La extraña visita de Cristiano Ronaldo y cómo se olvidan de él en el Real Madrid
  1. Deportes
  2. Fútbol
sin nostalgia del portugués

La extraña visita de Cristiano Ronaldo y cómo se olvidan de él en el Real Madrid

Jugadores como Sergio Ramos y Vinícius reconocen que no sabían de la presencia del portugués en el Bernabéu. No hay rastro de un encuentro. Ni una fotografía, ni un mensaje

Foto: Cristiano Ronaldo, en un palco del Santiago Bernabéu. (Baldesca Samper)
Cristiano Ronaldo, en un palco del Santiago Bernabéu. (Baldesca Samper)

Cristiano Ronaldo llegó de incógnito al estadio Santiago Bernabéu para ver el Clásico. Resulta extraño que los jugadores del Real Madrid no tuvieran noticias de la presencia del portugués. Es relevante que tampoco exista ninguna referencia de alguno de ellos en las redes sociales. Ni tan siquiera de alguno de los capitanes (Sergio Ramos y Marcelo), el que fue su socio en la delantera durante nueve años (Benzema) o, incluso, el entrenador francés. Con Zinédine Zidane existió una relación de respeto y admiración. Ninguna fotografía con Cristiano Ronaldo en un día de fiesta para el madridismo.

Igual que no hay rastro del contacto entre ex compañeros con el portugués tampoco existe alguna escena, ni en los medios oficiales del club, con Florentino Pérez. Cristiano Ronaldo no estuvo en el palco presidencial. Ocupó otro privado. Más estrecho del que tenía cuando era jugador del Real Madrid y en el que ahora se ve a la familia de Sergio Ramos. Fue una visita sorpresa. Al final del partido, Sergio Ramos comentó que no tenía noticias de la asistencia del portugués. Estuvo cariñoso y le deseó lo mejor. Vinícius, que curiosamente festejó su gol contra el Barcelona al ‘estilo Cristiano’, con ese ’Siuuuu’ que hace tiempo no se veía en el Bernabéu, también reconoce que no sabía nada de la presencia del portugués. El festejo, entonces, fue espontáneo.

Más de un año y medio después de la marcha de Cristiano Ronaldo del Real Madrid (el máximo goleador en la historia del club blanco) en el vestuario se da por superado el golpe. No existe la misma percepción entre los aficionados que siguen echando de menos al goleador y a un delantero más contrastado. Con Mariano, primero, y Luka Jovic, después, no es suficiente. Visto su rendimiento, de momento. En la directiva se procura hablar lo justo y lo mínimo de Cristiano Ronaldo. Es pasado. Se mira al presente y, sobre todo, al futuro con la esperanza de que fructifique el plan de fichar jóvenes talentos. La relación entre Florentino y Cristiano es correcta. El presidente se encargó de resolver las discrepancias. Florentino dejó pasar el tiempo que creyó conveniente para recuperar la buena relación con un futbolista que marcó una época en el Real Madrid. Tal y como hizo, en su día, con Fernando Hierro, Raúl e Iker Casillas. Salidas traumáticas, con diferencias y tensiones, que a día de hoy están normalizadas. Por encima, como se suele decir, está el Real Madrid.

Jugar como un equipo

Cristiano Ronaldo tenía pendiente acudir al Bernabéu para ver un partido de su ex-equipo. No tiene la nostalgia que se ha transmitido en las últimas horas. Está muy cómodo y a gusto en la Juventus. Vive feliz en Turín. Se siente renovado, con nuevas ambiciones y amigos, y presume de estar atravesando un buen momento deportivo. Ha vuelto a encadenar otra de sus rachas goleadoras, pese al último tropiezo en la Champions contra el Olympique de Lyon. Cristiano también mira el presente y acudió al Bernabéu como jugador de la Juventus más que como ex jugador del Real Madrid. De esta manera se puede explicar lo extraño que resulta no verle en el palco presidencial, que los jugadores madridistas no supieran de su presencia, no haya fotografías en las redes sociales, ni mensajes de felicitación del portugués o alguna referencia por la victoria en el Clásico.

Los Sergio Ramos, Benzema, Varane, Casemiro, Carvajal tienen superada la marcha de Cristiano Ronaldo. Hasta Zidane no hace referencias de portugués. Es otro Real Madrid. Una plantilla que sufrió la temporada pasada y a la que le costó adaptarse al vacío que dejó el goleador. El daño fue grave. La temporada pasada resultó un fracaso a nivel colectivo e individual y hoy da síntomas de recuperación. Una reconstrucción basada en la línea que marca el entrenador y siguen a raja tabla los jugadores: ser un equipo. Sufrir juntos y estar unidos. Antes se jugaba para Cristiano Ronaldo. La dependencia era inevitable. De lo que presumen en el Real Madrid, de momento, es de no haber perdido esta temporada en la Liga con los equipos que ocupan posiciones altas en la clasificación (Barcelona, Sevilla, Getafe, Atlético de Madrid…) y esto solo se puede conseguir si no se olvida que hay que jugar como equipo.

Cristiano Ronaldo Sergio Ramos Florentino Pérez Karim Benzema Zinédine Zidane Vinicius Junior
El redactor recomienda