el cántabro devulve la ilusión a los culés

Por qué Setién excita a los culés y Clemente se hace un lío con el ADN del Barcelona

Las pocas derrotas con Valverde fueron tan dolorosas para los culés como ver jugar a un Barça que perdió toda su identidad. Este es el gran reto de Setién que algunos ni entienden ni entenderán

Foto: Quique Setién debutará este domingo como entrenador del FC Barcelona. (Reuters)
Quique Setién debutará este domingo como entrenador del FC Barcelona. (Reuters)

Imagínense lo mala, pésima, que fue la gestión de la destitución de Ernesto Valverde como técnico del FC Barcelona, que hasta Iniesta levantó la voz para reprobarla. "Más allá de que a cada uno nos guste o no el entrenador, las formas han sido un poco feas. El respeto siempre debe existir", dijo Andrés. Efectivamente, aunque habrá quien opine lo contrario, su salida se antojaba inevitable, pero en lo que todo el mundo coincide es en que el Txingurri fue cornudo y apaleado.

Y no solo por culpa de la directiva que preside Josep María Bartomeu, quien al menos tuvo la decencia de decir que le hubiera gustado que las formas "hubieran sido diferentes". También faltó respeto al entrenador por parte de la dirección deportiva, especialmente con esa reunión con Xavi Hernández en Doha a la que solo le faltaron las palomitas. Y, por supuesto, del vestuario, donde sabido es que los futbolistas suelen decir una cosa para quedar bien, aunque sus actos demuestren la contraria y generalmente les dejan mal.

[Y Messi preguntándose si no fue un error mantener a Valverde...]

"Te vas dejando al equipo líder y ganando dos Ligas en dos años. Fue un honor trabajar a tus órdenes y espero que te vaya todo genial. Siempre es un placer cruzarse en la vida a personas como tú. Un fuerte abrazo, míster". Esto fue, por ejemplo, lo que escribió Gerard Piqué tras la destitución de Valverde, aunque después de la derrota ante el Atlético de Madrid en la Supercopa de Arabia también los jugadores se posicionaron a favor de un cambio en el banquillo. Lo cierto, y aquí está escrito, es que el gran error de Bartomeu fue renovar a Valverde únicamente porque Leo Messi estaba cómodo con él.

Claro que también resulta muy revelador que el presidente del Barça dijera a los periodistas: "Todos vosotros sabíais que la dinámica no era buena, se ha dicho en muchas tertulias. En los últimos días hablamos con Valverde y le dijimos que las cosas eran mejorables". Vamos, que estaba avisado y lo de Arabia Saudí no le pillaría por sorpresa. "He visto cambios positivos en el entrenamiento sin que Quique Setién hiciera nada", se atrevió a decir Éric Abidal. Con ello, lo que el director deportivo intentó fue refrendar que la salida del Txingurri ha sido un alivio de la plantilla.

Quique Setién, durante una sesión de entrenamiento con el FC Barcelona. (EFE)
Quique Setién, durante una sesión de entrenamiento con el FC Barcelona. (EFE)

Después del fallido fichaje de Xavi, a quien la ambición no le ha cegado, sabedor además de que la oportunidad de cumplir su sueño de entrenar al Barça a buen seguro se le volverá a presentar, la llegada de Setién de momento ha devuelto la ilusión a los culés. Aunque es pronto, este domingo ante el Granada veremos si el cántabro también devuelve al equipo las señas de identidad que ha perdido y que él ha hecho suyas en otros equipos donde quizás no disponía de todos los mimbres necesarios, aunque tampoco los azulgranas tienen lo que tenían. "Espero que sea un Barça no sobresxcitado pero sí con un estímulo importante", comentó Setién.

Quien no haya visto la descomposición futbolística del Barça es que está ciego o le importa un carajo el juego. Aunque, efectivamente, las derrotas con Valverde se pueden contar con los dedos de una mano, algunas de ellas fueron estrepitosas y no coyunturales, sino la consecuencia de la poca fiabilidad del equipo, vulgarizado e irreconocible, y al que casi siempre mantienen de pie las genialidades de Messi y las providenciales intervenciones de Ter Stegen.

Éramos pocos y opinó Clemente

Y como éramos pocos opinando sobre la destitución de Valverde, habló Javi Clemente. "Van líderes, le han echado después de jugar un buen partido en la Supercopa, tuvo un cuarto de hora loco, pero eso no es culpa de un entrenador, eso se lo hemos visto al Barça en un montón de partidos". Este fue el profundo análisis del veterano entrenador, a quien solo nos faltaba escucharle hablar del ADN del equipo azulgrana. "El Barça pierde algunos partidos por su propio ADN (sic). Está muy bien algunas veces y otras hay que cambiarlo (sic). El ADN de las personas y el futbolístico no es perfecto (sic). Hay veces que durante los partidos esa forma de jugar acarrea muchos problemas y lo que no han querido es ver cuáles son los problemas que acarrea ese ADN (sic)". Vaya lío con el ácido desoxirribonucleico (ADN), o molécula que contiene la información genética de los seres vivos, ¿verdad?

Claro que por si había alguna duda de que Clemente no pretendía sino contradecir la excitación de los culés con la llegada de Setién, lo mejor vino después. "El ADN Barça es una quijotada de gente que se quiere poner medallas porque su camino dicen que es el fútbol espectáculo; como apuntaba Luis (Aragonés) 'si supieran que el único espectáculo en fútbol es cuando has ganado...' Yo no conozco ningún espectáculo perdiendo. Hablan de espectáculo, pero solo se recuerda Roma, el Inter y Liverpool... Si hubieran sido victorias nadie hablaba de esto". Parece evidente que Clemente lleva mucho tiempo sin ver —que no es lo mismo que mirar— un partido del Barça.

Ernesto Valverde y Quique Setién se saludan antes de un partido en el Benito Villamarín. (EFE)
Ernesto Valverde y Quique Setién se saludan antes de un partido en el Benito Villamarín. (EFE)

Y por si fuera poco, el sustituto de Valverde tampoco es del agrado de Clemente, sin duda el mejor aval. "Yo no tengo nada contra Setién, pero creo que se tiene que preocupar de lo suyo, hablar de lo bonito es fácil. Lo hiciste bonito en Las Palmas y no bajaste de casualidad", escribió hace un año en Twitter el ahora seleccionador de Euskadi, que lo fue durante siete años de España. Por cierto, con esta logró el peor porcentaje de victorias desde entonces, el 58,06%, pues solo Hierro en el Mundial de Rusia (25% en tan solo cuatro partidos) lo hizo peor. Camacho (63,63%), Iñaki Sáez (65,21%), Luis Aragonés (70,37%), Del Bosque (76,10%), Lopetegui (70% e invicto), Luis Enrique (80%) y Robert Moreno (71,4%) han tenido mejores resultados que él.

Eso en cuanto a resultados, pues en cuanto al juego, cualquier tiempo después de Clemente con España fue mejor. Que un resultadista, generalmente aquellos que son incapaces de valorar el juego, cuestione la destitución de un entrenador tras una derrota es una gran contradicción, aunque en su caso es comprensible porque no entiende que no se trata solo de perder, sino de cómo se gana. "Todos sabemos el significado del ADN del Barça", dijo Setién la víspera de su debut como técnico azulgrana. Bueno, todos menos Clemente.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios