empate contra el Athletic en el bernabéu

La ceguera del Real Madrid y por qué Zidane se niega a fichar un delantero

El Real Madrid se da un coscorrón contra el Athletic por la falta de gol. Es el gran problema de un equipo que domina, pero no tiene pegada. Le falta instinto asesino

Foto: Benzema se lamenta de una ocasión fallada en el partido contra el Athletic. (Efe)
Benzema se lamenta de una ocasión fallada en el partido contra el Athletic. (Efe)

El Real Madrid acaba el año como un equipo manso. Sin gol. Nunca es una buena noticia por mucho que haya mejorado como bloque y la actitud sea intachable. El empate (0-0) contra el Athletic de Bilbao echa por tierra el punto del Clásico. De Barcelona salió como el ganador moral, a los puntos, por conseguir minimizar a los culés. Lograr que Messi no hiciera un gol siempre es un éxito. Volver a quedarse sin marcar el día después de que el Barça le hace cuatro tantos al Alavés es una malísima noticia para los de Zidane. Esto va de meterlas. No se ganan los títulos por las sensaciones y el juego. Algunos dirán, los que defienden la cantidad de ocasiones que generó el Madrid y evitó Unai Simón, que merecieron ganar los blancos. Es un engaño. Al Madrid le falta el instinto asesino que tiene el Barcelona y es aquí donde tiene que ponerse las pilas en el próximo año.

Si nos fueran a decir a principio de 2019 que el tridente titular que acabaría el año sería el formado por Vinicius, Rodrygo y Benzema no nos lo podríamos creer. Los dos jóvenes brasileños, que se han ganado sus oportunidades por su desparpajo y frescura, notan la mochila de la presión en sus espaldas. Vinicius sigue en su línea. Da ganas de abrazarle y después de tirarle de las orejas. Te levanta del asiento con sus explosivas arrancadas y regates y te caes de culo por su falta de puntería. Rodrygo se apagó. Le vendrán bien las vacaciones de Navidad. Las necesita para recuperar las energías con las que entró como un cohete. El que tiene más claridad de los dos brasileños eligió un mal día para pasar desapercibido. Los dos fueron cambiados. Vinicius con problemas musculares. Fatigado. Actuaciones como estas son las que hacen pensar si son exagerados los elogios con estos chicos que acaban de llegar y todavía tienen que cumplir una adaptación.

Vinicius en una jugada contra el Athleric. (Efe)
Vinicius en una jugada contra el Athleric. (Efe)

Karim Benzema echa de menos a Eden Hazard. Desde que se lesionó el belga se ha resentido el ataque del equipo de forma alarmante. No es que a Hazard se le cayeran los goles, pero era el mejor socio del delantero francés. Estaba entrando en ebullición esta sociedad y lo nota el equipo en esos metros finales donde no se puede perdonar, hay que intimidar y matar. El Real Madrid hace méritos para que le consideren un aspirante al título de Liga. Tiene regularidad y continuidad en el juego. Recibe pocos goles (lo mejor). Deja la portería a cero en más ocasiones. Trabaja. Tiene alma, carácter y sacrificio. Pero decepciona cuando se comprueba que tiene menos veneno que el Barcelona.

La mala suerte de Jovic

La falta de puntería preocupa al entrenador del equipo blanco. El problema del gol lo tiene que solucionar Zidane. No se trata de hacer milagros porque si no tienes a uno de esos asesinos del área (Lewandowski, Harry Kane, Cristiano Ronaldo, Mbappé, Neymar o Luis Suárez) careces de contundencia. Pero Zidane es responsable del lío que tiene con los delanteros. Empezó con el tridente mencionado y acabó con Bale, Jovic y Benzema. Un giro, de nuevo, como en Valencia, a la desesperada. Lo poco que estuvieron Bale y Jovic en el césped dieron más sensación de amenaza y peligro. Jovic cabeceó un balón al palo. Bale tiene más precisión e intención en sus disparos. Busca las esquinas. No como Vinicius. Tampoco fue el mejor día de Benzema. Sus remates fueron, como se suele decir en estos casos, al muñeco. Unai Simón estuvo acertado, pero no exigido.

El Madrid se puede excusar en los tres postes (Kroos, Nacho y Jovic), pero no puede negar lo evidente. En los tres últimos partidos ha marcado un gol. El de Valencia en Mestalla, en el minuto 95, con la colaboración de una subida a un saque de esquina de Courtois a la desesperada. Dos partidos seguidos sin marcar penalizan y desinflan las euforia. Enfrente tuvo un Athletic de Bilbao serio, trabajador y que puso en aprietos a Courtois. El portero sacó un buen balón, ajustado, a Iñaki Williams. Carvajal, en la segunda parte, se cruzó de forma providencial, para evitar una clara ocasión de gol de los bilbaínos. El Athletic aguantó el ritmo de ida y vuelta en un Madrid que regresó a los tres centrocampistas (Fede Valverde, Kroos y Modric) y renunció a Isco. Un traspié del equipo de Zidane. Sin gol es imposible querer seguir la estela del Barcelona.

Rodrygo intenta regatear a Iñigo Martínez. (Efe)
Rodrygo intenta regatear a Iñigo Martínez. (Efe)

La preocupación de Zidane

Zidane, en este escenario de falta de gol, se niega a reforzar el equipo con el fichaje de un delantero. "Absolutamente no. No veo necesario fichar un delantero en el mercado de invierno", responde. Este es su análisis del empate contra el Athletic: "Estoy un poco disgustado por el esfuerzo que han hecho los jugadores. Estamos molestos. Pero esto es fútbol. Si tienes ocasiones hay que meterlas. Nosotros vamos a seguir. Ahora no están entrando. No hay que desmoralizarse. Hay que pensar que este año ha sido muy bueno en todo. Acabamos un poco regular y tenemos ganas de volver mucho mejor. Calma y tranquilidad, hemos tenido cuatro o cinco meses buenos. No hay que bajar la cabeza porque hayamos tenido un resultado regular en nuestra casa". El club se ha gastado 60 millones de euros en Luka Jovic y Zidane no utiliza a Mariano. Una razón para no fichar.

El que no se consuela es porque no quiere y el portavoz en el palco, Emilio Butragueño, con tono más bajo que el que tenía tras el Clásico en el Camp Nou resaltó la mala suerte. Apela a la tranquilidad: "Hemos generado muchas ocasiones de gol. Con calma y a seguir. El equipo ha hecho un buen partido y a seguir trabajando. El primer tiempo ha sido brillante y hemos merecido ganar. Hemos tenido tres palos. No hay nada que reprochar al equipo. Lo ha intentado de todas las maneras". El tridente Messi, Luis Suárez y Griezmann suman 30 goles en la Liga. Todo el Real Madrid lleva 33 tantos. Es la prueba del algodón.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios