el golpe final del costarricense

El cambio (a mejor) de Keylor Navas en el PSG y su dignidad en el Real Madrid

Tenía una estrategia y mucha paciencia para salir del Real Madrid en el momento que más le favorecía. Keylor Navas se va a un equipo con aspiraciones y, encima, le mejoran el sueldo

Foto: Keylor Navas posa con la camiseta del Paris Saint-Germain. (Foto vía PSG)
Keylor Navas posa con la camiseta del Paris Saint-Germain. (Foto vía PSG)

Se mire por donde se mire, el cambio de Keylor Navas es un paso adelante en su carrera profesional, con todo lo que supone dejar el Real Madrid y viendo cómo les ha ido a otros futbolistas. Eso de que hace mucho frío fuera del Real Madrid puede ser verdad hasta cierto punto. En el caso del costarricense, va a pasar de ser suplente a titular, ganar un millón de euros más de lo que cobraba en el club blanco y tener la tranquilidad de que durante un tiempo no le van a buscar un relevo. Keylor Navas recupera la calma y acaba saliéndose con la suya. Abandona el Real Madrid para mejorar en lo deportivo y lo económico. Titular en un equipo que tiene a Mbappé, Neymar y una plantilla de grandes jugadores. De tener un contrato de dos años en el Real Madrid a pasar a otro de tres en el PSG con un salario de seis millones de euros netos. Un acierto rotundo por saber esperar, aguantar y tomar la decisión que más le favorecía.

En el Real Madrid también se pueden dar por contentos con la operación, cuando ingresan 15 millones de euros por el traspaso de un portero que costó 10 millones de euros, en 2014, y el próximo mes de diciembre cumple 33 años. Se impone el plan de los despachos al de Zinédine Zidane. Thibaut Courtois tiene la promesa que tanto esperaba y le costó un año conseguir. Ya se puede sentir el titular indiscutible. Julen Lopetegui ‘desobedeció’ y apostó por una rotación en la que no sabemos qué habría pasado de no haberle despedido el 28 de octubre tras la goleada en el Camp Nou. Ese día estaba Courtois en la portería.

El plan de los despachos es Courtois y Lunin. El belga, que no se relaje ahora que le han despejado el camino, porque el costarricense le ha dejado el listón muy alto en títulos y el respeto que tiene del madridismo. Lunin, el ucraniano, es un melón por abrir. Esta es su segunda cesión y la cosa pinta bien si te quedas con el premio que le dieron como mejor portero del último Mundial sub-20. Está por demostrar su capacidad, a todos los niveles, para ponerse en la portería del Madrid con toda la presión que conlleva. No se le vio en el Getafe y, de momento, tampoco asoma en el Valladolid. Hay que darse un año para ir despejando dudas. No solo con Lunin. También con Luca Zidane, cedido al Racing de Santander, y con dos partidos en el primer equipo del Real Madrid.

La cabeza alta

La paciencia de Keylor Navas en el Real Madrid ha sido infinita y se marcha con la cabeza alta después de ser uno de los protagonistas de una de las épocas doradas del club en Europa. Podía haber cerrado su ciclo de otra manera, con más antelación, y habría tenido la recompensa de vivir una despedida emotiva del Bernabéu. Esto no es nada sencillo. Ni Cristiano Ronaldo, el máximo goleador de la historia del equipo blanco, se llevó la ovación que se merecía. Así es el Madrid. Todo va tan rápido y atropellado, se rige por la ley del resultado y el balance de los títulos a final de la temporada, que atropella a sus ídolos. Que se lo cuenten a Iker Casillas. Por si acaso, Navas ya levantó la mano a la grada en el último partido de Liga de la pasada temporada contra el Betis. Se olía un verano en el que tendría que ir capeando los planes de Zidane y Florentino hasta encontrar una salida digna.

La tiene en el Paris Saint-Germain, que no es poca cosa si se trata de demostrar que todavía le queda cuerda para ser el titular en un equipo con las mismas ambiciones que el Real Madrid. Navas, en poco tiempo, se enfrenta a su ex equipo en la fase de grupos de la Champions (18 de septiembre). Empieza una etapa en un club con enormes aspiraciones para lograr ser campeón de Europa. Tiene nuevos desafíos en una plantilla con futbolistas de primer nivel y un entrenador, Thomas Tuchel, respaldado por los jeques, hartos de los caprichos y con un proyecto en el que se va a dar más importancia al equipo que a las figuras.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios