dura derrota para solari

El bofetón del Real Madrid contra el Girona o por qué vuelven las lágrimas

Se cortó la buena racha del Real Madrid en un partido en el que Solari se equivocó dejando a Vinicius en el banquillo y quitando a Lucas Vázquez

Foto: Ramos busca un balón. (EFE)
Ramos busca un balón. (EFE)

Fin de la buena racha. El Real Madrid se mete un bofetón de campeonato (1-2) contra un Girona que llegó al Bernabéu sin haber ganado ninguno de sus últimos diez partidos. La derrota tira por tierra todo lo bueno que había construido el equipo de Solari en el último mes. Se puede volver a poner en cuestión la fiabilidad. Por el Bernabéu tienen que pasar en las próximas fechas dos equipos que marcarán el futuro. El Ajax y el Barcelona. Los resultados de la ida y las sensaciones eran favorables para pensar que seguirían adelante en la Champions y en la Copa del Rey, pero después del ‘Gironazo’ el Real Madrid tiene la cara fea.

Una derrota dolorosa que frena la ilusión y las expectativas. Una lección para los jugadores y Solari. El entrenador decidió rotar cuando tiene una semana por delante sin partidos y prescindió de la frescura y la energía de Reguilón y Vinicius por la banda izquierda. Marcelo y Marco Asensio oxidaron al equipo en una mañana en la que, sobre todo, el lateral brasileño acabó con dolor de cabeza. Portu –autor del gol de la victoria– fue una pesadilla. Marcelo vuelve a salir en la foto de los señalados. En culpa por el entrenador, que antes del tanto de Portu metió a la desesperada en el césped a Mariano. Al Madrid le cogió la acción de Portu colocándose en el campo. Despistado y superado.

Un durísimo revés en una jornada en la que habían ganado el Barcelona y el Atlético de Madrid. Sucumbe la esperanza de engancharse a la Liga. Ha durado una semana. Nació tras ganar el derbi en el Wanda Metropolitano y venía fraguándose con una racha de cinco victorias seguidas. A la sexta se pincha el sueño. Vuelven las lágrimas en un equipo que acabó con diez por expulsión de Sergio Ramos por doble amarilla. La primera por parar un balón con las manos que significó el gol de penalti de Stuani y la segunda por ir alocado a rematar de chilena. Juego peligroso y a los vestuarios cuando el equipo buscaba la remontada.

Sergio Ramos expulsado contra el Girona. (Efe)
Sergio Ramos expulsado contra el Girona. (Efe)

Los errores de Solari

Solari cortó la mecha del equipo en dos ocasiones. Primero dejó a Vinicius en el banquillo para dar un caramelo a Marco Asensio. Después quitó a Lucas Vázquez –el mejor de la primera parte– con el marcador a favor para meter al brasileño. Ya era tarde. El Girona se estaba comiendo al Madrid. Lo que menos necesitaba el equipo blanco era quitar del césped al que nunca se desenchufa ni escapa del trabajo sucio. A Solari se le vieron las costuras. Quitó antes a Lucas Vázquez que un mal Ceballos. Ha tomado decisiones difíciles y se le ha valorado por no casarse con los pesos pesados y contra el Girona fue el primero que cayó en un exceso de confianza. Solari se cargó el equipo que mejor interpretaba el juego enérgico y con profundidad.

Lo peor viene ahora. Con este resultado igualaría la eliminatoria el Ajax, que ya le dio un meneo en la primera parte en el Johan Cruyff Arena y clasificaría al Barcelona en la vuelta de las semifinales de la Copa del Rey. El lamento se apodera de los días de alegría con los que venía disfrutando el madridismo en el último mes. El ‘Gironazo’ nos devuelve al peor Real Madrid de Lopetegui. A ese 20 de octubre en el que cayó derrotado contra el Levante (1-2) en el Bernabéu. Solari se cargó el equipo sin Vinicius y Reguilón. Un mal día para dejar de creer en el brasileño y el canterano. Y después con los cambios. Lo dejó sin centro del campo. Cometió el peor error de los entrenadores que se confían y quieren hacer guiños a los suplentes de peso. Lo que funciona nunca se deben tocar y más si no hay necesidad de rotaciones.

David derrotó a Goliat. Un gran Girona. El equipo de Eusebio jugó con valentía, fe y decisión ante un Real Madrid que venía enrachado. No se conformó con el empate de penalti, no se echó atrás y apretó al Madrid. Una lección que tienen que aprender los de Solari, que echaron mucho de menos a Luka Modric –no jugó por sanción– y que realizó una hororosa segunda parte. Es la tercera derrota del Real Madrid en la Liga esta temporada.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios