SIN PUNTOS DESDE LA VUELTA DE AGOSTO

El tiro en el pie a Carlos Sainz: espabila, McLaren, que Renault te come la tortilla

Por diferentes razones, McLaren ha perdido la inercia de la primera parte del campeonato. Renault tiene como objetivo prioritario batir a su cliente, y le come terreno en la clasificación

Foto: Otra carrera sin puntos para Sainz, que ve cómo Daniel Ricciardo se acerca en la clasificación de pilotos. (McLaren)
Otra carrera sin puntos para Sainz, que ve cómo Daniel Ricciardo se acerca en la clasificación de pilotos. (McLaren)

"Ha sido todo un poco caos. Hubo un malentendido entre todos y no hemos podido salir de ahí. El semáforo se ha puesto verde, creía que el coche ya estaba para salir, pero se ha puesto rojo. Han vuelto a tocar la rueda, lo han vuelto a bajar, parecía que estábamos para irnos... Ha sido todo un poco desastre en ese momento, pero son cosas de las carreras. Todos podemos cometer errores". Cuando a Carlos Sainz se le ponía todo de cara en el Gran Premio de Italia un gancho al hígado de su propio equipo le dejó tumbado en la lona. Esa línea tan fina y fácil de cruzar en las carreras.

Gran Premio de Hungría, antes de la pausa estival: McLaren, 82 puntos, Renault 39. Dos carreras después, 83 puntos por 65. De 43 puntos de diferencia a tan solo 18. Y Sainz ve cómo Daniel Ricciardo se acerca paulatinamente en la clasificación de pilotos. Para McLaren, donde todo encajaba antes de agosto, todo se cruza últimamente. El tiro en el pie en Monza y la resurrección de su gran rival augura momentos intensos hasta final de temporada en la pugna por el cuarto puesto. Porque Renault, cuarto clasificado en 2018, no puede permitir que sea su único cliente quien le gane finalmente la partida en 2019.

El viento soplaba a favor

Antes de la cita italiana no se preveía entrar en la Q3 con los antecedentes de Spa. Lando Norris salía desde el sótano, penalizado por la avería mecánica en Bélgica. Los monoplazas amarillos volaban en Monza, inalcanzables para el MCL34. "Con Carlos vamos a intentar plantar cara a los Renault, que están por delante de nosotros, tuvimos un buen ritmo de carrera el sábado en las tandas largas" comentó Andreas Seidl en la parrilla de salida. Para McLaren era cuestión de limitar daños. "Normalmente, este año tenemos buen ritmo de carrera, buenas salidas, paradas en boxes...", remató Seidl. Por hablar.

Pero el viento rolaba a favor de McLaren a medida que transcurría el fin de semana. El esperpento del sábado favoreció a Sainz, que con su séptimo puesto dejó por detrás a los dos Red Bull. Max Verstappen se complicó la carrera desde el principio y no pudo remontar hasta los puestos de cabeza. Turno de Alexander Albon, que parecía inicialmente más rápido con el Red Bull. La férrea defensa del McLaren le mandó a la grava. "Se me fue el coche un poco de atrás, fue suficiente para sacarle de la linea, pero me disculpé por la radio", explicó Sainz después de la carrera. Por una vez desde hace muchas carreras, Sainz perdió una posición en la primera vuelta frente a Lance Stroll. Sin embargo, la fortuna siguió conspirando a favor, porque Sebastian Vettel eliminó al canadiense en su alocada maniobra. Otro rival menos para Sainz, ya que luego Stroll fue penalizado.

Los dos Renault acabaron en cuarta y quinta posición en Monza. (EFE)
Los dos Renault acabaron en cuarta y quinta posición en Monza. (EFE)

El capote al equipo

Hubo más a favor. En el duelo con Albon, Sainz había dañado ligeramente su monoplaza. "Perdimos una pieza del coche en el toque, una pieza que nos ha costado dos o tres décimas", recordó al final de la carrera. Pero incluso este problema pareció solucionarse sobre la marcha. En un momento dado, Sainz avisó a Tom Stallard por la radio: "He perdido algo en la parte trasera". Su ingeniero le comunicó que había soltado el lastre del elemento que perjudicaba su rendimiento aerodinámico. Sainz se quedó entonces en una afortunada tierra de nadie que le llevaba a la sexta posición. Hasta que el viento roló en sentido opuesto en la parada en boxes.

Cualquier error de un equipo duele en semejantes circunstancias. Pero montar mal una rueda es uno de los peores. Incluso McLaren terminó sancionado. Al bajarse de su monoplaza, Sainz echó un capote a los suyos. "Este año la estrategia nos va a pedir de boca. Hoy puede que hayamos perdido ocho puntos, pero hemos ganado muchos más de los que hemos perdido. Somos humanos y podemos cometer estos errores". No hay que estar demasiado tristes, pero sí preocupados de confirmarse la espectacular reacción de Renault en Monza. Sobre todo, si no es específica de una pista tan singular como la italiana.

"Tenemos que tener cuidado"

Cyril Abiteboul sacó pecho este fin de semana ante el gran rendimiento de sus monoplazas. "Es increíble, parece un deporte diferente, una vida diferente. De repente todo se ilumina, las caras de los chicos en el garaje, los ingenieros, los pilotos, incluso cuando haces las prácticas de paradas en boxes hay un tipo de energía diferente", dijo. El francés habla en muchas ocasiones en clave política, mirando de reojo a una cúpula que no acaba de ver los resultados esperados en la Fórmula 1. Pero en Monza, al menos, Renault pasó por encima a McLaren. ¿Ha dado un gran salto cualitativo el equipo francés o se trataba puntualmente de una pista favorable para su monoplaza?

"Quizás hay una tendencia por nuestra parte en la que nos favorecen las pistas con poca carga, recordando Montreal (cuarto), quinto aquí y sexto en Spa. Parece que es en pistas de baja carga donde encontramos algo más", reconoció este fin de semana Ricciardo, ahora el principal rival de Sainz por la séptima posición. "Esta pista nos favorece o esconde nuestras debilidades y saca lo mejor de nuestra unidad de potencia. Esa es la razón por la que hemos sido competitivos este fin de semana". Seidl reconoció que McLaren no cuenta con un kit aerodinámico competitivo para las pistas de baja carga aerodinámica, al contrario que Renault. Pero si el equipo francés ha dado un salto cualitativo tras el verano en una mayor variedad de trazados, McLaren podría sufrir en las próximas carreras. Singapur será una buena piedra de toque para comprobarlo.

"Es importante volver a casa, revisar todos los problemas, reagruparnos en las carreras por delante con el objetivo de recuperar la forma que teníamos antes de la pausa veraniega", dijo Seidl. Porque en la Fórmula 1, la alegría va por rachas. Desde China, y con el español, donde se ponía el ojo allá iba la bala. "Renault viene muy rápido por detrás. Tenemos que tener cuidado" avisó Sainz tras la carrera. Y tanto. Aún quedan siete.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios