la euforia con el uruguayo

El riesgo de encumbrar a Fede Valverde en el Real Madrid por un título en Arabia Saudí

A Marco Asensio se le convirtió muy pronto en una estrella y tuvo un desplome la pasada temporada. El riesgo está en imaginarse que Fede Valverde ya es el nuevo Paul Pogba

Foto: Fede Valverde durante un partido con el Real Madrid. (Efe)
Fede Valverde durante un partido con el Real Madrid. (Efe)

Hay que ir con calma con Fede Valverde y conviene no encumbrarlo como si se tratara de uno de esos futbolistas mágicos. Casi infalible. El que más claro lo tiene es Zinédine Zidane. El chico también tiene cerebro y lo demostró pidiendo disculpas por la entrada a Álvaro Morata. Tiene que tener paciencia, humildad y procurar no contagiarse de tanto entusiasmo que le rodea. Igual que estás arriba puedes caer abajo. El 'Pajarito' (apodo del uruguayo) se pone el listón alto y se disparan las expectativas. Hay quien recuerda en el Madrid cómo se convirtió muy pronto en una estrella a Marco Asensio y el desplome que tuvo la pasada temporada. El riesgo está en imaginarse o pensar que Fede Valverde ya es el nuevo Paul Pogba o una de esas figuras que no tienen un mal día. Este tipo de consejos también los da el entrenador a los jóvenes para que no se confundan.

En el Real Madrid están de enhorabuena por la explosión de Fede Valverde y no le ven sentido esperar a que surja una oportunidad con el fichaje de Paul Pogba. La única pega es que es una de las peticiones de Zinédine Zidane. Al entrenador francés le encaja el perfil de un futbolista más experimentado que define como un ‘box to box’. Para hacer este papel ya está Fede Valverde. Lo demostró con la acción, en el minuto 115, de la prórroga en la final contra el Atlético de Madrid en la Supercopa de España. El uruguayo conquista el corazón de los aficionados, se gana el reconocimiento de los compañeros y hace enloquecer al presidente. Zidane, que lo ve entrenar todos los días, tiene una postura más moderada.

Fede Valverde entra por detrás a Morata en la final de la Supercopa de España. (Efe)
Fede Valverde entra por detrás a Morata en la final de la Supercopa de España. (Efe)

“¿Quién es Pogba?”, es lo que respondió Florentino Pérez a un periodista después de la final contra el Atleti. El presidente estaba eufórico e irónico. Cómo para no estarlo. Volvía a ganar un título, casi un año después, ante el rival de la capital y en un país donde tiene un reconocimiento deportivo y empresarial. Florentino no está para que le hablen de despilfarros. Ni gastar importantes cantidades de dinero en fichajes que superen los 100 millones de euros. Esta locura solo la haría por Mbappé. Lo de Pogba ya le suena a viejo. Un fichaje innecesario cuando tienes el presente y el futuro en la plantilla. Fede Valverde ha llegado para quedarse mucho tiempo en el once del Real Madrid.

El ecosistema que garantiza el uruguayo

Es lógico que el presidente se emocione con un chico de 21 años que tiene la personalidad y el arrojo de lanzarse a los pies de Morata para cortar una acción de ataque que podría haber significado la derrota. Esto solo lo hacen los futbolistas que tienen un talento precoz. Y, aunque lo de Fede Valverde parezca una salvajada, al presidente le vale para corroborar que ha algo ha cambiado en el Real Madrid. Hay un jugador que tiene hambre. El carácter del uruguayo también es una virtud en un equipo que hace un año empezaba a caer por el precipicio de la mano de Solari.

No hay debate con Pogba. Por lo menos para Florentino y los aficionados que ven inútil tener que hacer un gasto de más de 150 millones de euros. Este es el ejemplo de fichaje que el dirigente califica como problemático porque rompe el ecosistema del equipo. Pogba tiene un sueldo que supera los 15 millones de euros. Triplica la ficha de Fede Valverde. Los celos, las comparaciones o los agravios aparecerían en la plantilla si aparece Pogba con su sueldazo y esos aires de campeón del mundo que transmite. No encaja en la política de un club que apuesta por fichajes más jóvenes y económicos. El último es el de un mediapunta brasileño, Reinier, que juega en el Flamengo y le comparan con Kaká.

Aún así, quedan por delante los meses decisivos de la temporada y Zidane también tiene algo que decir en este asunto. “Todavía no hemos ganado nada”, es la respuesta del entrenador. Menos eufórico tras ganar la Supercopa de España en Arabia. Con los pies en la tierra porque sabe que lo que viene por delante son puertos de alta montaña. El calendario es exigente en el próximo mes y medio (Sevilla, Atlético, Barcelona, Manchester City…). El debate del fichaje de Pogba lo enfría Florentino y habrá que esperar al final de la temporada para conocer si Zidane lo calienta. Como suele suceder en estos casos depende de los éxitos o fracaso de la temporada y el nivel que siga dando Fede Valverde. De lo que se puede estar tranquilo es que no se le sube el elogio a la cabeza y es más fiable que otros jugadores (Vinicius, por ejemplo) que llegaron con más cartel y foco.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios