crisis en el conjunto rojiblanco

Populismo 'cholista': Simeone tampoco marca los goles cuando su Atlético gana

Que el Cholo hable de "año de transición" suena raro, aunque exjugadores suyos como Gabi y Filipe Luis ofrecen algunas claves más sensatas que quienes le defienden sin argumentos

Foto: Simeone, durante una rueda de prensa tras un partido del Atlético de Madrid. (EFE)
Simeone, durante una rueda de prensa tras un partido del Atlético de Madrid. (EFE)

"Veo al mismo entrenador, pero no a los mismos jugadores". Esta observación de Gabi puede parecer a priori una perogrullada, pero creo que refleja perfectamente la situación que vive el Atlético de Madrid de Simeone. Sí, un equipo de autor, como lo es el Barça de Messi o el Real Madrid de Florentino. "A lo mejor, el mensaje que antes llegaba no les llega a algunos", añadió el ex capitán rojiblanco en Catalunya Radio, un comentario que tiene una doble interpretación, pues puede referirse al emisor, en este caso a un Cholo que quizás empieza a estar desgastado, o al receptor, es decir, a unos jugadores en los que su discurso ya no cala.

Sabido es que el técnico argentino basa toda su gestión en conceptos como "el esfuerzo no se negocia" que tienen que ver más con la actitud sobre el terreno de juego que con las aptitudes para jugar. Más con el sudor y el compromiso que con el talento y la comprensión del juego, de ahí la importancia que los futbolistas estén convencidos, más de lo que hacen, de lo que renuncian a hacer. Pero, no se engañen, aunque a Simeone le guste ir de víctima pese a ser el entrenador mejor pagado de LaLiga y el tercero del mundo por detrás de Guardiola y Mourinho, el Atlético es un grande, no tanto como Real Madrid y Barcelona, pero sí justo por detrás de ellos, de ahí que haya que exigirle como tal.

[El margen de error del Atlético y por qué Simeone insiste (sin suerte) con un fichaje]

"Hay que tener paciencia y tranquilidad, es un año de transición", dijo Simeone tras la derrota ante el Barça en un partido que su equipo no jugó nada bien, por más que, efectivamente, lo luchara como siempre y tuviera más oportunidades de gol que su rival. Se lo escuché recientemente a otro ex rojiblanco como Filipe Luis: "Con tantos cambios era inevitable un comienzo de temporada así. Sobre todo con la marcha de Godín. Jugadores así definen a un equipo, porque el Cholo elabora un plan, pero luego hay que desarrollarlo en función del rival y de cómo vaya el partido. Futbolistas como él, o Tiago y Gabi antes, son capaces de corregir errores desde dentro del campo que el Cholo no puede desde el banquillo. Eso es diferencial".

El brasileño hizo una radiografía de la plantilla rojiblanca, pero apuntó a la autogestión del equipo dentro del campo, donde Simeone no llega. "Antes teníamos líderes que, además, eran fantásticos futbolistas, y el carácter de un equipo se nota muchísimo en el campo. El Cholo lo vivió como jugador y siempre lo ha potenciado como entrenador. Yo he visto a Tiago ganar un partido simplemente con indicar una leve variación de posiciones. La inteligencia nunca se sobrevalora. Y el liderazgo es que los compañeros te respeten y entiendan, que si Godín o Tiago te aconsejan algo, les haces caso. El Atleti aún está buscando eso ahora".

Griezmann, en su regreso al Wanda Metropolitano con el FC Barcelona. (EFE)
Griezmann, en su regreso al Wanda Metropolitano con el FC Barcelona. (EFE)

El fútbol es cualitativo, no cuantitativo

Lo cierto es que marcar 16 goles en 15 partidos, el peor registro de la era Simeone y desde los 15 de la temporada 2005-06 con Carlos Bianchi en el banquillo, es una dato que merece una reflexión más allá de la recurrente falta de puntería o de que necesita un delantero más. El fútbol es un juego más cualitativo que cuantitativo, en el que más importante que correr mucho es correr bien, defender con muchos no es lo mismo que defender mejor o llegar muchas veces a la portería rival no significa necesariamente haber creado mucho peligro.

Leo con cierto estupor que "Simeone salta, se desespera en la banda, pega patadas al suelo, sería capaz de entrar al césped a rematar un córner, alienta a la grada, lidera el mensaje institucional, gana más que nadie en el club... pero, no, Simeone no marca goles". Efectivamente, no los marca porque, que yo sepa, el Cholo es entrenador, no futbolista. Sin embargo, en esta retahíla de atribuciones al argentino no veo ninguna que tenga relación directa con su labor técnica. Y es que realmente es así...

Estoy de acuerdo con que Simeone ha cambiado la historia del Atlético y que, gracias a su gestión deportiva, el presupuesto se ha multiplicado por cinco. Además, en las ocho temporadas, más la actual, que lleva en el banquillo primero del Calderón y ahora del Metropolitano, el Atlético de Madrid ha ganado siete títulos, uno de gran valor, como fue la Liga de 2014, dos de mucho mérito, como las Europa League de 2012 y 2018 y la Copa de 2013, y tres con menos al ser a partido único, como la Supercopa de España de 2014 y las Supercopas de Europa de 2102 y 2018. Sin olvidar que ha estado dos veces a punto de ganar la Liga de Campeones.

Dicho esto, que es irrefutable, intentar defender a Simeone diciendo que él no marca los goles es propio del populismo 'cholista', pues tampoco cuando el Atlético los marca y gana partidos, los marca él. "Tenemos que seguir siendo un bloque como lo venimos siendo en los últimos partidos, buscar ser más fuertes. Esto es un pulso y hay gente que cuando les aprietan un poco tuercen la mano, esperemos que nosotros tengamos fuerza en el brazo y en la muñeca”. Y yo que pensaba que al fútbol se jugaba con los pies...

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios