las diferencias entre directiva y entrenador

El margen de error del Atlético y por qué Simeone insiste (sin suerte) con un fichaje

Diego Simeone no cambia su discurso de necesitar un delantero que le garantice entre 20 y 30 goles, que era la cifra que estaba garantizada con la aportación de Antoine Griezmann

Foto: Cavani, un pretendido demasiado pretencioso para el Atlético. (Reuters)
Cavani, un pretendido demasiado pretencioso para el Atlético. (Reuters)

“La transición nuestra es estar peleando siempre arriba por todo. Tenemos once jugadores nuevos, pero tiene que ser una transición que te permita pelear por todo”. Clemente Villaverde, consejero y portavoz del Atlético de Madrid, corrigió a Diego Simeone cuando, tras la derrota ante el Barcelona, explicó su sexto puesto en Liga tratando de contextualizar la situación: “Hay que saber el año de transición en el que estamos”. Desde arriba, en la directiva rojiblanca, no han sentado nada bien las palabras de su técnico y esperaban más para una temporada en la que mantienen un pulso por la política de fichajes.

[Joao Félix se ha equivocado en elegir entrenador]

¿Quién va a hacer los goles del francés?”, es algo que hace meses repitió Diego Simeone dentro del Atlético cuando se le confirmó que Antoine Griezmann se mudaría a una casa rival. El argentino tenía contabilizados que unos 30 goles al año los tenía asegurado con el actual '7' del Barcelona. “La historia y los números de Griezmann hablan por sí solos”, señalaba este fin de semana antes del choque ante el Barça. Él sabe en qué dirección iba esa declaración…

Andrea Berta, director deportivo del Atleti, es el interlocutor entre Simeone y la directiva. El italiano ha recibido en 'varios idiomas' por parte del Cholo la necesidad de cubrir ese porcentaje goleador de Griezmann y, con lo que tiene, no le salen las cuentas. Sin Diego Costa, con Álvaro Morata de referente en punta no le cuadra que pueda sustituir el vacío de Griezmann y a Joao Félix lo considera todavía muy joven y con capacidad para hacer a lo sumo una decena de goles. Quiere algo más y arriba, con el gasto en fichajes que han realizado, consideran que el equipo debía estar rodado ya y ponen el ejemplo del Sevilla, cuya "transición" ha sido mínima.

Rodrigo gesticula durante el reciente encuentro contra el Chelsea. (EFE)
Rodrigo gesticula durante el reciente encuentro contra el Chelsea. (EFE)

Simeone se desentiende de la economía del club a la hora de insistir por un fichaje. Le sentó muy mal que en verano no pudiera llegar Rodrigo Moreno y, desde entonces, hay una especie de fractura interna que los resultados no han logrado unir. El Cholo continúa con su mentalidad de la incorporación de un delantero que le garantice entre 20 y 30 goles, y en el club responden que sin salidas, no puede haber entradas y que saque provecho de lo que tiene.

Cavani y el margen de error del Atlético

La película de Rodrigo ya se sabe: el Milan no fichó a Correa y el dinero destinado a pagar el traspaso y la ficha de Rodrigo se esfumó. A Simeone poco le importa porque lo único que quiere es un delantero y así lo ha vuelto a pedir para este mercado de invierno. Si es Rodrigo, mejor, aunque Edinson Cavani también le gusta… pero, ¿y el dinero? Diego Pablo considera que ese problema no es suyo. De hecho, ofrece soluciones como la salida del mencionado Correa o de Lemar, un atacante que recomendó Griezmann, se fichó por 70 millones (sin hacerse con el 100% de los derechos), y no está cumpliendo las expectativas generadas e invertidas. El escollo en este último punto es que se ha devaluado considerablemente y se estima que un traspaso ahora mismo no llegaría para lanzarse nuevamente a por el citado Rodrigo u otro punta similar.

Quizás la solución esté dentro de casa o, tal vez, la pelota esté en el tejado de la directiva rojiblanca. La realidad es que lleva dos derrotas consecutivas en Champions y una victoria de los últimos cinco partidos de Liga (en la que marcha sexto). El Atlético ha apostado fuerte en determinados fichajes y, al contrario que otros clubes europeos más grandes económicamente, los del Wanda Metropolitano no tienen tanto margen de error para fallar en incorporaciones como las del mencionado Lemar, la de la repesca de Diego Costa, en la inversión por Joao Félix… e incluso en la fe ciega por su técnico, a quien se le paga más de 20 millones de euros al año.

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios