los números en liga no presionan al dirigente

Por qué Miguel Ángel Gil no dudará ni echará a Simeone

La actual situación del Atlético de Madrid es la peor, según los números, en la era de Diego Simeone en Liga. No termina de arrancar el nuevo proyecto aunque arriba no se mira por un cambio

Foto: Diego Simeone, actual entrenador del Atlético de Madrid. (Reuters)
Diego Simeone, actual entrenador del Atlético de Madrid. (Reuters)

"La imprecisión nos está generando ansiedad y esa ansiedad la vamos a calmar primero nosotros con la tranquilidad que le demos a los jugadores". Diego Simeone no esconde la actual situación anímica de su Atlético de Madrid. El problema del gol, cada vez que se salta al césped, está presente. Los números dicen que este es el Atlético menos goleador de la historia en las primeras 16 jornadas y también aterrizaba este viernes pasado a Villarreal con el Atleti de Simeone más goleado atendiendo al último par de meses (7 goles encajados en las últimas 7 jornadas). Números negativos que cuestionan la labor del entrenador, aunque no para quien más manda.

Solo 16 goles anotados en 16 partidos de Liga; séptimo puesto en Liga; un partido ganado, dos perdidos y dos empatados en los últimos cinco disputados; Simeone siendo corregido en público por la directiva (Clemente Villaverde) cuando señaló que esta era una época de "transición" por el gran cambio en su plantilla... El actual es el momento más delicado del Cholo desde que aterrizó en el banquillo rojiblanco hace ocho años y coincide, además, con la temporada en la que se ha realizado una inversión récord por un futbolista, Joao Félix (127 millones de euros) que resulta ser el tercero más alto en la historia del fútbol. Los 243 millones invertidos en fichajes, más que ningún año, no están teniendo el rendimiento esperado y las altas expectativas generadas se han transformado en cierta decepción (el tramo de la temporada en la que estamos todavía permite corregir el tiro).

[El margen de error del Atlético de Simeone]

Metiendo todos estos ingredientes en la coctelera se obtiene que comiencen a tener más argumentos quienes cuestionan a Simeone y sus decisiones, al tiempo que son más los que se han unido a este movimiento, empezando por parte de la propia directiva, que no comparte la exigencia de su técnico de fichar sí o sí un delantero en invierno, tal y como ha insistido el argentino al director deportivo, Andrea Berta, con la famosa frase que disparó en verano: "¿Quién va a hacer los goles del francés?". Intuía que iba a necesitar a alguien que le garantizara unos 25 goles, pero en la directiva no quieren escuchar esto como excusa.

A vueltas con el fichaje de un delantero

El tiempo le está dando la razón, aunque agudiazada con una histórica crisis goleadora (con o sin "francés", no es normal que este Atlético sume sólo 16 tantos). Pero si no hay alguna salida en enero tampoco habrá ninguna entrada porque, simplemente, "no hay dinero en la caja", repiten desde arriba (aunque el balance este año de ingresos y gastos en fichajes haya sido de +68). La sintonía entre palco y banquillo no es la mejor en estos momentos en los que el nerviosismo se ha instalado en el Wanda Metrpolitano... "Esa ansiedad la vamos a calmar primero nosotros con la tranquilidad que le demos a los jugadores", comentaba el Cholo este viernes.

Simeone, el pasado viernes en el estadio de La Cerámica. (EFE)
Simeone, el pasado viernes en el estadio de La Cerámica. (EFE)

Quizás, para un club destinado a pelear por Liga y Champions y que a estas alturas de la película marcha a ocho puntos del liderato compartido por el Barcelona y el Real Madrid (ambos con un partido menos), el momento actual debía poner en jaque la posición de su técnico. Sin embargo, el colchón de confianza que se ha ganado Simeone durante casi una década hace que todo se mire con más pausa y tranquilidad, además de lo que más cuenta: la opinión que tiene respecto a todo esto Miguel Ángel Gil Marín.

Que dé el paso que quiera el Cholo

El máximo accionista del Atlético de Madrid, desde su perspectiva, ve en la figura del Cholo una estabilidad que sabe es complicada de conseguir en el fútbol. Gil Marín no se para a cuestionar a su entrenador y hace tiempo que tomó la decisión de que si alguna vez algo no encaja entre Atlético y Simeone sería él quien deberá dar el paso de dejarlo. Ya lo hizo el argentino cuando, tras la final de Champions de Milán, indicó que tenía que "pensar". Al final logró el mejor contrato en la historia del fútbol español para un entrenador sumando más alegrías que penas desde entonces.

Tal vez el Metropolitano esté más dividido que nunca, también seguramente es el momento más tenso de Simeone como entrenador, pero arriba, quien dirige, está relativamente tranquilo porque la pelota no está -ni estará- en su tejado por lo que haga o deje hacer Simeone. La mencionada estabilidad que aporta al club está por encima de un noviembre negro y es el exfutbolista quien está en el foco de las dudas y críticas -actúa de escudo de la directiva-. Para lo bueno y para lo malo, Simeone tiene las riendas de su futuro.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios