se quiere ir gratis al final de temporada

La jugarreta de Munir al Barcelona o por qué está harto de tantas faenas

Cansado de no jugar en el Barcelona y frustrado con no poder jugar el pasado Mundial, Munir da un golpe en la mesa para dar un empujón a su carrera. Se quiere ir a otro equipo

Foto: Munir El Haddadi en el FC Barcelona-Tottenham de Champions. (Efe)
Munir El Haddadi en el FC Barcelona-Tottenham de Champions. (Efe)

Se reabre el 'caso de Munir El Haddadi'. Cansado de que jueguen con su carrera profesional, ha decidido ser dueño de su destino y da un puñetazo en la mesa. Se podrá considerar un fracaso para el Barcelona si el delantero, que acaba contrato en junio, se marcha libre para fichar por otro equipo en el que será cabeza de ratón antes que cola de león. Pero será feliz. Porque Munir parece haber tirado la toalla de pelear por hacer realidad los sueños de jugar en el equipo azulgrana. Se niega a renovar en este mes de enero y dejará al Barça plantado y sin recaudar un euro. No habrá traspaso. Provoca un problema económico y deportivo porque la plantilla no anda sobrado de delanteros y Munir se quedó esta temporada como suplente de Luis Suárez. Para jugar más o comprobar si realmente le quieren. Pero se ha cansado de esperar y de falsas promesas. Busca volar fuera del Barcelona y se abre la jaula. Lo que no pudo evitar con España no le volverá a pasar con el Barcelona.

La jugarreta que le hizo Vicente Del Bosque para convocarlo con la Selección española y evitar que pudiera ser internacional con Marruecos, país de origen de su padre, fue mayúscula. Reconocido por el propio ex seleccionador cuando Munir pidió a la FIFA el cambio de nacionalidad deportiva y poder así participar con la selección marroquí en el Mundial de Rusia. “A Munir le hicimos nosotros la faena. Me siento culpable y me gustaría que pudiera jugar con Marruecos. Creo que hay que ser flexibles en la vida. Con 15 minutos le deberían dejar jugar”, dijo Del Bosque en unas palabras que ya no tuvieron remedio.

Munir se quedó sin cumplir el sueño de participar en el Mundial de Rusia con Marruecos por esos apenas 15 minutos que le hizo jugar Del Bosque en el partido de clasificación para la Eurocopa de 2016 que enfrentó a España contra Macedonia en Levante. Un 8 de septiembre que debió ser histórico para él se convirtió en una trastada. Le hicieron una mala faena con 19 años, no volvió a jugar con España y el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) rechazó la petición para volver a ser marroquí en el Mundial de Rusia. Munir tiene razones para sentirse engañado, cuando menos, o estafado. Una dura lección para un joven futbolista que no tuvo el control de la situación... Por 15 minutos.

Munir en un partido de la Champions. (Efe)
Munir en un partido de la Champions. (Efe)

El Sevilla, atento al fichaje

El niño que nació en El Escorial (Madrid) y por el que pelearon los grandes clubes cuando estaba en edad juvenil ha aprendido a base de palos, como el reconocido por Del Bosque, y la falta de minutos con Valverde. Lo querían los grandes clubes de España. Lo captó el Atlético de Madrid. Lo cedió al Rayo Majadahonda. Explotó y acabó en el Barcelona. Iba para estrella un chaval con facilidad para hacer goles, con desborde, velocidad y desequilibrio. Un perfil similar al de Dembéle. Arrancaba de extremo, rompía líneas defensivas y marcajes y finaliza jugadas. En el Barcelona se frotaban las manos los técnicos de la casa: Eusebio Sacristán y Luis Enrique. Éste último le empujó al primer equipo en 2014. Su debut, con 18 años, en el Camp Nou hacía presagiar que estábamos ante un futbolista llamado a marcar una época en el Barcelona. De aquí surgieron las prisas de la Federación Española de Fútbol y la gran faena de Del Bosque.

Todo se empezó a ir al traste, a fallar y salir mal cuando en el Barcelona decidieron cederle al Valencia y luego al Alavés. La apuesta se fue desinflando pese a que el club dejara salir el pasado verano a Paco Alcácer y se quedara con Munir como teórico segundo delantero. Ahí está Dembélé, con sus indisciplinas, jugando y con la confianza de Ernesto Valverde. Quitarle minutos a los dos fichajes millonarios –Dembélé y Coutinho– es un imposible y Munir se ha cansado de esperar y ahora es libre para negociar con quien le dé la gana. Entre sus pretendientes, está el Sevilla que se lo puede llevar gratis. Otro fracaso de La Masía.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios