el uruguayo era un objetivo de florentino

La apuesta por Benzema en el Real Madrid que frenó el fichaje de Luis Suárez

Luis Suárez era el objetivo de Florentino cuando el presidente solo se fijaba en los mejores jugadores del momento. Quiso al uruguayo en 2014, pero no dio el paso de desprenderse de Benzema

Foto: Karim Benzema celebra un gol en un partido del Real Madrid contra el Villarreal. (Efe)
Karim Benzema celebra un gol en un partido del Real Madrid contra el Villarreal. (Efe)

Luis Suárez jugará en el Atlético de Madrid después de seis maravillosos años en el Barcelona y haberse frustrado su fichaje por el Real Madrid. Los futbolistas dan muchas vueltas y su destino es, en ocasiones, impredecible. El uruguayo se despide entre lágrimas del Barça y vestirá ahora la camiseta del Atlético de Madrid cuando mucho antes lo pudo hacer de blanco. No fue posible porque en el club blanco pesó más la apuesta por Karim Benzema.

El delantero uruguayo preparaba las maletas para dejar Liverpool en 2014 y mudarse a la capital de España. Estaba harto de la vida en Inglaterra. Su familia no se adaptaba y él tenía problemas en el fútbol inglés con episodios y sanciones en los que fue acusado por insultos racistas. Estaba en su plenitud y esa temporada había marcado 31 goles en la Premier League. La misma cifra que Cristiano Ronaldo en el Real Madrid y por la que tuvieron que compartir la Bota de Oro.

Luis Suárez era el objetivo de Florentino Pérez cuando el presidente solo se fijaba en los mejores jugadores del momento e incorporaba ‘galácticos’. Hubo reuniones con el representante del delantero, Pere Guardiola (el hermano de Pep), en las que se llegó a un principio de acuerdo. En el Real Madrid se ponía en duda la capacidad realizadora de Benzema y su evolución como goleador. El talento y la calidad del francés no estaba cuestionada, pero sí su irregularidad y personalidad cuando técnicos como Mourinho insistían a Florentino que el equipo necesitaba otro goleador.

Zidane da instrucciones a Benzema. (Efe)
Zidane da instrucciones a Benzema. (Efe)

El Barcelona también entró en la puja cuando se enteró de la posibilidad de poder fichar al uruguayo, pero el Real Madrid llevaba ventaja. Los problemas que podía ocasionar por su personalidad conflictiva y agresiva en los partidos pesaron en el Real Madrid a la hora de tomar la decisión y frenaron las negociaciones. A Florentino le gustaba Luis Suárez y a la vez llegaba el interés del Arsenal por Benzema. Podían encajar las piezas. Vender al francés y fichar al uruguayo. Pero el presidente consultó al entrenador, por entonces Carlo Ancelotti, y éste le aconsejó que se quedara con Benzema. Poco más hubo que hablar. A Florentino no le pedía el cuerpo vender al jugador por el que fue a su casa de Lyon a ficharlo y abandonó la idea de gastarse 80 millones de euros en el uruguayo. Lo fichó el Barcelona.

Inicia la duodécima temporada

Karim Benzema está agradecido a Florentino de la confianza que ha tenido con él como jugador y persona en sus peores momentos. Cuando era criticado por no marcar goles y también tras el episodio en el que sigue imputado por el ‘caso Valbuena’ y la extorsión de vídeos con contenido sexual.

El francés resiste en el Real Madrid y empieza su duodécima temporada. Ninguna otra apuesta de Florentino ha contado con más oportunidades y complicidad que él. En tiempos de crisis y sin fichajes tendrá la exigencia y la presión, de nuevo, de ser el goleador del equipo. En el estreno contra la Real Sociedad surgieron las mismas dudas que la pasada temporada en el equipo de Zidane. Destaca por la solidez, pero tiene problemas con el gol. La confianza, una vez más, está depositada en Benzema y que supere los 21 goles de la anterior campaña. El club le pide liderazgo y compromiso.

Benzema lleva once años en el Real Madrid y está a la altura de Alfredo Di Stéfano en cuanto a temporadas. A partir de ahora tendrá más partidos para seguir haciendo historia y batiendo récords como uno de los futbolistas más goleadores. Benzema es el sexto máximo goleador del Real Madrid en la Liga con 169 tantos y está cerca de cazar a Santillana (186 goles). Les separan 17 goles a dos delanteros de un perfil muy distinto.

Luis Suárez posa con los trofeos que ha ganado en el Barcelona. (fcbarcelona)
Luis Suárez posa con los trofeos que ha ganado en el Barcelona. (fcbarcelona)

Carlos Alonso ‘Santillana’ era el delantero que hoy no tiene Zidane en su plantilla. Un rematador. Un excelente cabeceador que hizo una larga carrera en el Real Madrid. Llegó en 1971 y se fue en 1988. En un total de 17 temporadas consiguió marcar 186 goles. La gran mayoría de ellos dentro del área con el remate contundente del ariete que está en el sitio oportuno para la finalización de la jugada. Santillana no tenía la elegancia ni la calidad de Benzema. Tampoco la visión de juego ni la capacidad para regatear y asociarse del francés. Se convirtió en uno de los mejores goleadores de la historia del fútbol español por su contundencia e instinto rematador.

Llegó con 19 años al Real Madrid, dos antes que Benzema, y su techo goleador en la Liga fueron 24 tantos. El mismo listón tiene Benzema en la temporada 2015-16. Tan distintos como delanteros e igualados en cifras realizadoras. Muy mal se le tiene que dar al francés para no marcar más de 17 goles en la Liga en las dos temporadas que le quedan, superar a Santillana y colocarse como el cuarto máximo goleador en la historia del Real Madrid en el campeonato español. Por delante están Cristiano Ronaldo (312 goles), Raúl (228) y Alfredo Di Stéfano (216).

Más elegante que agresivo

Benzema no se parece en nada a Santillana ni en la agresividad o vehemencia con la que juega Luis Suárez. Se le podrían encontrar semejanzas a Di Stéfano. Palabras mayores cuando hablamos de un mito del Real Madrid. A Di Stéfano se le conocía como el futbolista total por cómo se movía por todo el campo, elaboraba y hacía fluir el juego, eliminaba rivales y hacía goles. A Benzema se le reconoce por caer a las bandas, irse al centro del campo para sacar la pelota jugada y asociarse con los compañeros.

El techo de goles de Di Stéfano está en los 31 que marcó, en la temporada 1956-57, en 30 partidos. Ahí no llega Benzema. Como tampoco en la influencia y el impacto que tenía Di Stéfano, el jugador que cambió la historia del Real Madrid con su fichaje. Con dos temporadas por delante tiene complicado, aunque no es imposible, igualar y superar al mito blanco para convertirse en el tercer máximo goleador de la historia del Madrid en la Liga.

Benzema llegó el domingo a los 350 partidos en Liga con el Real Madrid y sigue siendo imprescindible e intocable en el proyecto de Florentino Pérez y Zidane. El presidente y el entrenador tienen pasión por este delantero que no convence a todos cuando el debate se lleva a la necesidad de tener un ‘asesino’ del gol. Mientras estuvo Cristiano Ronaldo no tuvo la responsabilidad de ser el goleador del equipo y se sintió más cómodo como socio. Sin el portugués se le pide y se espera que haga de todo. Que juegue para el equipo y haga muchos goles. Pero Benzema no es Luis Suárez, ni Santillana ni mucho menos Di Stéfano.

Cuando se vaya del Real Madrid estará en la historia del club por haber ganado los mejores títulos y también por una cantidad de goles que va por los 249 en todas las competiciones. Pero desde que se fue Cristiano Ronaldo surge el mismo debate sobre la falta de un goleador y la necesidad que tiene el Real Madrid de fichar a un Lewandowski o un Luis Suárez. Porque a Benzema no se le puede pedir más y tiene su techo en poco más de 20 goles.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios