"Éramos una panda de locos": el documental que airea los trapos sucios de 'Los Galácticos'
  1. Deportes
  2. Fútbol
las tensiones con florentino pérez

"Éramos una panda de locos": el documental que airea los trapos sucios de 'Los Galácticos'

La época del Real Madrid de los galácticos sigue suscitando interés. La cadena de televisión ESPN prepara un documental para profundizar en aquellos años de grandes fichajes y polémicas

placeholder Foto: Los galácticos celebran un gol. (EFE)
Los galácticos celebran un gol. (EFE)

“A nosotros la palabra galáctico no nos gustaba”, confiesa Fernando Hierro en el documental que estrenará, el 24 de febrero, la cadena de televisión ESPN. Es el regreso al proyecto más ambicioso que creó Florentino Pérez cuando llegó a la presidencia en el año 2000 y contó con Jorge Valdano como mano derecha para hacer una revolución en lo deportivo. Es la época de los grandes fichajes, pero también la de los conflictos de una plantilla, con Hierro al frente y Raúl entre los más reacios a la llegada de los galácticos, que se sublevó contra el nuevo presidente y en donde se vivieron escenas de fuertes tensiones y amenazas que acabaron con los despidos del entrenador Vicente Del Bosque y el capitán Fernando Hierro.

La llegada de Florentino Pérez a la presidencia, tras las consecuciones de dos Champions (la séptima y la octava) con Lorenzo Sanz, provocó que los pesos pesados de la plantilla se sintieran con fuerza para plantar cara a Florentino Pérez y Jorge Valdano. Este último como director general hacía las funciones de intermediario entre el presidente y los futbolistas. Un trabajo de apagafuegos. En el vestuario pasaron de tener un dirigente cercano, con trato directo como era Lorenzo Sanz, a otro que cogió distancia como Pérez. Era una plantilla de jugadores que se sentía fuerte por los nuevos éxitos en Europa y que cuidaba mucho las interferencias desde el club, que se veían cada vez más perjudiciales por dar prioridad a los intereses comerciales que a los futbolísticos: giras, anuncios, ausencia de una pretemporada normal, sueldos elevados para los megacracks y sus privilegios, la política de 'Zidane y Pavones', que serviría para tapar agujeros, tirar de la cantera y evitar que se disparara la masa salarial.

Vicente del Bosque, como entrenador, y Fernando Hierro, en el papel de capitán, chocaron con Florentino Pérez. Una plantilla a la que se fueron incorporando jugadores como Luis Figo y Ronaldo Nazario antes de que estallara con el logro de la Liga de 2003 por diferentes motivos. Uno de ellos iba a ser el fichaje del galáctico de todos los galácticos visto desde el punto mediático y como línea de negocio. El rechazo que provocaba la contratación de David Beckham en la plantilla fue radical. No era visto como un futbolista más, sino como un producto de 'marketing' y figura mediática con el que no estaban de acuerdo.

El motín del Txistu

Las tensiones entre los jugadores y los dirigentes estallaron tras ganar la Liga de 2003 en el partido contra el Athletic en el Bernabéu. Lo que iba a ser una fiesta se convirtió en reproches, gritos, amenazas y un ambiente irrespirable en las entrañas del estadio y en la cena de celebración en el Mesón Txistu. Todo empezó cuando los jugadores se saltaron el acuerdo de dar dos vueltas al campo para celebrar el título. El protocolo indicaba que tenían que dar una solos y otra con la compañía de la prensa. Tras dar la primera se metieron al vestuario y Jorge Valdano tuvo que bajar a pedir explicaciones y hacerles ver que tenían que salir a dar esa segunda vuelta porque ahí estaban los aficionados esperando. Fernando Hierro se encaró con Valdano. En la puerta del vestuario estaba Florentino Pérez tomando nota. Los jugadores estaban enfrentados con la prensa y todo empezó a ir a peor cuando se confirma que el ayuntamiento prohibía que pudieran subir a la fuente de Cibeles a poner la bufanda y la bandera del Real Madrid.

Los jugadores, con Hierro de portavoz, salieron por otra puerta del estadio para evitar a los periodistas. Subieron al autobús y marcharon a Cibeles. Allí confirmaron que no había manera de subir a la fuente y Raúl se encaró con un policía. Más tensión. Más enfado el que fue acumulando Florentino cuando conoció la postura de los jugadores de no querer visitar, al día siguiente, las instituciones para ofrecer el título. De ahí se marcharon al restaurante reservado para la celebración. El Mesón Txistu. Lo que en el documental de ESPN titulan como el ‘Motín del Txistu’. Los jugadores llegaron cada uno por su cuenta, algunos demasiado tarde y con mala cara. La tensión creció dentro y, más que una cena distendida, lo que sucedió fueron palabras mayores.

Foto: Haaland celebra un gol anoche ante el Sevilla. (Reuters)
Ulises Sánchez-Flor Opinión

Fernando Hierro se acercó a Florentino Pérez y le dijo que no iban a ir a las instituciones. “A mí no me des con el dedo porque yo no soy un árbitro” es la reacción y contestación de Florentino que recoge el documental en palabras del periodista deportivo Joaquín Maroto, que por entonces era el jefe de prensa de Florentino. La cena fue un funeral. El discurso de Florentino una sentencia para todos: “Nos guste o no, hemos tenido un problema. No nos han dejado subir a Cibeles. Nos guste o no, no tenemos más remedio que aceptarlo. El club tiene que rendir visita a la comunidad, ayuntamiento y La Almudena. Hay cosas que no conciernen a los jugadores y sí a la institución. Os pido que mañana nos pongamos el traje y vayamos a cumplimentar a las instituciones. Hacer de esto un mundo no tiene sentido y cada vez que ganemos hay que tener caras agradables. Hoy estoy viendo caras que no se corresponden con la consecución de un título. La afición tiene derecho a que nos comportemos como personas mayores. Que paséis buenas vacaciones y que pongáis buenas caras”. Florentino fue duro.

Del Bosque y Hierro, fuera del club

Dos días después de esta serie de sucesos de alta tensión, en el Real Madrid anunciaron que Vicente Del Bosque y Fernando Hierro no continuaban en el club. Llegaría Beckham y vendría con un nuevo técnico, el portugués Carlos Queiroz, que fue ayudante de Alex Ferguson en el Manchester United y conocía bien al nuevo galáctico. El nombre de José Mourinho, ganador, competitivo, mano dura con los jugadores, también estaba en la agenda de Florentino Pérez desde este momento. Florentino ya buscaba un técnico que no fuera amigo de los futbolistas. Quería disciplina y exigencia. “Yo hice lo que tenía que hacer. Defender a mi familia”, es la respuesta de Fernando Hierro en el documental.

Florentino Pérez había llegado al Real Madrid para hacer un equipo con los mejores jugadores del mundo y los más mediáticos que pudieran abrir nuevos mercados, captar más patrocinadores, subir el nivel de ingresos a nivel mundial. Rompió con Del Bosque y Hierro y cogió una mayor dimensión el Real Madrid de los galácticos. Era la época en la que se desmadró Ronaldo con sus fiestas de cumpleaños y en el documental de ESPN también recogen este tipo de episodios con declaraciones del brasileño y los que fueron a esas fiestas. “Fue una época espectacular. Digo que el Real Madrid y Madrid es la mejor combinación de ciudad y equipo que uno puede encontrar en la vida”, es la confesión que hizo Ronaldo, en Movistar, a Valdano recientemente. Hoy se ríen juntos. En esos años de juerga, Ronaldo era un dolor de cabeza para Florentino y Valdano.

Las fiestas de Ronaldo no las pudo controlar Florentino. Al chalé llegaban los jugadores del Madrid, los de otros equipos y un autobús con señoritas. “Es verdad que había muchas más mujeres de lo que pensábamos. Yo me llevé a mi mujer y me dijo: ‘Vámonos, que esto no es lo adecuado”, declara Iván Helguera a ESPN. “Éramos una panda de locos”, reconoce Roberto Carlos. “Menos mal que no había redes sociales”, dice un sonriente Makelele. "Pues nada, había dos cumpleaños. Uno para los que podían ir y otro para los que no", confiesa el periodista Joaquín Maroto.

Florentino Pérez Fernando Hierro Raúl González Blanco Vicente del Bosque
El redactor recomienda