el desprestigio que sufre el capitán

Cómo Zidane protege a Sergio Ramos en el Real Madrid y los que le tiran basura

A raíz de la autobiografía de Giorgio Chiellini se pone, otra vez, en entredicho la deportividad del capitán del Real Madrid. Zidane es el primero que quiere y respalda a un Sergio Ramos combativo

Foto: Sergio Ramos después de un entrenamiento para preparar el regreso de la Liga (instagram sergioramos)
Sergio Ramos después de un entrenamiento para preparar el regreso de la Liga (instagram sergioramos)

Sergio Ramos provoca una diversidad de reacciones que van desde el reconocimiento a un profesional constante e insaciable a las críticas por la dureza de sus acciones. De lo positivo a lo negativo convive con las burlas por su estilismo, el lenguaje y sus apariciones en las redes sociales. Los detractores deportivos se agarran a su severidad. Un fútbol racial que se interpreta como violento. Vuelve a surgir polémica entorno a Sergio Ramos. A raíz de la autobiografía de Giorgio Chiellini se pone, otra vez, en entredicho la deportividad del capitán del Real Madrid. Su limpieza en el juego. Su suciedad por encima de la nobleza.

“Cuanto más le critiquen, más fuerte es. Solo hay que ver cómo ha regresado a los entrenamientos después de dos meses encerrado en el gimnasio de su casa”, comentan en el Real Madrid sobre el estado físico y anímico de Sergio Ramos. ¿Se puede calificar a Sergio Ramos de actuar con malas intenciones? En el libro ‘Yo, Giorgio’, el veterano futbolista italiano hace una radiografía al central español con un fragmento que ha dado mucho que hablar fuera y dentro del Real Madrid. El primer defensor que tiene el sevillano es su entrenador. Zinédine Zidane protege la figura de Sergio Ramos desde la admiración por su sacrificio diario y su entrega en los partidos. Lo pone como ejemplo de competitividad. Palabra que puede tener un significado confuso si se sustituye por combatividad.

En efecto, Zidane es el primero que quiere un Sergio Ramos combativo. Sirve su postura para contrarrestar la imagen que puede trasladar Chiellini. “Él sabe cómo es ser decisivo en partidos importantes, con intervenciones más allá de cualquier lógica y causando lesiones con astucia diabólica. La de Salah fue un golpe maestro”, es la afirmación que escuece a los ‘ramistas' cuando un colega de profesión aviva el fuego de la antideportividad. Presentar de esta forma a Ramos perjudica y desfigura su trayectoria. La acción del enganchón, agarrón, forcejeo o disputa entre Sergio Ramos y Mohamed Salah en la final de la Champions de 2018, que acabó con el egipcio lesionado, no fue fortuita para Chiellini.

Darlo todo

¿Estaba premeditada? ¿Buscó Ramos la lesión? ¿Lo pactó con Zidane? Chellini conoce la fontanería del fútbol. Lo que se cuece entre el defensor y el atacante. La rivalidad en su esencia. Lo que, sin duda, consigue el italiano es sacar buenos réditos para dar publicidad a la autobiografía. Los que quieren calumniar contra Sergio Ramos utilizan este tipo de argumentos, indemostrables, y, probablemente, igual de ofensivos y sucios con el fin de manchar su imagen.

Sergio Ramos pidió, en su momento, disculpas a Salah. Recibió amenazas. Él y su familia, de seguidores egipcios e ingleses que le culparon de lesionar gravemente a su estrella antes del Mundial de Rusia. Ramos fue juzgado. ¿Qué tenía que hacer en esa jugada? ¿No ir al balón? ¿Alejarse? ¿Rebajar su ímpetu? Los que saben lo que es competir (y Chilleni es uno de ellos), en cualquier orden de la vida, sacan desde muy dentro ese espíritu de supervivencia o resistencia que se necesita para salir victorioso. Para conseguir el éxito o evitar el fracaso hay que darlo todo.

Zidane tiene esta percepción de Sergio Ramos. Al igual que sus compañeros y en el club, que le han dado muchas vueltas a esta jugada. Hizo lo que había que hacer. No hay que irse tan lejos. La zancadilla de Fede Valverde a Morata en la final de la Supercopa de España. El uruguayo no presume de este derribo. Ninguna de las dos acciones se pueden calificar de violentas. Más comprensible es la de Ramos en la disputa del balón. El capitán del Real Madrid tiene, como no puede ser de otra manera, el apoyo y el respaldo de su entrenador. ZZ es de los que demanda futbolistas enchufados de los pies a la cabeza. Y Sergio Ramos es el mejor para el técnico francés.

Desde el 8 de marzo no compite Ramos y su regreso a los entrenamientos ha coincidido con esta polémica generada por la autobiografía de Chiellini. Recuerda cómo lo pasó y qué intenciones puede haber para que le desprestigien. “Los que pretenden desacreditarle no lo van a conseguir. Es una más…”, señalan desde el club. Aunque hay que seguir leyendo la autobiografía para profundizar en la mayor de las verdades de Giorgio Chiellini. “Sin él, estrellas como Varane, Carvajal y Marcelo parecen jugadores del filial y el Real Madrid se convierte en un equipo indefenso”, habla Giorgio sobre el carisma, liderazgo, carácter, ambición y personalidad de Sergio Ramos. Igual que se puede analizar y debatir su nobleza o violencia, de lo que no hay dudas es que conserva intacta, quince años después de fichar por el Real Madrid, la energía física y mental. Es el valor que le da Zidane.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios