Laporta soñaba con Haaland, pero la economía del Barça solo da para Agüero
  1. Deportes
  2. Fútbol
El primer fichaje de la nueva junta

Laporta soñaba con Haaland, pero la economía del Barça solo da para Agüero

El argentino inaugura la lista de fichajes del presidente en su segunda etapa. Ante la fragilidad de las arcas, el club planea repetir la fórmula de contratar a agentes libres

placeholder Foto: El Kun Agüero y Leo Messi celebran un gol con Argentina. (Reuters)
El Kun Agüero y Leo Messi celebran un gol con Argentina. (Reuters)

El Kun Agüero se ha convertido en el primer fichaje de Joan Laporta desde que saliese elegido como nuevo presidente del Barça. A sus 32 años (33 el próximo 2 de junio), el argentino aterriza en el Camp Nou como agente libre tras cerrar una exitosa década en el Manchester City en la que ha conseguido ser el máximo goleador en la historia del club con 260 dianas. Diversas fuentes cercanas a las negociaciones entre club y futbolista han informado de que se ha rebajado su ficha en torno a un 50% (unos cinco millones de euros). Es la primera incorporación de un club en graves apuros económicos cuya junta trata de enderezar el rumbo y de mejorar la plantilla por el camino. Un movimiento, el de traer a jugadores a coste cero, que apunta a repetirse este verano.

placeholder Agüero y Messi, durante un Argentina-Brasil de 2019. (Reuters)
Agüero y Messi, durante un Argentina-Brasil de 2019. (Reuters)

El nombre de Erling Haaland retumbaba en los pasillos del Camp Nou -con desfile de Mino Raiola por la pasarela de Barcelona en mayo incluido-. Joan Laporta "estaba enamorado del noruego" según fuentes financieras del club, pero la dramática situación financiera heredada por la actual junta directiva tras el mandato de Josep Maria Bartomeu ha dinamitado cualquier opción de poder acceder al ariete joven más mortífero del panorama mundial. El Barça se mueve con pies de plomo en un mercado en el que su margen de maniobra es escaso.

Con unas pérdidas de 97 millones de euros durante la temporada 2019/20 y unas pérdidas potenciales de 300 millones para esta campaña como dejó entrever el presidente en su última comparecencia ante los medios, la crisis económica que ha desatado la pandemia ha sido devastadora para el Barça. El club se encuentra en una encrucijada este verano. Por una parte, la nueva junta directiva de Joan Laporta cuenta con la presión social de regenerar una plantilla cuyos elevados salarios no se ajustan al rendimiento ofrecido en las últimas temporadas. Por la otra, las urgencias económicas azulgranas asfixian una tesorería plagada de números rojos y dificultan cualquier operación ambiciosa. En este contexto llega Agüero.

La masa salarial obliga a apretarse el cinturón

“La masa salarial que tenemos actualmente representa un 110% de los ingresos previstos (frente al 70% que recomienda la UEFA). No cumplimos”, revelaba Laporta en rueda de prensa. El dirigente ya ha logrado un acuerdo de financiación de 500 millones de euros con Goldman Sachs para reestructurar la deuda a corto plazo, pero continúa con muchos frentes abiertos. El fichaje del Kun Agüero ha sido criticado por algunos sectores del barcelonismo, ya que muchos aficionados no entienden por qué el club contrata a un jugador de casi 33 años después de deshacerse de Luis Suárez el verano pasado cuando, coincidencia o no, también tenía 33 años. No ayuda que el uruguayo haya sido pieza clave en la segunda Liga cosechada por Diego Pablo Simeone al frente del Atlético de Madrid.

placeholder Agüero enfila el túnel de vestuarios tras salir sustituido por Pep Guardiola. (Reuters)
Agüero enfila el túnel de vestuarios tras salir sustituido por Pep Guardiola. (Reuters)

“Es normal que se compare el fichaje de Agüero con el adiós de Luis Suárez. Sin embargo, Suárez tenía una ficha inasumible para el club tras la pandemia y más con la gestión económica de la junta saliente. Su salida era obligada”, desliza el socio fundador y director general de Diagonal Inversiones y responsable económico de la candidatura de Joan Laporta en las elecciones de 2015, Marc Ciria. ¿Es una buena operación? “Viene con carta de libertad a ocupar el sitio de Braithwaite, hace un esfuerzo para bajarse el sueldo con una ficha asumible si tenemos en cuenta que es un ‘9’ que hasta hace nada era el mejor delantero de la Premier. Además, llega con ganas de demostrar que puede triunfar junto a Leo. Es un gran movimiento del club”.

Una teoría que respalda el también economista experto en fútbol y socio fundador de Laudem Partners, Iván Cabeza: "Con Suárez había acabado un ciclo. Agüero inicia una nueva etapa y llega con un rol diferente, el de sustituto de Braithwaite. Desde el punto de vista económico no tiene nada que ver con Suárez. El sueldo de Luis era mucho más elevado y el Kun saldrá mucho más barato". Durante meses, se rumoreó con fichajes de un calibre más alto, pero la situación no está para pelotazos. “Hablar de Haaland para este verano con el nivel de salarios que tiene el Barça es...imposible. No hay dinero para fichajes de primer nivel en los que debas pagar una gran cantidad de traspaso”, explica Ciria.

Sin bombazos hasta 2023

"Sin ese saneamiento en el presupuesto salarial, es imposible un fichaje estratégico. Este proceso de recuperación puede durar hasta 2023. Depende de la negociación con los jugadores, de reactivar los ingresos y de la capacidad de la actual junta de generar nuevos ingresos”, detalla el exresponsable económico de Laporta. Del mismo modo, Cabeza traza la hoja de ruta a seguir por la entidad culé este verano: "El Barça ya tenía una deuda grande antes de la pandemia. Esta solo ha hecho que dispararla porque han bajado drásticamente los ingresos. Deberás buscar jugadores a coste cero o intercambios con otros clubes. Luego, hay otro grupo de futbolistas que deberás echar porque ya no te puedes permitir pagar esos sueldos".

placeholder Eric García apunta a ser la segunda incorporación del Barça este verano. (Reuters)
Eric García apunta a ser la segunda incorporación del Barça este verano. (Reuters)

¿Qué debe hacer el Barça para atajar una masa salarial desorbitada? “Bajar las fichas y conseguir cartas de libertad para diversos jugadores. Las amortizaciones pendientes para los próximos cuatro años son de prácticamente 600 millones de euros. El club debe conseguir que la plantilla sea consciente del problema económico que tiene el club y reducir los salarios”, afirma Ciria.

Un modelo, el de fichajes muy caros con sueldos estratosféricos y de teórico rendimiento inmediato que ha fracasado estrepitosamente en la Champions League durante las últimas temporadas. "Deportivamente se ha demostrado que ese patrón es un error y que hay que cambiarlo. Hacer grandes inversiones no te garantiza el éxito. Te has gastado más que nadie en las últimas temporadas y no recuerdo a ningún club grande con temporadas tan mediocres", apunta Cabeza.

El efecto dominó de Messi

El Confidencial ya adelantó en marzo la intención de la nueva junta de renovar a Messi a la baja. Con el recorte salarial, el club quería iniciar un efecto dominó que hiciera entender al resto de la plantilla la endeble situación económica de la entidad y que sirviese para emular a nivel colectivo el paso del '10'. Afirmaban que el rendimiento de los jugadores en la Copa de Europa no ha estado a la altura del sueldo que han percibido en las últimas temporadas y que, por eso, el resto debería abrir los ojos. Las conversaciones con Messi avanzan en la buena dirección para ambas partes y parece que Leo renovará por dos años como parte de un plan a diez años.

placeholder Leo Messi y Joan Laporta se saludan en el Camp Nou. (FCBarcelona)
Leo Messi y Joan Laporta se saludan en el Camp Nou. (FCBarcelona)

Según argumenta Ciria, la fórmula no se puede repetir en el resto de casos porque el nivel del grupo ha ido menguando con el paso de los años: "Messi es el hombre franquicia que ha permitido mantener ingresos mientras el equipo se arrastraba en Champions. Como Jordan y Nike, son marcas indivisibles que generan ingresos para los dos. Si se queda, dará pie a más ingresos. Eso no se extrapola a Jordi Alba, Busquets, ter Stegen o Piqué. La plantilla debe entender que han estado cobrando un 30-40% más que los mejores jugadores de su posición. Leo es un caso excepcional". Sin embargo, ese recorte colectivo sigue en punto muerto.

El exasesor económico de Laporta en 2015 defiende que la burbuja del fútbol se ha pinchado. La junta debe asegurar la viabilidad y la sostenibilidad de la entidad. Para ello, Ciria expone una fórmula alternativa en caso de que la receta de la rebaja de sueldo general y las cartas de libertad se vaya al traste: "Si sientas a los jugadores y no entienden la gravedad de la situación, habría que hacer un ERE. Una acción que, teniendo en cuenta que voy a perder 300 millones de euros en ingresos, me sirva para protegerme laboralmente. ¿Por qué lo puede hacer La Caixa o el Banco Santander y no el Barça?".

FC Barcelona Sergio Agüero Luis Suárez