HASTA EL 1 DE JULIO EL BARÇA NO DIRÁ NADA

Qué esconde (o destapa) el ataque de cuernos de Gil Marín con Griezmann

El consejero delegado del Atlético soltó durante una corrida en Las Ventas que sabe desde marzo que Griezmann se irá al Barça, algo que nadie puede confirmar hasta el 1 de julio

Foto: Godín (i) y Griezmann con el título de la Europa League ganado por el Atlético de Madrid en 2018. (Reuters)
Godín (i) y Griezmann con el título de la Europa League ganado por el Atlético de Madrid en 2018. (Reuters)

"Yo lo tengo claro desde hace tiempo, desde marzo: al Barcelona". Así, con una aire de suficiencia, pero sin poder ocultar el malestar del despechado, confirmó Miguel Ángel Gil que Antoine Griezmann jugará la próxima temporada en el Camp Nou, algo que, curiosamente, muchos siguen sin atreverse a darlo por seguro. El consejero delegado del Atlético de Madrid, el auténtico mandamás rojiblanco por más que el presidente sea Enrique Cerezo, hizo estas declaraciones al canal 'Toros' de Movistar Plus. Toda una metáfora, sí, pues por más que fuera una puya en toda regla, no parece ni el lugar ni el medio más apropiado para dar exclusivas futbolísticas. Aunque, claro, después de ver las portadas de este domingo de los diarios deportivos AS y Marca, que bien podrían haber sido las de Hola y Semana, cualquiera sabe ya...

[La única razón por la que Griezmann se irá del Atlético (y es más que entendible)]

Como es de sobra conocido, Griezmann anunció hace ya más de un mes, concretamente el 14 de mayo, su marcha del Atlético a final de la presente temporada, aunque no desveló a dónde. Que Gil asegurara que el francés tiene un acuerdo cerrado con el Barça desde hace meses puede interpretarse como un ataque de cuernos, y porque lo dijera durante una corrida de toros en la Plaza de las Ventas. En medios catalanes se sospecha que lo que llevó al dirigente rojiblanco a desvelar que Griezmann fichará por el Barça es que aún faltan quince días para el 1 de julio, fecha en la que la cláusula del jugador pasa de 200 a 120 millones. Es decir, que pretendió meter presión.

Eso sí, es absurdo pensar que la operación haya quedado en 'stand by' a la espera de una decisión final por parte del club que preside Josep María Bartomeu, pues ningún profesional, y menos uno que gana más de 20 millones al año, da el paso que dio Griezmann sin tener nada cerrado y bien cerrado. Llegar a un acuerdo con otro club pese a tener contrato en vigor es algo que en el fútbol se hace habitualmente, y el Atlético de Madrid como el que más. Otra cosa es pretender forzar la situación para intentar sacar tajada e ingresar lo antes posible para, a su vez, poder gastarlo en un posible sustituto. Todo muy lógico, vamos.

Miguel Ángel Gil, en la plaza de toros de Las Ventas
Miguel Ángel Gil, en la plaza de toros de Las Ventas

En Barcelona muchos no olvidan que la temporada pasada, cuando parecía que el fichaje de Griezmann estaba cerrado, el francés se echó atrás y extendió su vinculación con el Atlético hasta 2023, equipo en el que cabe recordar que recaló en 2014 procedente de la Real Sociedad, que recibió 30 millones de euros, más el 20% de una venta posterior. Su famosa 'decisión', anunciada a través de un documental elaborado por una productora de Gerard Piqué, creó malestar entre la directiva, la afición del Barça y también en algunos jugadores como Messi, quien llegó a rechazar a hablar sobre él con un rotundo "no quiero hablar sobre Griezmann".

"Si un jugador me hace lo que hizo Griezmann al Barcelona no volvería a intentar su fichaje", dijo el ex presidente Joan Laporta, aunque no es el único que se ha opuesto públicamente a su fichaje. Todos estos despechados, quienes, por cierto, parecen olvidar lo que tantos y tantos futbolistas hacen a sus respectivos clubes para fichar precisamente por el Barça, serán los primeros en vitorear el fichaje de Griezmann si, como es de esperar, el francés encaja junto a Messi y Luis Suárez en un tridente que hoy por hoy solo sería comparable al formado por Hazard, Benzema y Mbappé con el que sueña el madridismo.

El maltrato a Godín como indicador

De todos modos, y por mucho que Miguel Ángel Gil deba velar por sus intereses y los del Atlético de Madrid, aunque en realidad sean los mismos, antes de poner en el disparadero a Griezmann debería recordar cómo han tratado a un futbolista como Diego Godín, a quien se le negó la renovación que pedía y probablemente merecía, por más que, efectivamente, su rendimiento ya no sea el que fue y el equipo recule más de lo que le gusta incluso a Simeone. Sin embargo, la labor del uruguayo en el vestuario seguía siendo muy importante y prueba de ello es que cuesta creer que Griezmann se hubiera querido marchar del Atlético de haber seguido su amigo Godín.

Este hecho, junto a que el Atleti no puede ofrecerle más dinero y que el discurso de Simeone ya no le motiva, es lo que está en el fondo de la nueva decisión de Antoine. "Hay que encontrar jugadores que estén por encima del grupo y formar un grupo de hombres", aseguró Gil al más puro estilo Cholo en la misma entrevista y olvidándose otra vez del mencionado Godín. Aunque es verdad que ha tenido que pasar un año para confirmarse, lo escribí y lo mantengo: el Atleti es un sentimiento para sus aficionados, pero un mero negocio para sus propietarios. De ahí que poco o nada pueda reprocharle Miguel Ángel Gil a Griezmann. Qué bien se ven los toros desde la barrera...

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios