El argentino firma la paz con su club

La disculpa a medias de Messi: "Si hubo errores, fueron para hacer un Barça mejor"

El capitán del FC Barcelona pone punto final (al menos provisionalmente) a la crisis de este verano con unas declaraciones en las que reconoce algunos fallos y promete pasión e ilusión

Foto: Messi, esta pretemporada. (Reuters)
Messi, esta pretemporada. (Reuters)

Mes y medio después del desastre en Lisboa, una semana después de la marcha de Luis Suárez, tres días después de pasearse con cara de funeral por el Camp Nou en el primer partido de Liga, Lionel Messi ha decidido cerrar la crisis abierta en el Barcelona por su deseo de abandonar el club este verano. En unas declaraciones efectuados al diario Sport, la estrella argentina pretende poner término al episodio del burofax que arrancó el pasado 25 de agosto, cuando solicitó formalmente a la junta directiva culé abandonar la entidad acogiéndose a una cláusula de escape recogida en su contrato.

"Luego de tantas desavenencias, me gustaría poner un punto y final. Debemos unirnos todos los barcelonistas y asumir que lo mejor está por venir", asegura el 10 al periódico catalán. Messi, que se mostró muy crítico con el presidente del club, Josep María Bartomeu, en una entrevista que concedió a Goal.com y después en redes sociales tras la marcha de Luis Suárez al Atlético de Madrid, pide disculpas de una forma tibia: "Asumo mis errores", dice Messi, "pero si existieron fueron solo para hacer un mejor y más fuerte FC Barcelona".

Messi, durante el Barcelona-Bayern de Múnich el 14 de agosto. (Reuters)
Messi, durante el Barcelona-Bayern de Múnich el 14 de agosto. (Reuters)

El rosarino, que en junio cumplió 33 años, envía un mensaje de optimismo a los aficionados ante la nueva temporada. "Sumando pasión e ilusión será la única forma de poder lograr los objetivos, siempre unidos y remando en la misma dirección. Quería mandar un mensaje a todos los 'socis' y a todos los culés que nos siguen. Si en algún momento a alguno de ellos le pudo molestar algo que dije o hice, que no les quepa duda que lo hice siempre pensando también en lo mejor para el club".

Pulso perdido

Como es sabido, la directiva azulgrana resistio el envite de Messi y argumentó que la citada cláusula había vencido el 10 de junio y, por tanto, no era aplicable. Declaró al jugador intransferible. Tras dos semanas de pelea silenciosa, el rosarino se reincorporó a la disciplina del equipo dirigido por Koeman. Su club cierra provisionalmente una de los peores conflictos de este siglo, tras una de las derrotas más humillantes de su larga historia, que motivó incluso un voto de censura contra Bartomeu. Sin embargo, el futbolista argentino ha comprendido que comenzaba a resquebrajarse su liderazgo ante las voces que le señalaban con el dedo por su excesivo poder en un club que en ocasiones parecía rendido a sus pies, demasiado pendiente de sus célebres silencios y de su camarilla.

La crisis remite, pero deja secuelas: hay una moción de censura en marcha, un proceso electoral abierto y una renovación generacional del vestuario, animada por la irrupción fabulosa de Ansu Fati, que coloca a Messi en una situación distinta: sigue siendo el capitán y una leyenda eterna, pero su peso en el club se reduce y ya no es el único jugador que ilusiona a la afición.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios