la polémica llamada del mandatario blanco

El día que Florentino Pérez cambió el VAR con una llamada de teléfono

El 6 de enero de 2019, después de una derrota madridista ante la Real, Pérez llamó a Rubiales para quejarse del videoarbitraje y desde entonces nada es igual

Foto: Florentino Pérez en el palco del Bernabéu con Josep María Bartomeu. (EFE)
Florentino Pérez en el palco del Bernabéu con Josep María Bartomeu. (EFE)

Corría el minuto 65 del partido con la Real Sociedad dominando el marcador (0-1). Vinicius ingresó en el área en una diagonal larga desde la banda y Gero Rulli salió a su encuentro lanzándose el suelo para tratar de cachetear la pelota. Sin embargo, el brasileño se adelantó tocando el balón con la punta del pie y el portero tocó al delantero provocando su derribo. O quizás no. Porque para muchos Vinicius ya estaba cayendo cuando Rulli le tocó (no arrolló) y el madridista salió volando fruto de la inercia de la carrera.

En el campo, el colegiado José Luis Munuera Montero, no apreció penalti porque pensó que Rulli había llegado a tocar la pelota, cosa que no ocurrió. El problema es que desde el VAR Mario Melero López le envió un mensaje que terminaría saltando a las portadas de los periódicos: "Todo OK, José Luis". En la sala de videoarbitraje tampoco apreciaron falta del portero sobre el brasileño tras ver la jugada repetida varias veces y desde diferentes tomas. El partido concluyó con derrota madridista (0-2) y un enfado monumental de los blancos al que puso palabras su capitán, Sergio Ramos: "La actuación arbitral ha sido escandalosa. Creo que el árbitro debía haber pitado el penalti y luego consultarlo con el VAR".

Zidane con el trofeo de campeón de Liga. (EFE)
Zidane con el trofeo de campeón de Liga. (EFE)

Pero ahí no quedó todo. Aquel 6 de enero de 2019 pasó a la historia de nuestro fútbol por algo que ocurrió más tarde en las entrañas del Santiago Bernabéu. Veinte minutos después de concluir el partido, Florentino Pérez, notablemente enfadado por la decisión arbitral y la inacción del VAR, cogió su teléfono móvil y llamó a Luis Rubiales, presidente de la Federación Española de Fútbol. El presidente blanco le preguntó qué había pasado con el penalti a Vinicius, por qué no había entrado el VAR a corregir la decisión del colegiado. Fue una llamada corta, tensa, pero educada. Lo sabemos porque lo admitió posteriormente Rubiales: "La llamada de Florentino se produjo después del partido. Hay veces que el hecho de no llamar hace que se enquisten las cosas. Es importante que sientan que pueden llamar. Florentino es miembro de la Junta Directiva de la RFEF y por nuestra parte siempre vamos a querer tener al Real Madrid en la RFEF". Más allá de lo poco elegante de la llamada en sí, la justificación final de Rubiales sobre la Junta Directiva de la RFEF y la presencia del Real Madrid ha abierto la puerta a muchas conjeturas.

No es perfecto

Aquella llamada desató una cascada de reacciones. Una de ellas la celebración de una rueda de prensa por parte de Velasco Carballo y Clos Gómez, los encargados de la implantación del VAR, para justificar el uso y modo de funcionamiento del videoarbitraje. "Estamos satisfechos por el acierto y la adaptación rápida y positiva que hay que poner en valor. El árbitro nunca pide el VAR, tiene que actuar como si no existiera. Es el VAR quien chequea todos los incidentes y es él quien avisa al árbitro si ve un error claro y manifiesto. Si tiene dudas, calla. Cuando detecta algo, avisa al árbitro que decide si acepta lo que le dicen o va a verlo al monitor. Si el VAR confirma su decisión, sigue sin más. Debemos seguir mejorando, pero la aportación del VAR a nuestro fútbol es muy positiva. El VAR no es perfecto y los árbitros nos equivocamos, pero los datos demuestran que nos ayuda y debemos estar orgullosos de nuestro arbitraje", concluyó Velasco en una comparecencia tensa tras ser señalados por la llamada de Florentino.

Había una cierta burbuja de lo que era el VAR y los árbitros y ahí se rompió

El VAR comenzó a utilizarse en el fútbol español en la temporada 2018-19, campaña en la que dependía de la Liga de Fútbol Profesional. Sin embargo, después pasó a ser de ámbito federativo y, por tanto, un asunto de Rubiales y su equipo. Un año después de aquello, en enero de 2020, Javier Tebas, presidente de LaLiga, advertía lo siguiente en los micrófonos de El Partidazo de la cadena COPE: "Hubo un antes y un después de la llamada de Florentino a Rubiales. Eso generó un problema que se arrastra todavía. Creo que fue un error que se dijera que había llamado Florentino a los 20 minutos. No hay unificación de criterios e interviene demasiado el VAR".

Para el dirigente de la patronal de clubes, "no se puede, aunque seas presidente del Madrid, del Leganés o de un equipo de la Liga Smartbank, llamar a un presidente de la Federación 20 minutos después de un partido caliente diciendo '¿qué ha pasado con ese penalti?'. Eso generó un antes y un después porque muchos presidentes de clubes, como es normal, pensaron que si se quejan a lo mejor les funciona. Si hacemos un estudio desde aquella llamada, vemos que el VAR entra mucho más ahora. Posiblemente en aquella jugada el Madrid tuviera razón, porque era un error flagrante que no se dieron cuenta en el VAR. Había una cierta burbuja de lo que era el VAR y los árbitros y ahí se rompió".

Florentino Pérez con Zinédine Zidane. (EFE)
Florentino Pérez con Zinédine Zidane. (EFE)

El Real Madrid se ha proclamado campeón de Liga después de completar un pleno de victorias tras el confinamiento, diez en diez jornadas, lo que le ha permitido adelantar al Barcelona, que arrancaba por delante la recta final tras el parón por la pandemia. Pero desde el primer partido la polémica ha envuelto todas las decisiones del VAR en las que se ha 'favorecido' al Real Madrid. No ha habido jornada que el VAR no mostrase una 'complicidad' en la que muchos ven el efecto pretendido por la llamada de Florentino a Rubiales. El gol en Éibar de Kroos que debió ser anulado por fuera de juego de Benzema en el inicio de la jugada, el gol anulado en el Real Madrid-Valencia a Rodrigo por el VAR por fuera de juego posicional de Maxi Gómez, el tanto invalidado en Anoeta a Januzaj tras un zurdazo desde fuera del área que el VAR anula de nuevo por un fuera de juego posicional de un Mikel Merino que no se cruza en la trayectoria de la pelota, el posterior gol de Benzema bajando la pelota con el brazo-hombro...

Más allá de si el Real Madrid se ha visto favorecido o no por el VAR, que no es el objeto de este artículo, la realidad es que aquella llamada de Florentino a Rubiales del 6 de enero de 2019 ha disparado la polémica en torno al VAR, una herramienta que llegaba al fútbol para acabar con las discusiones y hacerlo más justo. Sin embargo, el videoarbitraje ha pasado de ser un recurso útil, a convertirse en un arma recurrente para unos árbitros que se refugian durante los partidos en la tecnología para evitar polémicas. Hoy en día se mira más quién está en la sala de videoarbitraje que al que salta al césped con los jugadores a dirigir el partido. La presunción de inocencia ha dado paso a la sospecha habitual... y a la posterior llamada presidencial. 18 meses después, aún hay quien defiende que Rulli no hizo penalti a Vinicius. Y lo contrario…

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios