el debate interno en la casa blanca

El respaldo a Zidane y cómo Florentino combate la desunión en el Real Madrid

La persona de Zidane es una de las inquietudes de los socios que piden explicaciones y se preguntan si el equipo es fiable y no se desplomará en el otoño-invierno como sucedió la temporada pasada

Foto: Zinédine Zidane durante el partido de Liga contra el Valladolid. (Efe)
Zinédine Zidane durante el partido de Liga contra el Valladolid. (Efe)

El domingo se celebra la Asamblea de socios compromisarios en el Real Madrid y el discurso de Florentino Pérez vuelve a tener un eje central con la unidad como la única pauta para combatir las críticas y fortalecer el proyecto deportivo, social e institucional. El presidente ha iniciado las rondas de sesiones preparatorias con diferentes grupos de socios a los que pormenoriza no solo las cuentas económicas sino también los criterios con los que se ha movido el club en la planificación de la plantilla. Al presidente le toca dar la cara por Zinédine Zidane en una semana en la que el entrenador está en el punto de mira por el irregular inicio de Liga y las decisiones que ha tomado, principalmente, en el capítulo de bajas.

Aunque parezca extraño a Zidane se le cuestiona y empieza a perder el papel de salvador con el que había regresado. Esto sucede con solo tres partidos de Liga disputados y tratándose de una de las leyendas del Real Madrid. Con lo que las respuestas del presidente sirven para conocer qué tipo de respaldo va a tener en las próximas semanas. Y viene un duro mes de septiembre (PSG, Sevilla, Atlético de Madrid...).

Florentino escucha el discurso de Zidane en el día del regreso del técnico al Real Madrid. (Efe)
Florentino escucha el discurso de Zidane en el día del regreso del técnico al Real Madrid. (Efe)

A Zidane se le reprocha que no se haya esmerado en cerrarle las puertas de salida a Dani Ceballos u otros futbolistas que los socios y aficionados quieren ver en el primer equipo. Como pueden ser Marcos Llorente, Reguilón, Kubo… El mercado de fichajes supone un desgaste en imagen y crédito para un entrenador que se le señala como el responsable de una anunciada revolución que se quedó en cinco cambios. A día de hoy, el pesimismo predomina por la ausencia de más fichajes con el nivel para ser titulares. Los refuerzos son complementos. Se censuran más cuestiones: el tiempo desaprovechado desde que se hizo cargo del equipo la temporada pasada, a falta de once jornadas de Liga, y la necesidad de haber prescindido de parte de la ‘vieja guardia’ (Marcelo, Kroos, Isco…).

La Liga como prioridad

Florentino Pérez sostiene que Zidane tiene crédito y solo hay que dejarle trabajar. Habla del mejor entrenador para el Real Madrid por su conocimiento del club y las exigencias. Además, considera que tiene experiencia para afrontar una segunda etapa. Pone en valor la gestión deportiva y humana de un proyecto que necesita recuperar la estabilidad y dar motivos para ilusionar. El club ha hecho una inversión de 303 millones de euros en cinco fichajes y el presidente pone barreras al catastrofismo procedente del exterior. Los fichajes de Eden Hazard, Mendy, Militao, Jovic y Rodrygo, además de la cesión en el último día de mercado del portero francés del PSG, Areola. Se explican desde la cúpula como una remodelación de la plantilla con la que Zidane podrá elevar el rendimiento y la competitividad interna.

La persona de Zidane es una de las inquietudes de los socios cuando piden explicaciones y se preguntan si el equipo es fiable y no se desplomará en el otoño-invierno como sucedió la temporada pasada. Florentino deposita su confianza en Zidane. El entrenador por el que apostó cuando estaba en el Castilla, se le criticó por su falta de experiencia y ganó tres Champions seguidas, además de otros títulos. La Liga es una prioridad. Se convierte en una petición de los socios y una obsesión para el técnico francés por el valor que le otorga estar enchufados semana tras semana.

Florentino en la Asambla de socios celebrada en 2018. (Efe)
Florentino en la Asambla de socios celebrada en 2018. (Efe)

Examen a las cuentas

Zidane tiene que pasar su reválida en la Asamblea de socios compromisarios. Como también le toca a Florentino y la Junta presentar las cuentas de la temporada 2018-19. Será una Asamblea en la que, en el ámbito deportivo, el balance es de un Mundial de clubes en la sección de fútbol más una Liga ACB y una Supercopa de España en el baloncesto. El mal resultado del equipo de fútbol no tiene nada que ver con unas cifras que, en lo financiero, vuelven a ser positivas. El Real Madrid obtuvo un ingreso de 757,3 millones de euros sin contar las plusvalías de los traspasos de los jugadores. Con un beneficio antes de impuestos de 53,5 millones de euros, que se queda en un beneficio neto de 38,4 millones. Un 23,1 % más que el ejercicio anterior. El patrimonio neto es de 532,8 millones de euros y el saldo en tesorería de 155,7 millones. El presupuesto para la temporada 2019-20 es de 822,1 millones de euros y se estima un beneficio antes de impuestos de 41,4 millones.

Los dirigentes recalcan la salud financiera, el equilibrio presupuestario y las garantías de independencia de un club que es propiedad de los socios y una gestión que ha conseguido, en el mes de mayo, la renovación del acuerdo de patrocinio con Adidas hasta la temporada 2027-28 y por el que se ingresa una cifra cercana a los 110 millones de euros anuales. El balance es el de una mala temporada en lo deportivo por la pronta eliminación de la Champions y, como contraste, se ha compensado con el ahorro de más de 50 millones de euros que desembolsaba el club en concepto de primas por ganar la Champions y el crecimiento de otras líneas de negocio. Aunque esto al socio y el aficionado no le puede bastar porque, como decía Jorge Valdano, nadie va a celebrar balances a la Cibeles.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios