanso a los mediapuntas que alinea el técnico por detrás del 9: Mkhitaryan, Pellegriniy Zaniolo. No ha marcado aún, pero a Mou parece que le gusta el vértigo del de Granollers y el trabajo que aporta.

A sus 23 años es el único futbolista español que ha sobrevivido al tsunami de Mourinho, en el que los cinco españoles que había en la plantilla han perdido el protagonismo que tenían la pasada temporada bajo las órdenes de Fonseca, con quien llegaron a semifinales en la Europa League. Allí el Manchester United, otro ex de Mourinho, les apeó de la final con un doloroso 6-2 en Old Trafford.

Es complicado explicar esta animadversión de Mourinho por los jugadores españoles. Podría entenderse que el paladar del portugués no disfruta del fútbol de toque y posesión que proponen Villar, Pedro o Pérez. Pero es difícil justificar la irrelevancia de Mayoral, después de sumar 17 goles y 11 asistencias la pasada campaña. Lo inexplicable es que el mismo Mourinho en agosto se negó a que Mayoral regresase al Real Madrid tras su cesión, prometiéndole que iba a ser importante. Hoy el valor de Mayoral se ha depreciado en el mercado y el Real Madrid no podrá aspirar a ingresar los 25 millones de euros en que tasó al delantero cuando el Crystal Palace preguntó por él. Y todo por obra y gracia de Mourinho, que esta vez ha utilizado el dedo para sentenciar al canterano madridista.

José Mourinho
El redactor recomienda