pichichi de la bundesliga

La vida de Paco Alcácer en Dortmund con su amigo Achraf y su 'padrino' Reus

El exjugador azulgrana Paco Alcácer ya lidera la tabla de los goleadores en la Bundesliga y el Borussia Dortmund hará uso de la cláusula de compra (23 millones)

Foto: Alcácer lleva 8 goles en 235 minutos en la Bundesliga. Uno cada media hora. (Reuters)
Alcácer lleva 8 goles en 235 minutos en la Bundesliga. Uno cada media hora. (Reuters)

Dicen que el fin de semana pasado, Josep Maria Bartomeu, presidente del Barcelona, repasando la prensa deportiva leyó que el Borussia Dortmund había ganado al Bayern Múnich y que el tanto de la victoria lo marcó Paco Alcácer. El delantero marca un gol cada media hora y es pichichi de la Bundesliga. Bartomeu no quiere recordar que salió del Camp Nou casi por la gatera y a los pocos meses se ha revalorizado en Dortmund. Hasta tal punto que los alemanes ya dejaron claro recientemente ejecutarán su opción de compra de 23 millones de euros. Un chollo a día de hoy sabiendo que Alcácer es el nuevo rey del Dortmund.

Desde Alemania, el futbolista confiesa “vivir en una nube”. Tras dos años de sequía persistente, jugando con cuentagotas en el Barça, Alcácer ha visto la luz. Un auténtico fogonazo, mejor dicho. Con ocho goles (y otro más en Champions), lidera la lista de goleadores, ha comprobado que su instinto cazador sigue fino y también lo han confirmado los hinchas del Signal Iduna Park, donde ya corean su nombre, sobre todo después de los tres goles que le hizo al Augsburgo (saliendo en los últimos 20 minutos) y, en particular, tras marcar el gol de la victoria ante el Bayern, el gran monstruo de la Bundesliga.

Paco lleva dos meses y medio en Dortmund, pero confiesa sentirse "casi como en casa". Vive en una zona residencial a 15 minutos del estadio y a media hora de la ciudad deportiva del club. Se comunica con sus compañeros y con el entrenador en inglés mientras se pone al día con el alemán (por las mañanas, tanto él como su pareja, Beatriz, dan dos horas de clase con una profesora que el club les ha puesto a su disposición). Alcácer se ha percatado de la grandeza del club amarillo, que ingresó más de 500 millones de euros la pasada temporada.

Su gran amigo en Dortmund es el hispano-marroquí Achraf Hakimi, cedido por el Real Madrid. Ambos van a entrenar juntos y, aunque muy caseros, tras los partidos suelen ir con sus respectivas parejas (Beatriz e Hiba Abouk, la actriz de la serie El Príncipe) a cenar a alguno de los restaurantes de moda de la ciudad renana.

Reus ha recibido a Alcácer con los brazos abiertos en el Borussia Dortmund. (Reuters)
Reus ha recibido a Alcácer con los brazos abiertos en el Borussia Dortmund. (Reuters)

Su 'padrino' Reus

En el club del muro amarillo, Paco Alcácer ha vuelto a sentir agradables sensaciones como futbolista cuando las cosas le marchan de carril. Ha observado con agrado cómo en el vestuario 'borusser' reina la camaradería. Relata con deleite cómo su admirado Marco Reus, el jugador franquicia del Dortmund, es un tipo entrañable que le ha abierto de par en par las puertas del equipo y de la ciudad. Reus le ha acompañado a varios lugares, presentado amigos y sitios estratégicos que debe conocer para vivir en un entorno desconocido para el valenciano. "Reus se ha portado como un compañero modélico y le estoy muy agradecido".

El entrenador del equipo, el suizo Lucien Favre, se ha volcado con Alcácer. Lo mima y le da muestras de confianza. No quiere exprimir su diamante goleador (como ha llegado a decir) y lo coloca en momentos clave. Paco, que ya ha tenido dos pinchazos peligrosos en los isquios, producto de la inactividad, suele disputar entre 30 y 60 minutos. Y en todo este tiempo, el gol ha brillado como una estrella desde las botas del español. Nueve tantos lleva por el momento y piensa apretar el acelerador para que caigan muchos más. Porque Alcácer quiere seguir celebrándolos a su usanza: mirando al cielo, dedos índices arriba, todos los goles para Francisco, su padre y maestro, que hace tiempo "viajó al tercer anillo".

Alcácer no quiere hablar del futuro. Vive el presente más dulce y no quiere abandonar esa barca. El internacional asegura que está degustando con placer un campeonato como la Bundesliga y las ovaciones de una afición tan caliente y fiel como la del Dortmund. El club ve madera y negocio en Alcácer. Un emigrante de lujo con números que asustan.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios